Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 2008
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como "ángeles" salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un 'familiar', una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el 'patrón' de una persona real, pero en la mayoría de las veces el 'familiar' es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


Señal de estrella

Estimado Editor,
En agosto de 2008 tuvimos un stand en la feria esotérica de Magdeburgo. Una pulcra y alegre mujer se acercó a mí y quiso saber lo que estábamos haciendo.
Le conté sobre nuestra información y ella estuvo de acuerdo con todo lo que dije asintiendo con la cabeza y repitiéndolo en palabras sencillas.
En realidad, todo lo que dije le pareció evidente. Le pregunté lo que hacía en la vida. Estaba jubilada. Lo encontré extraño dado que no parecía mayor de 50 años. Había sido profesora en un colegio de formación de peluquería pero ahora estaba trabajando "en un proyecto". "Me gustaría algo de vuestro stand, porque lo que estáis haciendo aquí es bueno". Ella decidió llevarse el libro El Arte de la Cooperación, diciendo que le proporcionaría inspiración para su proyecto. Pero no lo podía pagar en ese momento porque necesitaba sus últimos 20 euros para otra cosa. Ella regresaría al día siguiente para pagarlo.
Allí estaba ella al día siguiente, con un vestido rojo y con el pelo teñido de rojo y una pequeña cesta, obsequiándome dos [flores de] gerbera blancas. Ella pagó el libro y colocó 1 euro para mí y otro para mi colega Carsten en la mesa para "comprarnos algo de café".
Ella entonces se sentó a mi lado y me pidió que le contara más. Me tuve que reír, porque habíamos oído esa frase bastante veces el día anterior. Le invité a que me preguntara algo pero en su lugar ella declaró: "El suceso será anunciado con una estrella brillante en el cielo, que será visible para todos".
En ese momento, la filmación de la entrevista con Mary Akatsa se estaba mostrando en nuestro ordenador portátil y le invité a que lo viera, dado que había un punto brillante visible durante la entrevista y proporciona un relato de la aparición de Maitreya en Nairobi, Kenia el 11 de junio de 1988. Por primera vez mientras miraba la entrevista, que yo ya había visto muchas veces antes, se deslizaron lágrimas por mis mejillas. Al final, la mujer, cuyo nombre era Bárbara, dijo: "Esta historia no puede ser otra cosa que cierta, porque él aparece a los más pobres entre los pobres".
Luego ella sacó una botella de acondicionador de pelo de su bolso y me lo dio con estas palabras: 'Si lo dosificas mucho, el suceso tendrá lugar antes de que esta botella se haya acabado'. Tan alegre y pulcra como había aparecido, se marchó andando. ¿Era Bárbara un Maestro?
D. C., Berlín, Alemania.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la 'mujer' era Maitreya.)
[Nota del Editor: El 'suceso' es el momento cuando Maitreya comience Su misión abierta. La 'estrella' será un vehículo espacial de Marte.]

Estrella anunció la aparición de ­Maitreya en Nairobi

El periodista del Kenya Times Job Mutungi, describiendo la visita de Maitreya a Kawangware, Nairobi, el 11 de junio de 1988, relató: "El sábado 4 de junio de 1988 una gran estrella brillante fue avistada en el cielo encima de los devotos. Era inusualmente más brillante que las estrellas normales". (Share International, Septiembre 1988)
Otra testigo ese día, Agnes Mutua, describió haber visto a Maitreya apearse del coche del señor Gurman: "Mientras desaparecía, una gran estrella brillante con colores arco iris se elevó en el cielo. Todos los vecinos y mis hijos la vieron, y no dudaron que Jesús había venido a Kawangware. Esta estrella puede verse durante las sesiones de curación de Mary [Akatsa] en Kawangware".
La estrella aún era visible en 1994 cuando la colaboradora de Share International Memo Neupert visitó Nairobi. La sanadora Mary Akatsa confirmó que era la misma estrella. (Share International, Julio 1994)


Secreto de Maitreya

Estimado Editor,
El sábado 29 de marzo de 2008, dos colaboradoras y yo atendíamos un stand de Share International en el Vitality Show, Olympia, Londres. Dos mujeres se acercaron al stand. La primera mujer parecía caribeña, de mediana edad, alta y fornida. Llevaba un vestido largo, rosa oscuro con un cuello en forma de V de lentejuelas plateadas, un abrigo rojo y un gran turbante rojo. ¡Tenía un rostro amigable y era muy llamativa! Su acompañante era más joven, una mujer asiática alta y delgada, con largo pelo castaño atado a su espalda. Ella estaba de pie más alejada, parecía solemne y seria, y no sonreía mucho.
Expliqué la información y la mujer de rojo asentía y sonreía de forma entusiasta. Luego me formuló una serie de preguntas. "¿Había alguna vez experimentado a Maitreya personalmente?" Relaté un incidente y expliqué que muchas personas estaban teniendo tales encuentros, y me maravillaba de los disfraces imaginativos y del sentido del humor que tenían los Maestros. ¡Lo extraño fue que, si yo hacía una pausa por un segundo, ella terminaba la frase por mí! Era tan obvio. Me pregunté si podría ser Maitreya, pero al mismo tiempo intentaba ser profesional y contar la información lo más normalmente posible. Había un brillo en sus ojos, y nuestro intercambio me proporcionó un alegre empujón.
Hablamos de vivir una vida más simple y de compartir los recursos del mundo, y luego yo hablé sobre la entrevista de Maitreya en televisión que tendría lugar pronto. Dije que Benjamin Creme explica que cuando Maitreya hable sobre cómo solucionar los problemas del mundo, podríamos haber oído ideas y conceptos similares antes, pero esta vez, con Maitreya mismo expresando las palabras. Hice una leve pausa. ella dijo enérgicamente: "Nosotros entenderemos". "Exactamente", dije.
Sus ojos se detuvieron sobre el folleto de Meditación de Transmisión. Ella inmediatamente dijo: "Es como ayudar a una buena causa, ¿no es así?" Yo no había hablado aún sobre la meditación o que fuera para servir, así que sus observaciones me sorprendieron. Ellas me agradecieron y se marcharon, dejándome edificada y un poco perpleja.
¿Podría por favor indicar si las dos mujeres eran, de hecho, Maestros?
G. F., Londres, Reino Unido.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la 'mujer caribeña' era Maitreya, y la 'mujer asiática' era el Maestro Jesús.)


¡Quienquiera que lo crea, puede hacerlo!

Estimado Editor,
El 6 de septiembre de 2008 otro miembro del grupo y yo íbamos a ayudar con el stand de Share International en la feria paranormal en una iglesia ('De grote kerk') en La Haya.
Cuando llegué, dos visitantes dijeron que habían venido especialmente a oír la charla sobre Maitreya y que ya había personas esperando en la sala de conferencias. Quedé conmocionada dado que no sabía nada sobre una conferencia y no había nadie para impartirla. Fui a la sala de conferencias para cancelar la charla y explicar la razón.
Había media docena de personas, incluyendo un hombre de aspecto oriental que me dijo: "¿Por qué no das tú la conferencia?" Respondí dubitativa que no podía hacerlo, pero él dijo: "Hazlo tú misma, ya tienes tanta sabiduría y conocimiento dentro de ti", y él miró hacia una mujer que estaba sentada a su lado, que asintió con aprobación. Me sentí confusa y un poco aterrada.
El hombre volvió a decir: "Hazlo, puedes hacerlo, tienes tanto que contar", y nuevamente miró a la mujer que dijo: "Sí, puedes hacerlo".
Yo estaba aún confusa y pensándomelo otra vez cuando el hombre repitió: "Dices que en el stand das información sobre Maitreya. Crees el mensaje, ¡cuéntalo! No tiene que ser perfecto".
Respondí que lo intentaría y regresé al stand a contárselo a mi colega. Él había oído sobre la conferencia y, aunque él tampoco había impartido una charla, ya había decidido darla. Le conté lo que acababa de suceder y decidimos dar la charla juntos.
Cuando regresamos el hombre asintió con la cabeza: "Sí, también la podéis dar juntos", y la señora sonrió. Luego informamos a las personas presentes sobre Maitreya y el compartir. Durante nuestra charla el hombre a menudo asentía en aprobación y después dijo: "Lo habéis hecho genial, realmente fantástico", y la mujer estuvo de acuerdo.
Luego recordé que tres días antes había debatido con un amigo sobre cuán difícil era iniciar los pasos para dar a conocer el mensaje de Maitreya. Yo dije algo así: "Ojalá Maitreya me diera una indicación muy clara sobre qué pasos tomar".
(1) ¿Eran el hombre y la mujer Maestros? (2) ¿Se trató de una reacción a mi comentario?
N.H., Holanda.
((1) El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya, la 'mujer' el Maestro Jesús. (2) Sí.)


Compañero activista

Estimado Editor,
El sábado 15 de julio de 2008 iba de camino a casa después de asistir a una manifestación en Londres, convocada con poca antelación para objetar a la visita de George W. Bush, su recepción con la Reina y la invitación para cenar con el primer ministro británico esa noche.
Me sentí un poco cohibida de pie allí en la plataforma del metro con personas mirando mi pancarta que decía: "El compartir y la justicia traerán la paz". El tren llegó al fin y justo cuando me acercaba a las puertas, oí una voz a mi lado: "Veo que has estado entonces en la manifestación". Una vez dentro del tren vi que mi compañera era una mujer de mediana edad de aspecto estudioso que llevaba gafas muy gruesas. Tenía pelo negro y llevaba una chaqueta cubierta con todo tipo de distintivos de activista. Ella se inclinó hacia delante con firmeza y comenzó a comentar sobre el gran número de personas que habían asistido a la manifestación a pesar de la poca antelación de la convocatoria y también del excelente calibre de los discursos.
Debatimos sobre el discurso de Mozzam Begg que había estado prisionero en la Bahía de Guantánamo. Él retrató a una persona inteligente y culta que me hizo llorar con la descripción de su tratamiento allí. Otro orador fue Walter Wolfgang, un socialista que había sido arrestado en la Conferencia del Partido Laborista hacía unos años. Él dijo que las personas que habían venido a la manifestación y aquellos en todo el mundo que la apoyaban crearían el futuro mientras que Bush y sus socios permanecerían en el pasado.
Otro orador dijo que los medios de comunicación eran cómplices de engendrar el engaño en las personas que vivían en Occidente al no informar sobre la guerra en Irak y la ocupación israelí de Cisjordania y el control de Gaza.
Luego la mujer me dijo algo extraordinario: "Las únicas áreas de crecimiento en Norteamérica son la militar y la carcelaria".
Mi parada llegó y me tuve que ir después de despedirme.
Me gustaría preguntar si esta persona era un Maestro.
S. P., West Sussex, Reino Unido.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la 'mujer' era Maitreya.)


Vista privada

Estimado Editor,
En mi ordenador tengo un pequeño y simpático programa con un 'Rijks-widget' que muestra una obra de arte diferente de la colección del Rijksmuseum de Ámsterdam cada día, para mostrarla en el escritorio del ordenador. La mañana del 17 de septiembre de 2008 me sentía algo nervioso dado que iba a traducir la conferencia de Benjamin Creme en Ámsterdam esa noche, cuando el Rijks-widget mostró una estatua parecida al Buddha que llamó mi atención. Cuando la agrandé, y giré la página para leer la descripción, resultó ser una estatua del Bodhisattva Maitreya del siglo III d.C., con su mano alzada en "un gesto de confianza", como indicaba el texto explicatorio.
¿Se trató de una coincidencia o tuvo Maitreya algo que ver en la selección de arte que se mostró en el escritorio de mi ordenador ese día?
G. A., Ámsterdam, Holanda.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que Maitreya manifestó la imagen para el autor de la carta.)


Escena callejera

Estimado Editor,
Iba en bicicleta al trabajo el 10 de septiembre de 2008, alrededor de las 3 de la tarde, por la Avenida Diagonal, en Barcelona, cuando pasé junto a un hombre sentado en un banco, que parecía un mendigo callejero con pelo largo oscuro, gafas de leer, y un gorro. Parecía inusual, y de alguna manera parecido a un amigo mío. Justo había estado pensando lo que sería dormir en las calles y después de pasar a su lado el pensamiento "éste es Maitreya" de repente entró en mi mente. Giré la bicicleta y volví para hablar con él. Le pregunté si le podía hacer una foto: era amigable y dijo que sí, y me preguntó si era una turista. Le contesté que no, que vivía en Barcelona, pero que sabía que parecía una turista. Entonces me dijo: "El Dios de todo lo que es te ama y quiere que seas feliz", que parecía especialmente relacionado con el estado mental en el que me encontraba antes, preocupándome por no estar haciendo suficiente trabajo del Emerger, y por ello no siendo capaz de ser feliz. Él también me pidió algo de dinero que le di, y luego se puso de pie y dijo que se iba a buscar algo de comer. Se acercó al bordillo y comenzó a cruzar la calle mientras yo me alejaba. ¿Era este hombre Maitreya?
S. Q., Barcelona, España.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era realmente un familiar de Maitreya.)


Galleta del amor

Estimado Editor,
Hemos estado comprando la misma marca de galletas orgánicas durante años. Tienen una forma redonda con un agujero en el medio. Hace algunas semanas, abrí un paquete y encontré una galleta muy diferente del resto: era considerablemente más grande y tenía la forma inconfundible de un corazón. Lo encontré bonito, pero no pensé más en el tema. Días después, cuando compré otro paquete y lo abrí, encontré dos galletas con forma de corazón dentro. El siguiente paquete que compré días después contenía tres galletas en forma de corazón. Comencé a sonreír y a hacerme preguntas y realicé algunas pesquisas en la tienda: todas las galletas deberían tener la misma forma redonda, los paquetes estaban en buenas condiciones y nadie había informado de nada extraño con esa marca de galletas. Entonces, ¿son estas galletas en forma de corazón el resultado de un error en su fabricación o algo diferente?
C.F., Barcelona, España.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que no se trató de un error, las galletas fueron manifestadas especialmente por Maitreya. En resumen, una señal.)




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]