Maitreya en Nairobi - foto 1 Maitreya en Nairobi - foto 2 Maitreya en Nairobi - foto 3 Maitreya en Nairobi - foto 4

Maitreya como se apareció en Nairobi, Kenia el 11 de junio de 1988
-- Testimonio presencial de Job Mutungi

VIAJE A NAIROBI -- CINCO DIAS CON MARY AKATSA

Por Memo Neupert

En el ejemplar de septiembre de 1988 de Share International publicamos un reportaje sobre la aparición de Maitreya, surgiendo de la nada, en una de las reuniones de sanación de Mary Akatsa en Nairobi, Kenia. Memo Neupert, colaboradora de Share International en Hamburgo, Alemania, ha visitado recientemente a Mary Akatsa en su pueblo natal, y nos informa a continuación.

En todos estos años desde la aparición de Maitreya en Nairobi, Kenia -- el 11 de junio de 1988 -- en una de las reuniones de sanación de Mary Akatsa siempre he tenido interés en visitar el lugar donde Maitreya apareció y reunirme con la sanadora misma, Mary Akatsa. Mary es la mujer vestida de azul que está de pie junto a Maitreya en la famosa fotografía, publicada por primera vez en el Kenya Times el 22 de junio de ese año. En enero de 1994 volé a Nairobi con el fotógrafo Uwe Piotrowski, un miembro del grupo de Meditación de Transmisión de Hamburgo, en la última etapa del viaje que abarcó Tlacote, México, en noviembre, y Nadana, India, en diciembre de 1993, donde visitamos las bien conocidas fuentes curativas. En Nairobi todos conocían a Mami (Madre Mary) y nos enviaron a la Iglesia de Cristo de Jerusalén en Kawangware. Una vez allí tuvimos el privilegio de asistir a una de las sesiones regulares de sanación de Mary. Se bailaba y se tocaba mucho el tambor y durante la ceremonia de cuatro horas de duración Mary vino a saludarnos. Fuimos testigos de la curación de una mujer que estaba enferma de un tumor cancerígeno claramente visible en la parte superior desnuda de su cuerpo. Ella tuvo que andar por la zona de la iglesia, y entonces Mary colocó su mano derecha sobre su cabeza, escupió sobre la parte enferma y la mujer fue curada. Después se hizo entrar a un hombre que padecía un trastorno mental desde hacía 16 años; Mary le curó y fue capaz de marcharse al cabo de 15 minutos.

Esperábamos poder concertar una entrevista, pero desgraciadamente no hubo tiempo porque Mary tenía que viajar al interior del país a un funeral de un miembro de la iglesia en otro sitio, pero cuando ella descubrió que no estaría de vuelta en Nairobi antes de que nosotros partiéramos, nos invito a que la acompañáramos: "¿Os gustaría viajar con Mami?" preguntó, y nosotros aceptamos inmediatamente. Acto seguido puso un intérprete/guía a muestra disposición y nos hizo mudar de nuestro hotel a su modesta casa, situada en una zona remota fuera de la ciudad. Allí Mary vive sencillamente -- la congregación trae agua, y el generador se enciende sólo por la noche -- y cuida de unas 20 personas enfermas o sin hogar, proporcionándoles comida y ropa y ayudándoles financieramente.

Mary Sinada Akatsa es una mujer sencilla, simple y espontánea. Es de complexión delicada, de unos 4 pies y 6 pulgadas de estatura, con unos preciosos ojos brillantes y de amplia sonrisa infantil, llena de amor. Encantadora y alegre, siempre se preocupa de que las personas disfruten estando con ella. Dice que Cristo la ha enviado porque ella es el mejor canal para que El use.

Mary había alquilado dos autobuses para transportar a los 160 miembros de la iglesia y al resto de la familia al funeral en Kwiselo. Aparte de pagar el funeral ella pagará los gastos de alojamiento, comida y escuela para los familiares que dependían del fallecido. Mientras esperábamos con Mary a que llegara el propietario de los autobuses, un hombre bebido se acercó al coche y le pidió a Mary que rezara con él. Ella amablemente respondió que no, diciendo que estando bebido la oración no llegaría hasta Dios. El volvió a insistir y Mary declinó la invitación de nuevo. De pronto el hombre se arrodilló. Mary colocó su mano derecha sobre su cabeza y rezó con él; él se volvió sobrio y se marchó aliviado.

El viaje siguió su curso hasta Kwiselo, con dos autobuses llenos y el féretro en uno de los portaequipajes. Durante todo el viaje, Mary estuvo protegida por cuatro guardaespaldas, porque tan pronto como la gente la reconoce, todos corren hacia ella. A lo largo del camino se cantaba intensamente, y durante una parada en una gasolinera todos se pusieron a bailar -- incluso yo, la rígida occidental. Las canciones eran rítmicas y melodiosas, el ritmo penetró en mis venas, así que sólo tenía que cantar, dar palmas y bailar -- para gran alegría de Mary. Aprendí lo importante que es experimentar la alegría de la espiritualidad en el mismo cuerpo. Mary me enseñó movimientos físicos y pasos que al principio parecían fáciles, pero los pies y las manos son difíciles de coordinar y finalmente compaginar con el ritmo.

Mary nos cuidó cariñosamente durante el viaje, repartiendo comida y bebida cuando hacía falta. Viajamos por las zonas más bonitas de Kenia -- plantaciones de té, huertos y bosques; habían muchas cebras en los llanos y nubes rosas de flamencos en el Lago Victoria -- hasta que, por la noche, llegamos a la casa de una de las hermanas de Mary donde pasaríamos la noche. Mary nos dijo que ella había sido capaz de curar al marido de su hermana que sufrió todo menos la muerte a causa del trabajo de un brujo vudú.

El domingo todos los miembros de la iglesia se vistieron de blanco con unas franjas azules en el cuello, cintura y en las gorras de los hombres. Esos son los colores de la iglesia de Mary, y cuando ella ve en Nairobi a un hombre vestido así se le acerca y lo saluda cálidamente.

Llegamos a Kwiselo para encontrar el funeral ya en plena evolución. De pronto me di cuenta de que Mary se había vuelto muy reservada. Cuando esto ocurre, algo especial tiene lugar. Repentinamente, el cielo se nubló y así la congregación estuvo protegida del sol ardiente. Las nubes permanecieron hasta que la celebración hubo terminado y la temperatura se hizo más soportable. Hubo de nuevo danzas y cantos, y Mary dio un sermón. A continuación buscó a varios hombres y mujeres de la audiencia para darles mensajes. Ella le dijo a una guapa mujer africana que dejara de ser una prostituta ya que podía contraer el SIDA. "Sé que te agrada ser una prostituta", dijo Mary, "pero toma mis palabras seriamente". La mujer, sin embargo, pareció no conmoverse.

Después de los mensajes, los miembros de la iglesia formaron una doble fila encabezada por una mujer con el estandarte de la iglesia y hombres cargando el féretro. Luego entraron los familiares. El féretro fue balanceado, la gente cantaba, daba palmas y bailaba durante el camino hacia el sepulcro, en donde el féretro fue bajado sin utilizar cuerdas y fue cubierto con maleza. La congregación cantó mientras el sepulcro se llenaba de tierra. Mary obsequió a los familiares con una bolsa de maíz, harina y otras provisiones que necesitarían para mantener el velatorio tradicional de cuatro semanas. Regresamos a nuestro alojamiento bastante agotados, y a la mañana siguiente partimos hacia el lugar de nacimiento de Mary y otros lugares en donde algunos de los episodios más extraordinarios de su vida tuvieron lugar. Mary se considera a sí misma una sacerdotisa de Jesús de nacimiento, pero ella nunca ha recibido entrenamiento eclesiástico. Las personas acuden a ella porque han oído de sus grandes poderes curativos. En 1983 ella estableció la Iglesia de Cristo de Jerusalén, y dice que Jesús es el fundador.

Cuando su madre estaba embarazada de ella de siete meses, fue envenenada por la segunda esposa de su padre, y se la dio por muerta. Ella había estado acostada en el ataúd durante varias horas cuando alguien notó que algo se movía en su abdomen, lo cortaron y sacaron al bebé prematuro. Aunque el bebé, a pesar del veneno, estaba sano, el padre lo tiró a unos matorrales. Allí fue encontrada por su abuela, que había tenido una visión en la cual vio a la niña acostada en los matorrales y salió en su búsqueda. El bebé fue hallado vivo pero picado por las hormigas y otros insectos: incluso ahora Mary no posee el sentido gustativo como resultado del daño de los insectos en su lengua.

La abuela cuidó a Mary hasta que se repuso, haciendo frente a una gran pobreza y la muerte de sus otros 18 hijos. Podía pasar sin la sopa de harina de avena que era casi todo lo que tenían para comer si no había suficiente para ambas. Muy a menudo la abuela se iba a dormir con hambre para poder alimentar a la niña. Los poderes de sanación y clarividencia de Mary se desarrollaron entre los cinco y ocho años. A los ocho años ella era completamente capaz de curar. Podía leer el pensamiento de las personas, lo cual era una bendición a medias porque podía descubrir la falta de honradez; y podía decir si una mujer estaba embarazada, y el sexo del niño que estaba por nacer. Ella se casó a los 13 años y todavía vive con su marido. Cuando se casó, sus suegros no querían a una mujer con poderes sobrenaturales en su familia, así que la encadenaron y pegaron - todavía tiene las cicatrices, las cuales nos mostró - y la echaron a golpes a unos 15 kilómetros de su pueblo, esperando que no volviera más. Cuando supieron que ella había vuelto para buscar a su marido, estos destruyeron la casa de la pareja.

Durante algún tiempo Mary y su marido trabajaron para granjeros, su único sueldo era la sopa de harina de avena, y dormían frente al granero. Más tarde Mary fue empleada como criada, ganando 400 shillings keniatas por mes. "Ahorraba y compraba tierra poco a poco", nos contó. "Cultivábamos la tierra, vendíamos la cosecha y comprábamos más tierra." Ahora es propietaria de 200 acres, cultivados con maíz, judías, verduras, naranjas, plátanos y limones. Ella paga bien a los empleados de sus campos porque son buenos trabajadores. Las cosechas aumentan año tras año y ella utiliza los ingresos para los pobres, porque "Kenia es pobre y muchos necesitan mi ayuda."

Durante algunos años Mary Akatsa trabajó como sacerdotisa en diferentes iglesias, pero siendo vidente podía reconocer la falta de honradez de los obispos, y así se lo decía a ellos. Por ello, fue despedida, e incluso hoy las iglesias escogen no trabajar con ella; así que ha formado su propia iglesia.

Mientras nos aproximábamos al final de nuestra gira por la vida de Mary, ya había anochecido, y ella señaló una estrella que nos había estado acompañando constantemente, una estrella que entonces se posó sobre su casa. Pude notar la fuerte energía de amor irradiada por la estrella, y pregunté su nombre. Mary sonrió y no dijo nada.

A la mañana siguiente, nuestro último día, Mary estaba preparada para la entrevista, que nos pidió fuera lo más breve posible. La entrevista que sigue a continuación tuvo lugar el 31 de enero de 1994.

Memo Neupert: ¿Qué ocurrió el 11 de junio de 1988?
Mary Akatsa: Continuábamos con nuestra reunión de sanación cuando de pronto se levantó un fuerte viento. No sabíamos que había ocurrido. Y luego, de la nada, alguien que tocó mi corazón apareció a mi lado y me habló.

MN: ¿Qué le dijo?
MA: "Tú eres un mensajero importante de Dios. Te traigo este mensaje: Sigue rezando, nunca desistas."

MN: ¿Cómo reaccionó la gente al ver al Cristo de pie frente a usted?
MA: Bien, cuando El apareció la gente no tenía idea de lo que había ocurrido. Muchos de ellos se arrodillaron. Después de que El hubiera aparecido, la gente comenzó a llorar y a arrepentirse de sus pecados. Desde aquel día, la gente a acudido en gran número a Kawangware, arrepintiéndose de sus pecados, curándose y siendo salvados. Así continúa hasta ahora. Pero no soy yo la que sana, es el poder de Dios el que sana a través de mi.

MN: Durante la sesión vimos a gente corriendo arriba y abajo por un sendero determinado. Hemos oído que el Cristo impresiona a la gente para que haga esto.
MA: Jesús dijo: "He puesto aquí Mi manto al final de este sendero, y cualquier persona que venga a este lugar -- quizás con enfermedades o demonios u otros problemas -- debe correr por este sendero. Luego, cuando vuelva y te mire, Mami, todos sus problemas, todos sus pecados, todas las dificultades que le preocupaban, se irán y estará curado y apto a partir de entonces."

MN: ¿Cómo desapareció? M. Nosotros no sabemos exactamente lo que ocurrió. Después de sostener mi mano durante un tiempo El desapareció, en un minuto. MN. ¿Se le ha aparecido otra vez en forma física, desde ese día?
MA: Desde ese día Dios me habla a través de mis oídos de la misma forma que uno puede oír a alguien que le está hablando. Es muy alta. En mis ojos aparece una especie de pantalla, y se me dice: Mira hacia cierto lado (en una cierta dirección) -- hay alguien, quizás, en la congregación -- mira hacia él. El mensaje está escrito en su pecho. Entonces puedo leer todos los problemas que pueda tener, de dónde provienen estos problemas, y pido para que se salve y es curado. Obtengo el mensaje directamente de Dios.

MN: ¿Impartió el Cristo enseñanzas así como sanaciones a través suyo?
MA: Sí.

MN: ¿Qué quiso decir sobre el futuro cuando El dijo: "el mundo no existirá más" (como se menciona en el artículo del Kenya Times)?
MA: El nunca dijo eso.

MN: ¿Dijo cuándo volvería otra vez con el cántaro de bendiciones?
MA: No.

MN: ¿Cuáles fueron las palabras en hebreo que el Cristo pronunció como bendición para la multitud? (En el artículo de Job Mutungi descritas como una maldición)?
MA: No fue una maldición sino un mensaje dirigido sólo a Mami.

MN: ¿Existe aún el manto que Cristo dejó en el camino?
MA: Todavía sigue allí.

MN: ¿Es la estrella sobre la casa de Mami la que apareció antes de la venida del Cristo y que ha permanecido allí desde entonces?
MA: Sí.

MN: ¿Entra en trance cuando está sanando? ¿Siente las energías de Cristo fluir a través suyo? ¿Es consciente de lo que ocurre cuando está sanando o el Cristo se apodera de su cuerpo?
MA: Mami cambia cuando la energía fluye. Ella está absolutamente en trance. Ella no reconoce a los individuos. Una pantalla cubre sus ojos y los mensajes aparecen en los pechos de las personas.

MN: ¿Hay personas a las que no puede curar, y si es así que es lo que hace por ellas?
MA: Sí. Dejo que Dios haga lo que desee.

MN: ¿Hay algún significado en el color azul de la ropa que lleva?
MA: Jesús me dio el color azul y blanco. Este manto juega un papel significativo en nuestra identificación como Hijos de Dios con una creencia. Incluso cuando Moisés fue llevado al palacio del faraón para ser educado como un egipcio, él sólo creyó su propia identidad por el manto que su madre escondió en el cesto. Así que nosotros siempre identificamos nuestra unidad a través de este manto.

MN: ¿Ha descendido el crimen desde que su trabajo comenzó?
MA: Sí. Muchos criminales son ahora mis hijos devotos.

MN: ¿Qué papel juega su marido en su trabajo?
MA: Mi marido me ayuda a llevar a cabo los proyectos de la iglesia.

MN: ¿Vienen extranjeros y gente blanca a sus reuniones de sanación?
MA: Sí. Muchos extranjeros vienen de Asia, Europa, América y otras partes de Africa.

MN: ¿Ha conocido al Presidente?
MA: Sí. El es uno de mis hijos.

MN: Mary, le agradezco mucho esta entrevista.
MA: Yo les agradezco mucho que hayáis venido aquí, y agradecemos a Dios por habernos dado esta oportunidad.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]