Mensaje Nº 125
11 de Junio de 1981


Mis queridos amigos, es con gran placer que vengo una vez más entre vosotros de esta manera.

Mi Emerger planeado prosigue.
Cuidadosamente, según la Ley, muestro Mi rostro.
Nada obstaculiza este progreso salvo la creación de un estanque de esperanza, de un clima de expectación.
Cread esto, amigos Míos, y ayudad a Mi Causa.
Dad a conocer el hecho de Mi Presencia a todos los que quieran escuchar, y dad la bienvenida al Nuevo Tiempo.
Confirmad por vosotros mismos la realidad de Mi Regreso entre vosotros y comenzad la construcción del Nuevo Mundo.
Os invito a compartir conmigo esta labor vital y entrar en el Servicio Superior.

Muchos entre vosotros tienen miedo de hablar.
Muchos esperan que Mi Presencia sea realmente verdad pero temen la burla de sus hermanos.
Amigos Míos, vuestros hermanos necesitan de la esperanza que aporta este mensaje, para elevarles una vez más hacia el Luminoso Camino.
No escatiméis vuestros esfuerzos en Mi nombre, y compartid con vuestros hermanos aquello en lo que creéis.
No hay trabajo más elevado que podáis hacer por Mí.

Mis Maestros están entrando en el mundo Uno a Uno.
Pronto veréis los resultados de Su trabajo.

Un nuevo espíritu de Esperanza está entrando en la Tierra; a éste todos los hombres responderán.
No temáis, amigos Míos, pues el Camino es conocido, el Sendero para Nosotros es antiguo, el resultado está asegurado.
Mi Enseñanza os traerá una nueva pero sencilla Verdad, y os mostrará a vosotros mismos como a Dios.
Mi Enseñanza liberará en vosotros esa Divinidad, y fomentará, así, el Plan de Dios.

Muchos esperan Mi Venida con turbación, temerosos de perder todo lo que han amado, todo lo que han amasado y ganado.
No temáis, amigos Míos, porque la pérdida será la pérdida de la separación sólo, de la división y del temor, de la envidia y del odio.
Para liberar al mundo de esto, todo debe rehacerse.
Sabed esto, amigos Míos, y estad dispuestos a compartir, a ver a vuestro hermano como a vosotros mismos, a estrecharlo entre vuestros brazos y llamarle amigo.
De esta manera, hermanos Míos, manifestáis el Plan de Dios.
Para el cumplimiento de este Plan Yo trabajo y os llamo a Mi lado.
Trabajad conmigo, amigos Míos; juntos haremos todas las cosas nuevas.
Buenas noches, Mis queridos amigos.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios se manifiesten ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Que esta manifestación os lleve a ver a vuestro hermano como a vosotros mismos.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]