Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Diciembre 2010
Título: Las necesidades de los hombres
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


Las necesidades de los hombres

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme, 13 de Noviembre de 2010

Cuando los hombres evalúen su situación actual sólo pueden llegar a una conclusión: los métodos incluso del pasado reciente ya no funcionan. Por todas partes, pero especialmente en el sector financiero y económico, existe un continuo y creciente caos. ‘Expertos’ son convocados para ayudar a los titubeantes gobiernos a recobrar algo de control pero es en vano; los viejos y ya probados métodos se niegan a obedecer las voluntades de sus ministros, por muy experimentados que pudieran ser.

¿Qué deberían ellos, los gobiernos del mundo, hacer? ¿Qué pueden hacer? Ellos pueden continuar durante un tiempo manipulando las viejas estructuras, esperando que las cosas se ‘calmen’, y los viejos patrones sobrevivan. Esta es, realmente, una esperanza vana. Hablando en términos generales, los gobiernos de la mayoría de países ven su papel como protectores y defensores del ‘status quo’, esa falsa idea de que la vida es estática y, por tanto, todo cambio es subversivo e indeseable.

Esta actitud es cierta en la mayoría de gobiernos, tanto de ‘derechas’ como de ‘izquierdas’, capitalistas o socialistas. En ambos casos no logran reconocer los anhelos de sus pueblos por el cambio, por un nuevo concepto de vivir, uno que asegure su capacidad de criar a sus familias en paz, seguridad y bienestar. El fracaso de los gobiernos es precisamente su incapacidad de ver que su verdadero papel es velar por el bienestar de su pueblo. Perdidos como lo están en la competencia y el seguimiento de las ‘fuerzas del mercado’, han perdido el contacto, en gran medida, con las necesidades de aquellos a los que afirman representar. Los espejismos de poder y autoridad superan, generalmente, su deseo de servir.

Divorciados de las necesidades reales del pueblo, recurren a la ideología y la teoría. Incluso así, no se les puede culpar totalmente. No conocen nada de las fuerzas que intentan contener. Ignorantes como lo son, caen presa fácil de las fuerzas destructivas del pasado.

Las personas, mientras tanto, sufren y esperan y rezan, inconscientes, en su mayoría, de que la ayuda por la cual rezan está incluso ahora entre ellos, lista y ávida por socorrer su sufrimiento y aliviar su fortuna. Las personas conocen la verdadera naturaleza de sus necesidades pero requieren un fuerte e intrépido representante para hacer oír su voz. Ya presente, ese representante, Maitreya, está trabajando discretamente para influenciar la dirección que tomarán los acontecimientos. Pronto, esa voz resonará más alto, y muchos estarán preparados para responder. Así el Plan llevará a cabo su propósito benefactor para asegurar el futuro de todos los hombres.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]