Mensaje Nº 87
16 de Noviembre de 1979


Mis queridos amigos, estoy feliz de estar una vez más entre vosotros de esta manera.

Mi Misión prosigue bien, incluso más allá de mis expectativas.
Por sólo esta razón podréis verme pronto.
Mi plan es emerger tan rápidamente como sea posible, y evocar de vosotros ese Servicio que, amigos Míos, Yo sé que arde en vuestros corazones.

Por muchas razones Yo estoy aquí.
Muchas son las demandas por Mi Amor, Mi Voluntad, pero, sobre todo, para mostraros de nuevo que el propósito del hombre es servir tanto a Dios como al hombre Yo estoy aquí.
Cuando comprendáis esto, entraréis en un campo de actividad que espera a todos aquellos que quieren venir conmigo.
Confiad en Mí, amigos Míos; confiad que como vuestro Hermano Mayor, Yo conozco el camino, porque ese Camino, amigos Míos, ha sido recorrido por Todos Aquellos que vosotros llamáis Maestro.
El Camino hacia Dios, hermanos Míos, es a través del Servicio y el Amor.
Yo os colocaré ante ese sencillo Sendero y os invitaré a tomarlo.

Mis queridos amigos, mirad a vuestro alrededor los acontecimientos del mundo y preguntaros:
“¿No es esto extraño? ¿Cómo obtendremos esta nueva luz?”
Si sois fieles a vuestra Luz interior, comprenderéis que Mi Presencia evoca este cambio.
Así, sabréis que Yo estoy aquí.
Así podréis compartir la carga de la preparación para Mi Emerger y así podréis conocer la alegría del Servicio.
Tomad sobre vosotros mismos, amigos Míos, una parte de esta carga; hacedla vuestra; consagraos a dar a conocer Mi Presencia a vuestros hermanos cercanos y lejanos.
De esta manera, podréis servirme y servirles.

Mis Enseñanzas se propagan.
Muchos son aquellos que ahora, en Mi centro, escuchan y actúan, llenos de alegría porque una nueva Luz está aquí, una nueva Promesa llama, un Nuevo Mundo se está creando.
Compartid pronto entonces, amigos Míos, esta aspiración y verdad y liberad el Dios que mora dentro de vosotros.

Llevad a vuestros corazones, amigos Míos, este mensaje de Esperanza; divulgadlo entre vuestros hermanos y decidles que Maitreya ha vuelto, que el Señor del Amor está aquí.
Decidles esto, amigos Míos, y conoced la felicidad de servir a la Verdad.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios entren ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes y os lleven a la realización de vuestra divinidad.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]