Mensaje Nº 135
2 de Febrero de 1982


Mis queridos amigos, estoy verdaderamente feliz de estar una vez más con vosotros de esta manera.

Mi Emerger prosigue.
Rápidamente, ahora, entro en el escenario del mundo.
En los próximos meses todos verán Mi rostro, oirán Mis palabras de Verdad, se reunirán a Mi alrededor en espíritu y seguirán Mi ejemplo.
¿Por qué, entonces, necesitáis temer?

Una condición de Mi Venida era que los hombres debían compartir.
Este principio divino ahora ocupa las mentes de muchos.
Ya los dirigentes se reúnen y buscan aplicar este principio.
Mi mensaje de Esperanza penetra el corazón de todos y estimula su amor por la Verdad.
Amigos Míos, estoy aquí con vosotros para mostraros el camino hacia la Paz, que es el camino hacia Dios.
La simple Justicia os llevará allí.
Conoced esto y cread a vuestro alrededor Justicia y Amor.
Conoced esto y estad preparados para responder a Mi iniciativa.

Mi Enseñanza es, como siempre, verdaderamente sencilla.
Los hombres deben compartir o morir.
No Me agrada decir esto, pero tal es la verdad, y muchos hoy ven esto.

Organizándose en grupos, hombres de buena voluntad blandirán en alto sus esperanzas y sus sueños de Justicia y de Paz.
Este clamor encenderá la antorcha de la Verdad entre las naciones, y en su centro Yo Me encontraré.

Haced espacio en vuestros corazones a Mi Verdad.
Haced espacio en vuestros corazones a Mi Amor.
Manifestad ese Amor a vuestro alrededor y descubrid el significado de la Vida.
Cread así los formas que en lo sucesivo os permitirán manifestaros como Dioses.
Haced esto con alegría, amigos Míos, y entrad en vuestra herencia.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios se manifiesten ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Que esta manifestación os lleve a veros unos a otros como los Dioses que sois.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]