Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Enero/Febrero 2017
Título: Creando la Espada de la División / La Unidad de la Humanidad
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


Creando la Espada de la División

Por el Maestro —, a través del Maestro de Benjamin Creme, 8 de Septiembre del 2011

De vez en cuando, aparece entre los hombres una figura que encarna lo mejor, o lo peor, que los hombres pueden demostrar. Estos individuos se convierten en los más queridos o los más odiados de los hombres. En cualquiera de los casos, normalmente atraen hacia ellos muchos seguidores o devotos. Tales figuras poseen un enorme atractivo magnético para la mayoría de los hombres o, en ocasiones, son un ejemplo inspirador de poder destructivo a gran escala. Los libros de historia están llenos de ejemplos de ambos tipos.

Hoy, en gran número, muchos ejemplos de ambos tipos se están manifestando en todo el mundo. El efecto de esta manifestación es colocar ante la humanidad dos líneas opuestas de acción, y así crear la tensión de elección que determinará el futuro de la raza. En términos bíblicos ésta es la ‘Espada de la División’. Durante muchos años las energías que emanan, y son dirigidas por Maitreya han buscado crear tal confrontación de opuestos. Esto podría resultar realmente extraño para muchas personas pero es esencial que la humanidad realice las correctas elecciones para su futuro. De otro modo el futuro sería realmente desolador.

La Espada de la División es la energía que llamamos Amor: blandida por Maitreya enfrenta “hermano contra hermano” y pone a prueba la verdadera conciencia divina de los hombres en todas partes. El objetivo final de toda evolución es establecer en la Tierra el ‘Reino de Dios’, y la Espada de la División muestr el camino a los hombres.

La enseñanza de Maitreya es sencilla. Uno podría pensar que Sus prioridades serían obvias para todos los hombres; desgraciadamente este no es el caso. Maitreya presenta un futuro de tranquilidad y esfuerzo pacífico como el resultado inevitable del compartir y la justicia para todos, la creación de un mundo “donde nadie carezca de nada, donde cada día sea diferente, donde la Alegría de la Fraternidad se manifieste a través de todos los hombres”. ¿Cómo es posible, podríais pensar, negar tal mensaje de esperanza? ¿No es éste el futuro anhelado por todos? Es el futuro esperado por la mayoría de los hombres, pero no por todos. La humanidad se encuentra en diferentes peldaños de la escala evolutiva; por encima de cierto nivel todos son buenos augurios para los hombres. Son aquellos que aún no han manifestado esa medida de su Ser divino que no reconocen que el compartir es divino, que la justicia y las correctas relaciones son divinas, sino que ven la Divinidad como competencia y conflicto, y registran el valor del hombre por el peso de su oro.

Muchos temen y sufren; privados de trabajo y esperanza para el futuro, luchan día a día. Pero muchos otros están creando su futuro para ellos mismos, y muchos, también, están muriendo en el proceso. En todo el mundo los hombres están despertando a la posibilidad de una vida mejor con libertad y justicia en el corazón de la misma. No temáis, la voz del pueblo se está alzando y como un contagio afecta a cada vez más personas. Maitreya se encuentra detrás de aquellos que viven –o mueren– por la verdad de la libertad, la justicia y la unidad del hombre. Los jóvenes lideran el camino, y el futuro es para ellos.


La Unidad de la Humanidad

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme, 15 de Junio de 2008

El momento pronto se acerca en el que los hombres verán por sí mismos que la dirección en la cual están embarcados ahora es falsa, infructuosa para su futura felicidad, y condenada al fracaso. Viendo esto, ellos se formularán las preguntas: ¿Por qué este vacío? ¿Por qué no logramos alcanzar la paz que buscamos? ¿Dónde nos equivocamos? Volviéndose entonces a Maitreya, ellos evaluarán Sus palabras, contrastando su relevancia con su grave situación. Ellos encontrarán que fundamental para el pensamiento de Maitreya está el concepto de Unidad. Los hombres deben, Él les asegurará, verse a sí mismos como Uno, cada uno parte de un Todo unido –la familia humana– y que todo lo que hacen debe reflejar esa Unidad. El actual fracaso a apreciar esta realidad, Él sostendrá, es responsable de todas nuestras dificultades y problemas, nuestra desarmonía y temores, nuestros conflictos y guerras.

“Ved a vuestro hermano como a vosotros mismos”, dice Maitreya. Cread un Almacén Internacional del cual todos puedan proveerse. Sólo así, con el Compartir, puede el mundo renovarse, es Su Enseñanza. Sólo con el Compartir, Él afirmará, los hombres encontrarán la felicidad que buscan. Sólo el Compartir traerá Justicia y Paz.

Así Maitreya guiará los pensamientos de los hombres hacia la Verdad que Él trae y es. Así Maitreya mostrará a los hombres sus errores y la solución a su dilema, y así los hombres evaluarán su situación y, en número creciente, comprenderán la Verdad de Su consejo. Cada vez más, los hombres verán que la orientación de Maitreya es la única forma de lograr la felicidad y paz que todos internamente ansían. Retenidos por el temor hasta entonces, ellos encontrarán en Su sencilla Enseñanza la respuesta a todos sus temores y males.

Naturalmente, no todos encontrarán en Maitreya la orientación que buscan. Muchos, realmente, encontrarán en Su Enseñanza todo lo que ellos temen y odian. Gradualmente, no obstante, el ardor de aquellos que pueden responder y resonar a Sus simples palabras de Verdad traerán a millones a Su causa de Justicia y Paz. Su Enseñanza, aunque sencilla, penetrará en los corazones de todos aquellos en los cuales el amor aún no se ha extinguido.

Así Maitreya trabajará en todo el mundo, atrayendo a Su lado a todos lo que anhelan un nuevo comienzo, un mundo más simple y feliz en el cual gestar sus familias en paz y armonía.

El Día de la Declaración será la señal para ese nuevo comienzo para el Planeta Tierra. En ese día sin precedentes, los hombres experimentarán la Unidad de la cual Maitreya habla. Ellos percibirán que toda la humanidad está pasando por la misma experiencia. Ellos sentirán un humilde orgullo de ser uno de una inmensa familia de hermanos y hermanas cuyos corazones están latiendo juntos en un amor totalmente nuevo. Esta sensación de pertenencia juntos les abrazará y motivará lágrimas de una alegría largamente olvidada a todos y cada uno.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]