Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Marzo 2011
Título: La voz del pueblo es escuchada
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


La voz del pueblo es escuchada

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme, 13 de febrero del 2011

Durante dieciocho días trascendentales, recientemente, la atención del mundo se fijó en una plaza en una antigua ciudad. En sus miles y decenas de miles, el pueblo de El Cairo, jóvenes y mayores y muy jóvenes, caminaron valientemente a través de los tanques y cañones de agua, y aprendieron rápidamente el arte de respirar en medio de un ataque con gas lacrimógeno. El pueblo de El Cairo, en pacífica fraternidad, tomó y mantuvo su Plaza, añadiendo el nombre Tahrir a las glorias del pasado ilustre de Egipto.

Durante dieciocho días, desafiaron a la policía y a los agentes del antiguo y corrupto régimen, pidiendo con una voz pacífica y confiada el cambio, justicia y trabajo, libertad y el imperio de la ley. Los musulmanes entre ellos rezaron en los momentos señalados mientras que otros hacían guardia, protegiéndoles de un ataque. La fraternidad floreció y una extraordinaria potencia espiritual era tangible en la Plaza y en toda la ciudad.

¿De dónde surgió esto? Cada día, durante dieciocho días, Maitreya pasó muchas horas en El Cairo, principalmente en la Plaza. Con muchos disfraces diferentes, Él trabajó entre la gente, consolando a los heridos y a los muchos mártires que dieron sus vidas por la libertad y la justicia. El Gran Señor les alentó, guió y bendijo por su ardor y moderación, y un profundo sentido de amor y unidad llenaron los corazones y las mentes de todas las personas. Los periodistas extranjeros estaban sorprendidos de la alegría expresada tan abiertamente por los ciudadanos, jóvenes y mayores, ricos y pobres, débiles y fuertes. Bañados en las energías y amor de Maitreya, renacieron de nuevo.

Déspotas

Los déspotas y ‘hombres fuertes’ cercanos observaron estas escenas diarias en televisión con horror e incredulidad, esperando una clara y firme respuesta del viejo régimen para poner fin a esta locura. Esta locura fue la voz del nuevo tiempo, el tiempo de la justicia y el compartir, la libertad y el amor.

Es la voz del pueblo, y el pueblo se ha despertado a su unidad y poder. Para los viejos déspotas, la escritura está en la pared.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]