Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Diciembre 2013
Título: Un anteproyecto para el compartir
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


Un anteproyecto para el compartir

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme, 5 de Noviembre de 2013

Cuando los hombres consideran el principio del compartir, ellos casi siempre lo ven en términos personales. Ellos visualizan una situación en la cual se espera que ellos, personalmente, entreguen sumas considerables de dinero a personas lejanas que no conocen, ni les preocupa conocer. De hecho, el principio del compartir solo puede organizarse como un proceso global.

Existen varias formas en las cuales esto se puede lograr, tanto parcial como totalmente. Nosotros, vuestros Hermanos Mayores, consideramos que el siguiente es el método más práctico, más simple y justo de todos, uno que, si se adoptase, satisfaría a un mayor número. A cada nación, Nosotros sugerimos, se le pedirá que haga un inventario de todos sus recursos y necesidades, lo que producen por sí mismos y lo que se ven obligados a importar. Luego, a cada nación se le pedirá que coloque en un fondo común aquello que tiene en exceso de sus necesidades, formando un inmenso recurso internacional del cual todos puedan sacar. Naturalmente, las grandes naciones desarrolladas darán una mayor cantidad pero todos donarán su excedente no necesario. Este esquema nos atrae por su simplicidad y equidad; llevará, por supuesto, tiempo implementar, pero Nosotros prevemos un tiempo en el que se logrará.

Muchos son los organizadores y administradores entrenados para los cuales este trabajo proporcionará un bienvenido servicio al mundo. Todo procederá bajo el patrocinio de un Maestro o al menos un iniciado de tercer grado, para salvaguardar la confianza de todos. Así, de un plumazo el azote de la pobreza y la necesidad llegará a su fin. Los corazones y vidas de incontables millones de personas serán elevadas a la alegría, y aquellos que compartan por primera vez encontrarán una felicidad profunda y satisfactoria, que quizás, ellos temían conocer.

Solo de esta manera se engendrará la confianza esencial para el fin de la guerra y el terrorismo. Sin tal confianza nunca habrá paz. Sin paz el futuro de la humanidad será realmente desolador. Por tanto, alguna forma de compartir es esencial si queremos sobrevivir. Cuando la mayoría de hombres comprendan esto, los principales problemas del mundo podrán resolverse.

El principio de compartir está empezando a entrar en las mentes de muchos grupos en todo el mundo. Poco a poco los hombres forjan su camino hacia esta conclusión. Maitreya recuerda a todo aquel que le escucha que solo el compartir proporciona la solución a nuestros problemas. Así, a medida que pasan las semanas y los meses, puede verse a los hombres lidiar con sus problemas, y cada vez más encuentran al compartir como la clave a su futuro.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]