Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Junio 2010
Título: Fraternidad
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


Fraternidad

Por el Maestro -, a través de Benjamin Creme, 12 de Mayo de 2010

Sin duda, éste es un momento de vital importancia para la humanidad. Las decisiones tomadas por los hombres ahora decidirán, en gran medida, todo el futuro de este planeta. La futuras generaciones se asombrarán de la aparente facilidad con la cual tantos hoy se eximen de responsabilidad por los males del mundo: millones de personas padecen hambruna y mueren de necesidad en un mundo bendecido con un inmenso excedente de alimento; millones más padecen siempre de hambre y de desnutrición. Muchos conocen la verdad de esto y sin embargo no hacen nada. ¿Cómo puede ser? ¿Qué impide su acción? La base de esta inacción es la complacencia, la fuente de todo mal en el mundo. La complacencia tiene sus raíces en el crimen de la separación que divide a los hombres e impide el florecimiento de la Fraternidad.

Los hombres deben pronto comprender esta verdad o perecer. La Fraternidad es tanto una idea como el hecho de nuestra vida planetaria. Sin la realidad de la Fraternidad como la base para toda acción, todo esfuerzo del hombre no fructificará.

Cuando los hombres acepten la Fraternidad como la naturaleza esencial de la vida, cada aspecto de nuestra vida cotidiana cambiará para mejor. Toda manifestación de la Fraternidad disolverá las barreras que se forman entre los hombres, y que conducen al malentendido y la desconfianza. La Fraternidad sacia el dolor de pérdida e infortunio. Es un don precioso que debe cultivarse y nutrirse. Valiosa Fraternidad, es la clave que da entrada a las cámaras refinadas del corazón. Nosotros, vuestros Hermanos Mayores, valoramos la Fraternidad como Nuestra naturaleza más elevada, y nos esforzamos por mantener y fortalecer su realidad. Cuando los hombres, también, perciban la verdad benefactora de la Fraternidad, ellos comprenderán la belleza que su naturaleza exhibe, y percibirán algo de la belleza de la divinidad misma. La Fraternidad es divina como los hombres son divinos. No puede ser de otra forma.

Verdad profunda

Los hombres están a punto de experimentar una profunda verdad, una conciencia despierta de su Ser esencial. Para la mayoría, vendrá como una experiencia de renacimiento hacia un estado hace mucho perdido en el pasado distante. Cada uno, a su manera, se sentirá redimido, renovado, limpio y purificado. La alegría y belleza de la Fraternidad deleitará todo su Ser, y cada uno se verá a sí mismo como una parte de esa belleza y amor.




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]