Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Septiembre 2009
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como "ángeles" salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un 'familiar', una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el 'patrón' de una persona real, pero en la mayoría de las veces el 'familiar' es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


'Mano' de Maitreya en pantalla

Estimado Editor,
Era jueves 23 de julio de 2009 y Benjamin Creme ya había llegado a Nueva York para su gira anual de conferencias. Esa noche habíamos planeado un grupo reunirnos en nuestra casa con Benjamin Creme y su mujer.
Justo antes de la reunión Creme tenía previsto dar una entrevista telefónica así que estábamos acondicionando mi oficina en la puerta de al lado para ello. Soy un editor de vídeo y estaba haciendo preparativos para mostrarle algunos anuncios televisivos que los grupos de EEUU habían creado para promocionar la gira y también un anuncio sobre la llegada de la 'estrella'.
Mi sistema de edición tiene dos monitores de vídeo y dos monitores de ordenador. Uno de los monitores de ordenador se estropeó hace un par de meses y no lo he reemplazado, así que siempre está apagado. Al sentarme noté algo con el rabillo del ojo: había una huella de mano sobre la pantalla del monitor roto.
Mi primera reacción fue: "¿Quién puso su mano sobre mi monitor?" Soy muy cuidadoso con mis equipos y mantengo limpios los monitores. Nunca pongo mis dedos, mucho menos mis manos, sobre ellos.
Mientras observaba la huella de mano mi corazón comenzó a latir de prisa y mi cuerpo comenzó a hormiguear. Entonces comencé a recapacitar sobre las posibilidades de quién podría haber hecho esto. No podía haber sido mi hijo (sus manos son muy pequeñas). No pudo haber sido un cliente (no ha habido ninguno este mes). ¡Y nadie, exceptuando yo, entra en la oficina!
Coloqué mi mano frente a la huella de la mano sin tocarla y vi que no coincidía con mi tamaño. Era más grande. También, debido a su forma parecía que la huella de mano provenía desde dentro del monitor. Comencé a darme cuenta de lo que podía ser y muy calmadamente fui hasta la puerta de al lado a llamar a mi mujer y a un amigo. Entraron en mi oficina e inmediatamente quedaron boquiabiertos cuando vieron la huella de mano. Benjamin llegaría en una media hora así que esperamos pacientemente a que él la viera. Cuando vio la huella de mano, consultó a su Maestro y fue confirmado que realmente fue manifestada por el Señor Maitreya.
Huelga decir, fue un evento edificante. Todos los miembros del grupo que asistieron a la fiesta pudieron disfrutar de las energías y del regalo que se nos dio.
La huella de mano aún está allí. Ciertamente es bonito tener la 'mano' allí mientras trabajo. Es un regalo maravilloso. Sencillamente estoy agradecido y continúo realizando nuestro trabajo. El amor y energía de Maitreya siempre están con nosotros y pronto veremos más que su 'mano'.
M. S., Nueva York, EEUU.

La Mano de Maitreya en la pantalla del ­ordenador de Michael Smith

La necesidad de fe

Estimado Editor,
El viernes 25 de junio de 2009, en la última noche en Egmond-aan-zee, Holanda, caminábamos por el paseo marítimo (paralelo al mar) y justo cuando hablábamos de la importancia de la fe y sobre la fe en la vida no importara lo que sucediera, miramos hacia arriba y vimos una gran esfera naranja que parecía estar muy cerca de nosotros, casi sobre nuestras cabezas.
(Justo unos pocos minutos antes de nuestro paseo habíamos estado leyendo y debatiendo un capítulo sobre fe en Filosofía Cósmica de Adamski. Él explica que lo opuesto a la fe es el temor que está basado en preocupaciones de la personalidad, mientras que la fe está arraigada en un sentido de lo eterno.)
Al principio pensamos que era un helicóptero, pero dado que no emitía ningún ruido, nos quedamos de pie observándolo mientras se movía deliberadamente (no parecía flotar sino moverse bajo su propia energía) paralelo a la costa. Al principio, estaba sobre el borde del agua, entonces se elevó a ritmo constante hasta que pareció como si estuviese sobre la luna, después de lo cual se alejó de nosotros mar adentro en dirección sur. (1) ¿Era la Nave de Luz de Maitreya? (2) ¿Era una nave de otro planeta? (3) ¿Fue su aparición para resaltar, o algo así, la importancia de la fe?
J. K. y F. E., Holanda.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma: (1) Sí. (2) No. (3) Sí.)

Charla sincera

Estimado Editor,
En la conferencia de Benjamin Creme en Osaka el 16 de mayo de 2009, yo estaba en la mesa de libros. Un anciano con una gran sonrisa se acercó y preguntó (en un dialecto de Osaka): "¿Quién es Maitreya?" Me quedé un poco sorprendida por su pregunta directa y dubitativamente comencé a responder: "Él es el hermano mayor de la humanidad y proviene de nuestra evolución humana". Él dijo claramente, con una sonrisa tan feliz: "Usted quiere decir que él es un educador que guiará a la humanidad, ¿verdad?" "Sí, él es el Instructor del Mundo", respondí sin dudarlo. Después de este intercambio, se me recordó con vigor la importancia de hablar directamente desde mi corazón. ¿Era este hombre feliz Maitreya?
Y. H., Osaka, Japón.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya.)

Dos cartas de la misma persona

¿Quién es quién?

Estimado Editor,
(1) En la conferencia de Benjamin Creme en Tokio en mayo de 2009, estaba trabajando en la mesa de libros en el vestíbulo. Un joven se me acercó y de repente me preguntó: "¿Quién es Maitreya?" Fue una pregunta tan directa que yo le pregunté: "¿A qué se refiere con '¿Quién es Maitreya?' ¿Desde qué perspectiva lo pregunta?" El hombre respondió: "¿Es el señor Creme Maitreya?" Así que pude decir: "Maitreya y el señor Creme son personas diferentes". Entonces preguntó: "¿Es Maitreya un Mesías?" "Bueno, le puedes llamar así", respondí. Él entonces preguntó: "¿Es Maitreya el Cristo?" "También se podría decir eso", respondí. El hombre dijo: "Vale, lo comprendo", y se fue a otra mesa. ¿Era este joven un Maestro?
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el joven era el Maestro Jesús.)

Intercambio justo

(2) Cuando acabó la sesión de preguntas y respuestas de la conferencia de Benjamin Creme en Tokio en mayo de 2009, las personas comenzaron a congregarse alrededor de la mesa de libros. Un hombre se acercó a nuestra mesa, llevando muchos libros y DVD, que ya había comprado. Parecía algo nervioso y miraba los casetes. Después de un rato, pidió intercambiar los DVD por los casetes. Pensé que era extraño intercambiar DVD por casetes, pero los intercambié y recibí el pago de la diferencia. Entonces el pidió intercambiar los casetes por los CD. Así que accedí, sintiéndome cada vez más extraño. Después de que el hombre se hubiera marchado, de repente me di cuenta de que era el mismo hombre que había estado hablando conmigo cuando estuve colgando carteles para la conferencia. Él había dicho vehementemente: "Seguro que iré". ¿Era ese hombre un Maestro?
N. Y.,Tokio, Japón.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era el Maestro Jesús.)

Joven de corazón

Estimado Editor,
Me gustaría preguntar sobre un hombre que conocí en la conferencia de Benjamin Creme en Tokio en Mayo de 2009. Yo estaba reponiendo la mesa de información gratuita durante la pausa. Un hombre de unos 70 años, con camisa azul, se detuvo frente a mí cuando casi no había ninguna persona en el vestíbulo. Él dijo: "Soy cristiano, aunque no he traído una Biblia conmigo hoy". Pensé que era un poco extraño porque antes había oído a otro hombre decir: "Él [Benjamin Creme] hablaba sobre Cristo, pero es bastante diferente de la religión, ¿no es cierto?"
El hombre con la camisa azul dijo: "Quiero preguntarle al Cristo cuando le vea la próxima vez si el contenido de la Biblia es todo cierto". Me pregunté en mi mente: "¿Cuándo verá este hombre al Cristo, después de que muera, quizás?" Entonces él dijo: "Yo viviré hasta tener 200 años". Sonreí y comenté: "Eso está bien". ¿Era alguien especial?
Y. I., Tokio, Japón.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre con la camisa azul era Maitreya.)

Larga vida

Estimado Editor,
En la conferencia de Benjamin Creme en Tokio en mayo de 2009, estaba descansando en una silla en el vestíbulo durante la pausa antes de la sesión de preguntas y respuestas.
Un anciano de unos 70 u 80 y tantos años vino sonriente y se sentó en una silla a mi costado. Era de complexión pequeña y su espalda estaba algo arqueada. Llevaba una camisa azul. "¿Podría entrevistarla?" dijo de repente. "¿Qué? Bueno, sí", respondí.
"¿Hasta qué edad te gustaría vivir?" preguntó.
"¿Hasta qué edad me gustaría vivir, bueno, quizás hasta los 80?" dije.
"Entonces, la siguiente pregunta es, ¿vives felizmente cada día?" preguntó el hombre.
Después de pensar un poco, respondí: "Sí, vivo felizmente cada día".
"¿De veras? Yo deseo vivir hasta los 200 años", dijo el hombre. "Algunos de mis amigos dicen que desean vivir hasta los 300 años. Si uno vive felizmente cada día, uno desearía vivir hasta los 200 o 300 años".
"Bueno, en ese caso, quiero vivir hasta los 300 años", dije.
El hombre se marchó con una sonrisa. ¿Era un Maestro?
S. Y., Tokio, Japón.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya.)




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]