Mensaje Nº 126
17 de Junio de 1981


Mis queridos amigos, estoy feliz de estar de nuevo entre vosotros de esta manera.

Estoy feliz, también, de deciros que Mis planes prosiguen bien, con excelentes resultados.
Mi Misión es mostraros el Camino hacia Dios, revelaros el sencillo Sendero hacia vuestro Origen.
Comprendo que para muchos ese Sendero parece interminable y lleno de dificultades.
En verdad, amigos Míos, esto no es así.
Nosotros mismos condicionamos el Sendero cuando entramos en él.
Cuando nosotros somos el Sendero, el Camino se abre ante nosotros, según la Ley.
Sencillo es en verdad el Sendero hacia Dios.
Sencillos son en verdad los pasos por tanto, y muchos son los ayudantes y guías que hay en el Camino Sagrado.

Mis planes conciernen a cada uno de vosotros.
Todos tienen un lugar en el Plan de Dios.
Cuando comprendáis esto, veréis que el Plan de Dios es la esencia de vuestras vidas y sostiene e informa a todo Ser, porque el Plan de Dios es la naturaleza de Dios Mismo.

Vosotros, amigos Míos, no sois de ningún modo diferentes a Dios.
Traed esa divinidad a la manifestación y convertios en los Dioses que sois.

¿Dónde, entonces, están los obstáculos?
Estos, Amigos Míos, son creados por el hombre: la negación de la Ley, la separación del hombre con el hombre, del niño con el niño amado.
Cuando los hombres comprendan esto, el mundo respirará y resplandecerá de nuevo.

Haced que vuestra labor sea, entonces, enseñar la Ley del Compartir, de la Justicia y de la Verdad.
Ayudad a los hombres a que comprendan que sin Justicia y sin Amor manifestado, todo lo demás no es nada.
La humanidad se encuentra en el umbral de este descubrimiento de la Verdad.
Mi Presencia entre vosotros garantiza que esto es así.

Ayudadme, Mis hermanos y hermanas, en Mi Labor, e informad a todos los que conocéis que la necesidad de Justicia es primordial en nuestras vidas.
La carencia de esto por sí solo separa a los hombres y amenaza a la humanidad misma.
Sabed esto, amigos y hermanos Míos, y sabed que la Luz triunfará.

Esperad Mi Enseñanza con expectación y confianza.
Sabed que Yo estoy aquí y que trabajo por vosotros.
Decid esto a vuestros hermanos.
Decidles que Maitreya, el Señor del Amor, está entre ellos;
que el Instructor de la Era ha venido;
que el Nuevo Mundo desciende;
que la Nueva Luz llama;
que los corazones de los hombres están abiertos y preparados para la Verdad.
Decidles esto, amigos Míos, y preparad Mi camino.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios se manifiesten ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Que esta manifestación os lleve a comprender vuestro lugar y valía en el Gran Plan.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]