Mensaje Nº 97
28 de Febrero de 1980


Mis queridos amigos, estoy muy feliz de estar de nuevo tan cerca de vosotros.

Mi Plan es revelar Mi Presencia pronto a una escala mucho mayor y mostrar a los hombres que la Nueva Era está naciendo, que la fórmula del cambio es el Compartir y la Fraternidad, la Justicia y el Amor.
Bajo Mi Bandera llamaré a todos aquellos que quieran caminar conmigo.

Uníos a Mi Ejército, amigos y hermanos Míos, y purificad este mundo de odio.
Afilad la Espada del Amor, hermanos míos, cerrad vuestras filas a Mi alrededor, y valientemente hacia el futuro marchemos juntos.

Mis Principios ocupan las mentes de los hombres.
Mi Amor penetra sus corazones.
Mis sencillas palabras encuentran respuesta, y Mi Ley comienza a gobernar.
Así podéis decir conmigo, amigos Míos, que el futuro del hombre es brillante, que el Amor de Dios está establecido en todas partes, y que la Ley prosperará.

Muchos hay que dudan de Mi Presencia.
Muchos hay que Me buscan en vano, mirando a lo alto hacia el cielo y, al no encontrarme, Me arrojan de sus corazones.
La sencilla verdad, hermanos Míos, es que Yo soy un Hombre entre los hombres, viviendo entre vosotros como tal, conociendo y sintiendo vuestras penas y necesidades, amando y cuidando de vosotros, deseando compartir con vosotros las Bendiciones de Dios.
Consideradme así, amigos y hermanos Míos, y conoced el significado de la Confianza, conoced el valor del Amor, conoced las bendiciones del Plan de Dios para todos los hombres.

Que podáis estar preparados cuando aparezca ante vosotros.
Que podáis estar preparados para los cambios que deben venir.
Que podáis, gustosa y ansiosamente, aceptar estos cambios y hacer nuevo este mundo.
Nada permanece inamovible sobre la Tierra, amigos Míos; todo debe cambiar y morir.
Los vestigios muertos del pasado deben igualmente transformarse en cenizas.
De estas cenizas surgirá el Templo de Dios, la Ciudad del Amor.
Que podáis reconocer esto como verdad.
Estoy con vosotros siempre.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios se manifiesten ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Que esta manifestación os lleve a estar siempre conscientes de vuestra verdadera naturaleza como Dioses.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]