Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Julio/Agosto 2010
Título: La búsqueda de la paz
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


La búsqueda de la paz

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme, 13 de Junio de 2010

Sin duda, el logro más importante de la humanidad sería el fin de la guerra. Logrado esto, las energías de los hombres se liberarían para abordar los muchos otros apremiantes problemas que les acosan actualmente: las millones de personas que padecen hambruna innecesariamente en un mundo de abundancia; el precario desequilibrio ecológico del planeta; la siempre creciente brecha entre las naciones ricas desarrolladas y las pobres en desarrollo; la creciente incidencia y temor del terrorismo, cada vez más sofisticado; la privación y temor engendrados por el colapso económico en todo el mundo.

Algunos gobiernos intentan afrontar algunos de estos difíciles problemas mientras que otros aún son los culpables e instigadores de ellos. ¿Qué puede hacer la humanidad? ¿Cómo empezar cuando cada problema brota de otro, y todos parecen intratables?

Desde Nuestro punto de vista, estos problemas son reales y apremiantes, y surgen de una sola condición: el separatismo que descansa como un pesado yugo en los hombros de la humanidad, e impide toda acción al unísono. La ideología en vez de la razón aún guía las mentes y las acciones de los gobiernos cuyas decisiones afectan a las vidas de todos. Ellos buscan amigos y aliados para apoyar sus posturas, y así se construyen los bloques de poder que luchan por la supremacía en las mentes y corazones de los hombres.

Hoy, este problema se acentúa por la reabertura de la división religiosa entre el Cristianismo y el Islam. En un mundo crecientemente laico, los seguidores fundamentalistas de ambas religiones son cada vez más belicosos, elevando la temperatura de la confrontación a cotas cada vez más peligrosas. Especialmente, el terrorismo islámico, en completa contradicción con la enseñanza del Profeta, ha introducido una nueva dimensión a la lucha por un mundo pacífico. ¿Cómo puede invertirse este proceso? Sólo existe una forma de lidiar con estos problemas, una que nunca se ha intentado, pero que, de un plumazo, aliviaría la suerte de incontables millones de personas y traería, por fin, una paz verdadera y duradera a un mundo en agonía.

Inmaculado

Los hombres deben comprender que no están separados, nunca lo estuvieron y nunca lo estarán que forman parte de un todo divino e inmaculado que nos envuelve a todos, al cual, a nuestra propia manera, le damos el nombre de Dios. Los hombres deben comprender que Dios es paz, es justicia, compartir y confianza, y que su temor es también el temor de sus hermanos. La labor de Maitreya es mostrar a los hombres esta verdad, y recordarles que en el fondo de su anhelo yace la paz que todos ellos desean, esperando ser manifestada.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]