Mensaje Nº 42
12 de Septiembre de 1978


Mis queridos amigos, estoy feliz de estar otra vez con vosotros.

Muchas veces Me habéis oído decir que Mi Venida significa cambio.
Específicamente, el mayor cambio se producirá en el corazón y en la mente de los hombres, porque Mi Regreso entre vosotros es una señal de que los hombres están preparados para recibir nueva vida.
Esa Nueva Vida para los hombres Yo traigo en abundancia.
En todos los planos esta Vida fluirá, llegando a los corazones, las almas y los cuerpos de los hombres, acercándoles al Origen de la Vida Misma.
Mi labor será canalizar esas Aguas de la Vida a través de vosotros.

Yo soy el Portador de Agua.
Yo soy el Cántaro de la Verdad.
Esa Verdad Yo os revelaré y os elevaré hasta vuestra verdadera naturaleza.

Yo soy el Río.
Por Mí fluye la nueva corriente de Vida dada por Dios, y esta os la concederé.
Así caminaremos juntos por Mi Jardín, sentiremos el perfume de Mis Flores, y conoceremos la alegría de la proximidad a Dios.

Amigos Míos, estas cosas no son sueños.
Todo esto será vuestro.
Mi Misión os lo otorgará.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios se manifiesten ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Que esta manifestación os lleve hasta el seno del Dios Eterno.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]