Mensaje Nº 13
19 de Enero de 1978


Mis queridos amigos, estoy muy feliz de estar otra vez con vosotros de esta manera.

Mi Misión se está desarrollando según el plan, y si todo va bien, pronto escucharéis Mi voz.
Mientras tanto, querría decir esto:
la humanidad ha perdido su camino, se ha desviado mucho del sendero que Dios le había preparado.
Hay muchos ahora en el mundo que conocen esto, que buscan y oran, y trabajan hacia la luz; pero muchos más están ciegos y se precipitan hacia el desastre.
Mi plan es detener esta caída precipitada y cambiar su curso.

Mi Presencia, ya, está efectuando cambios en el pensamiento de los hombres, en sus corazones, y les induce a hacerse preguntas.
Mis esfuerzos están resultando efectivos a pesar de las apariencias.
Los hombres se vuelven de nuevo hacia la verdad, hacia las Leyes que son Dios.

Permitidme mostraros el camino en el Nuevo Tiempo; delinear para vosotros las glorias, que, si queréis, pueden ser vuestras.
El hombre está hecho para servir a la vez a Dios y al hombre, y solamente a través de este correcto servicio puede ser hollado el sendero hacia Dios.
Haced que vuestra labor sea tomar sobre vosotros mismos la labor de reorientación, reconstrucción y cambio.

Cada hombre es un faro y esparce su luz para su hermano. Haced brillar vuestra lámpara y dejadla que alumbre y muestre el camino.
Todos son necesarios, cada uno.
Nadie es demasiado pequeño o demasiado joven para formar parte de este Gran Plan para salvar y rehabilitar nuestro mundo.
Decidíos a hacer esto y estad seguros que Mi ayuda no os será negada.

¿Cómo empezar?
Comenzad por consagraros vosotros mismos y todo lo que sois y habéis sido al servicio del mundo, al servicio de vuestros hermanos y hermanas en todas partes.
Aseguraos de que no pase ni un día sin que hayáis realizado algún acto de verdadero servicio y estad seguros de que Mi ayuda será vuestra.
Este, el Sendero del Servicio, es el único sendero de los verdaderos hombres, porque es el sendero que les conduce hacia Dios.

Mi gente se está agrupando a Mi alrededor, respondiendo a Mi Llamada, y están logrando más de lo que podrían saber.
Juntos forjaremos un mundo nuevo y mejor.
Que estéis abiertos y preparados para Mi Llamada cuando esta llegue.

Mi Bendición está con todos vosotros.

Que la Luz, el Amor y el Poder Divinos del Unico y Santísimo Dios estén ahora en vuestros corazones y en vuestras mentes.
Que esta Luz, Amor y Poder Divinos os lleven a convertiros en Eso que sois, verdaderos hijos de Dios.


Mensaje anterior

Mensaje siguiente



Regreso a la página de Mensajes



[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]