¿Cómo hacer Meditación de Transmisión?

La Meditación de Transmisión es la forma más sencilla y potente de servir a la humanidad y ayudar a transformar nuestro mundo.

A medida que las energías de la Era de Acuario comienzan a estimular nuestros corazones y mentes, y según comenzamos a hacer contacto con ese aspecto superior de nosotros mismos, el alma, se puede sentir una nueva urgencia, y quizás difícil de definir. Cuando su demanda de expresión crece, nos lleva inevitablemente a contactar con las personas y circunstancias en que pueda ser útil. Esta urgencia, originándose en el nivel del Alma, se llama servicio. Es una de las grandes ciencias que se desarrollarán en la Nueva Era.

El servicio en la Nueva Era es más potente cuando se realiza en forma grupal. En lo relativo a la meditación, se sabe que mucha más energía puede ser enviada a través de los grupos que a través de los individuos meditando solos. Así, el trabajo de transmisión ofrece una oportunidad única para servir a la humanidad, trabajando con otros, justo donde usted esté.

¿QUE ES LA TRANSMISION?

La Transmisión es una forma especializada de meditación grupal en la cual los miembros se ofrecen (sus centros de energía -- chakras) como instrumentos para reducir (transformar) las energías espirituales que emanan desde la Jerarquía Espiritual de Maestros (los hermanos mayores de la raza humana que supervisan y guían nuestra evolución). Haciendo eso, proporcionan al planeta una reserva de energía que es más accesible y útil para la humanidad y para los otros reinos de la Naturaleza -- la misma energía que transformará nuestro mundo. Según el esoterista y sanador británico Benjamin Creme, la transmisión es el trabajo más importante que los grupos pueden fácilmente estar haciendo hoy. No entra en conflicto con ninguna otra forma de meditación personal que usted pueda estar practicando; de hecho potenciará su meditación y otras actividades de servicio en las que usted pueda estar implicado.

Un grupo de transmisión no es un lugar para buscar guía individual, canalización de mensajes, contacto con los planos o guías astrales, etc. Es simplemente ofreciéndose uno mismo en servicio al mundo. Aunque, como consecuencia de este ofrecimiento altruista, el propio desarrollo espiritual se incrementa. Lo que uno podría lograr en 20 años de meditación personal será probablemente alcanzado en un año de trabajo de transmisión constante.

FORMAR UN GRUPO

Para formar un grupo de transmisión, todo lo que se necesita es la intención y el deseo de servir. Existen cientos de grupos de Transmisión en el mundo que se reúnen regularmente. Uno puede unirse a un grupo existente o formar un grupo propio. Un grupo puede comenzar con cualquier número de personas. Con sólo tres personas, trabajando en formación triangular, se puede transmitir energía muy eficazmente. Se puede comenzar simplemente invitando a unos pocos amigos de intereses parecidos a reunirse regularmente. Estos pueden ser después animados a invitar a otros.

La regularidad es importante. El grupo deberá escoger un(os) día(s) y una hora y persistir en ello. Esto capacita a la Jerarquía para saber que puede contar con un grupo disponible a una hora establecida, y la energía del grupo puede ser integrada en el trabajo total. Una vez está establecido un hábito, la meditación se convierte en un punto de enfoque importante en la vida de cada miembro.

Algunos grupos preceden su meditación con el estudio o discusión sobre las Enseñanzas de la Sabiduría Eterna, ese gran conjunto de conocimiento que subyace a toda religión y pensamiento filosófico. Esto puede ayudar a construir la conciencia grupal, particularmente cuando se añaden nuevos miembros regularmente. Otros grupos prefieren limitar su actividad a la transmisión en sí. Ambos métodos son eficaces.

COMO LLEVAR A CABO LA TRANSMISION

Para conectar al grupo con los Maestros de Sabiduría, entonar, juntos y en voz alta, de la Gran Invocación (ver el final de este archivo). La Invocación debe ser dicha antes de la transmisión para ayudar a alinear al grupo con la Jerarquía y atraer la energía del Cristo y los Maestros.

No se requiere una pericia especial en meditación con el fin de transmitir energía. Todo lo que se necesita es el alineamiento entre el cerebro físico y el Alma, o Ser Superior. Esto se consigue enfocando la atención en el centro ajna, el punto en el entrecejo, y pensando simultáneamente el mantram OM, silenciosamente, internamente. Durante la transmisión procure mantener la atención allí. Si se desvía la atención, suavemente piense OM internamente, mentalmente, y vuelva a enfocarse en ese centro. No medite en el OM -- sólo utilícelo para recuperar la atención. El propósito de los grupos de transmisión no es `traer a tierra' energía; por lo tanto, el OM se expresa silenciosamente para enviar las energías al plano mental. Todo lo que se requiere de nosotros es que mantengamos este alineamiento: la Jerarquía hace el trabajo. La sencillez es la tónica.

Al principio pueden querer establecer una duración específica para la transmisión, por ejemplo una hora. Pero una vez que el grupo está establecido, se recomienda que la transmisión continúe hasta que la corriente de energía cese. En este último caso, los miembros deberán sentirse libres para dejarlo cuando lo deseen, tratando de no molestar a los que se queden. El reunirse en el plano físico añade un factor de potenciación al trabajo que es mayor que el que puede ser logrado por los individuos unidos mentalmente. Por tanto, la asistencia física es importante. Sin embargo, nadie debe ser forzado a asistir regularmente o a permanecer durante un tiempo determinado. Cada persona debe ser libre de establecer su propio compromiso.

¿QUE SUCEDE DURANTE LA TRANSMISION?

Los Maestros dirigen las energías desde los planos espirituales a través de los chakras (centros de energía) de los miembros del grupo -- hasta los planos mentales donde se hacen más accesibles a la humanidad. El grupo sirve, literalmente, como un `punto de entrada' para que las energías lleguen a la humanidad y estimulen el progreso humano. Estas energías están condicionadas por las mentes enfocadas de los Maestros que están enviándolas, y que saben dónde son más necesarias, y en qué preciso equilibrio y potencia para lograr los efectos deseados. El grupo no debe enviarlas hacia ninguna persona, grupo o país al que piensen que puedan beneficiar. Es suficiente que actuemos como canales mentales positivos y equilibrados, por medio de los cuales las energías puedan ser enviadas de una forma altamente científica.

A diferencia de otras formas de meditación, la transmisión está totalmente bajo el control de los Maestros. Ellos son expertos y no enviarán a través de nuestros centros más energía de la que podamos recibir sin peligro. La única precaución es que los niños menores de 12 años no deben tomar parte en una transmisión grupal, pues sus centros de energía no están aún suficientemente desarrollados y podrían ser dañados.

TRIANGULOS

Donde la formación o reunión de un grupo en el plano físico no es posible, formar un triángulo de meditación con otras dos personas le permite a uno participar en este tipo de servicio, aunque no al mismo nivel de potencia. Un triángulo es un grupo de tres personas que se conectan cada día mentalmente durante unos pocos minutos de meditación creativa. No necesitan vivir en la misma localidad, y no es necesario sincronizar la hora en que se hace el trabajo; Porque una vez que las conexiones del triángulo son construidas en materia mental, pueden ser reavivadas cuando uno cualquiera de los miembros realiza el trabajo.

El trabajo de los triángulos es sencillo. Uno se ha de conectar mentalmente con los otros miembros; visualizar un triángulo de luz blanca circulando por encima de las cabezas; luego decir la Gran Invocación en voz alta (cuando sea posible). Ver el triángulo conectado con todos los otros triángulos, grupos de transmisión y meditación del planeta. Ver la luz blanca circulando entre esta red de puntos focales y saliendo para envolver al mundo, ayudando así a formar un canal para verter Luz y Amor en el cuerpo de la humanidad.

Por medio del uso de los triángulos, es creada y mantenida una red de Luz y Buena Voluntad que cubre al planeta entero. La red proporciona los ramales entrelazados de sustancia mental de luz, o canales, a través de los cuales la energía espiritual pueda fluir. El trabajo de triángulos, introducido por el Maestro Tibetano Djwhal Khul durante su colaboración con Alice A. Bailey, es un servicio valioso para la humanidad y puede ser llevado a cabo junto con el trabajo de transmisión.

UN JUEGO DE NUMEROS COSMICO

La gente se pregunta a menudo cuánto impacto pueden tener ellos, como individuos, en una situación dada. Consideren esto:

Como se afirmó arriba y en la página anterior, la unidad básica para el trabajo de transmisión de energía es un triángulo de tres personas. La suma de otra persona a este grupo básico incrementa el número de posibles triángulos a cuatro. Si se unen dos personas más, haciendo un grupo de cinco, hay ahora diez triángulos. Si uno de ellos trae a un amigo, habrá veinte triángulos. Siete personas hacen treinta y cinco triángulos. Ocho personas hacen cincuenta y seis triángulos; nueve personas, ochenta y cuatro; diez personas, ¡ciento veinte triángulos!

Cuantas más personas haya en el grupo más espectacular es el incremento en triángulos por la suma de una persona. Cuanto más amplio sea el grupo, mayor diferencia establece una persona -- ¡ya sea con su presencia o con su ausencia!

ENERGIA: EL AGENTE TRANSFORMADOR

(Extraído de TRANSMISION: UNA MEDITACION PARA LA NUEVA ERA, de Benjamín Creme, pag.7-9)

Cada reino evoluciona en respuesta al sustento de la energía que recibe del reino inmediatamente superior, y así cada reino se origina del reino inferior e él.

El reino vegetal creció del reino mineral. Del reino vegetal se ha desarrollado el reino animal; del animal, el reino humano. Del reino humano ha nacido y está creciendo el reino espiritual, el reino de las almas (en terminología cristiana, el reino de Dios).

El reino espiritual es algo que, desconocido por la mayoría de nosotros, siempre ha existido en el transfondo de nuestra vida. Está compuesto por Iniciados y Maestros de Sabiduría, por ese grupo de hombres y de mujeres que nos han adelantado, han evolucionado antes que nosotros y, en el caso de los Maestros, han llegado al final de la experiencia de la evolución en este planeta.

Los Maestros están aquí simplemente para servir al plan de evolución de los reinos humanos y subhumanos. Son los guardianes de todas las energías que penetran en este planeta. Poderosas energías cósmicas que provienen de todos los lugares del espacio influencian este planeta. No sabemos nada de ellas y no podemos hacer nada con ellas. Los Maestros trabajan científicamente con estas energías, equilibrándolas y distribuyéndolas por el mundo para ayudar a la humanidad a evolucionar.

La humanidad evoluciona a través de la correcta absorción de las energías espirituales. Todo cambio, ya sea individual o a escala mundial, es el resultado de nuestra respuesta a grandes fuerzas espirituales. Nosotros no vemos la mayor parte de estas energías, pero sin embargo ellas están aquí. Actúan a través de nosotros, y en la medida que respondemos -- cambiando y creando nuevas estructuras, tomando decisiones personales, comunales e internacionales -- estamos respondiendo a estas energías.

Las energías son extremadamente variadas en tipos y cualidades y por esta razón llevan nombres diferentes. Una de ellas es llamada energía de Voluntad. Otra Amor, la fuerza cohesiva, magnética, que mantiene a los átomos de la materia y une a las unidades que constituyen a la humanidad.

El fin de la evolución es que seamos unidos por la energía del Amor y la demostremos en nuestras vidas, tan clara y correctamente como actualmente demostramos la energía que llamamos Conocimiento.

La promesa en esta Era de Acuario naciente es que, por primera vez en la historia humana, la humanidad llegará a ser Una, demostrará el Amor cuya expresión es la unidad. No existe nada parecido a un alma separada. Somos partes individualizadas de una Gran Alma que es perfecta y que es un reflejo de lo que nosotros llamamos Dios, de esta realidad en la que "vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser" -- el Logos del Planeta.

EL MAESTRO DJWHAL KHUL SOBRE MEDITACION Y SERVICIO

(Extraído como se indica de los libros de Alice A. Bailey)

"En los términos más elevados posibles explicaré el objetivo de todo esto, diciendo que el discípulo y el iniciado están aprendiendo la técnica ( a través de la meditación) por la cual la Mente de Dios, la Mente Universal, o el proceso reflexivo del Logos planetario, puede ser captada y plasmada." 1

" Recuerden que el método de trabajo de la Jerarquía consiste en impresionar las mentes de sus discípulos, en trabajar telepáticamente con el Maestro como transmisor y el discípulo como receptor de impresión y de energía." 2

"La necesidad actual del mundo nunca fue tan grande, ni la responsabilidad tan profunda, real y urgente, de quienes huellan el sendero del discipulado. Necesitamos a todos los que trabajan en este sendero y aspiran a liberarse. Necesitamos a quienes buscan un contacto estrecho con sus almas y con nosotros, los que tratamos de guiar a la raza actualmente. Necesitamos colaboradores dedicados y altruistas como nunca antes en la historia de la raza." 3

"Que todos los estudiantes se decidan en este día de emergencia y oportunidad a sacrificar lo mejor de sí mismos para ayudar a la humanidad. Ahora es la necesidad y la demanda. El tiempo nos apremia, e insto a todos aquellos a quienes estoy tratando de ayudar a unirse al esfuerzo supremo de los Grandes Seres. Ellos trabajan día y noche en un esfuerzo para aliviar a la humanidad y neutralizar esos males y desastres, que son inherentes a la presente situación. Les ofrezco la oportunidad y les digo que son necesarios, hasta el más insignificante de ustedes. Les aseguro que los grupos de estudiantes que trabajan al unísono y con amor mútuo, profundo e inquebrantable, pueden obtener resultados significativos." 4

1 Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, pág.142
2 La Telepatía y el Vehículo Etérico, pág. 37
3 Discipulado en la Nueva Era, Tomo I, pág. 596/597
4 Tratado sobre Magia Blanca, pág. 457

CONSTRUIR EL PUENTE

Los grupos de Transmisión y los triángulos forman un vínculo entre la Jerarquía y los discípulos que trabajan en el plano externo. Ellos están ayudando a construir el puente de la humanidad hacia el Reino Espiritual.

Por tanto, habrá una necesidad creciente de este trabajo, para ayudar a la humanidad a ponerse a la altura de la oportunidad que la presencia del Cristo entre nosotros proporciona.

Es un servicio en el que podemos implicarnos por el resto de nuestras vidas y saber que estamos ayudando en la gran transformación hacia la nueva era.



Para información sobre grupos existentes en su zona, contacte a través de la siguiente dirección de correo electrónico: shareed@share-es.org

(Si usted reside en EEUU, Puerto Rico o Canadá, contacte con la siguiente dirección email: share-internacional-espanol@share-international.us)



LECTURAS RECOMENDADAS:


MATERIAL AUDIOVISUAL RECOMENDADO:






LA GRAN INVOCACION

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes de los hombres.
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones de los hombres.
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres –
El Propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]