Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Julio/Agosto 2007
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como "ángeles" salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un 'familiar', una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el 'patrón' de una persona real, pero en la mayoría de las veces el 'familiar' es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


Corazón a Corazón

Estimado Editor,
El 17 de mayo de 2007 impartimos una charla periódica sobre el Emerger de Maitreya. La charla normalmente la dan, por turno, dos colaboradores, el primero enfocándose en el proceso mismo de la Reaparición y el segundo más en las prioridades y enseñanzas de Maitreya.
Comenzamos a tiempo. Después de 10 minutos, dos mujeres entraron y se sentaron a mi lado. Mientras avanzaba la charla, comencé a sentir algo muy inusual, una energía del tipo que se percibe en las conferencias de Benjamin Creme cuando él es adumbrado por Maitreya, que te golpea directamente en el corazón, haciendo de la conferencia un evento vívido. Duró hasta el final de la primera parte de la charla.
Tan pronto como comenzó el turno de preguntas y respuestas, la mujer justo a mi lado dijo que tenía una pregunta. Ella preguntó cómo sabíamos que la historia era verdadera y que Maitreya estaba realmente en el mundo. Curiosamente, uno podía volver a sentir la energía en la sala. Una de las colaboradoras que daba la charla respondió que todo dependía de la persona y cómo uno reaccionaba a esta información, pero en su caso ella estaba 100 por ciento segura debido a sus experiencias y sentimiento interno.
Luego la mujer comentó cuán lamentable era el estado del mundo y de qué manera podíamos cambiarlo. La respuesta fue que, a pesar del estado, había una creciente disposición y anhelo por el cambio, y que cuando Maitreya apareciera, algunos estarían en contra de lo que Él dice y representa, pero que la inmensa mayoría se congregaría a Su alrededor para hacer un mundo mejor. Ella asintió y dijo: "Sí, sí, nos congregaremos a Su alrededor". Ella también comentó que eran católicas pero que todas las religiones compartían una base común.
Dado que teníamos que dejar la sala, pusimos fin a la sesión de preguntas y respuestas. Ya que habían llegado tarde, les ofrecimos algo se material impreso. La más baja de las dos, que no habló mucho, dijo que ya había estado en una conferencia y tenía material. La más alta, que formuló las preguntas, aceptó una postal de la 'mano' de Maitreya. Cuando se estaban marchando, la mujer más alta alabó a las dos colaboradoras que habían dado la charla, diciéndoles que eran maravillosas y que hacían un gran trabajo. Al irse, repetidamente nos agradecieron que compartiéramos esta información con las personas.
De camino a casa, sentados en el tren, le conté a mi mujer sobre la energía que había sentido durante la charla y dije que la charla misma, probablemente debido a eso, había sido inusualmente inspiradora. Ella era una de las colaboradoras que había dado la charla, y estuvo totalmente de acuerdo de que hubo algo inusual en la atmósfera. Uno podía fácilmente percibir la veracidad de la información. Estábamos un tanto sorprendidos con la audiencia, especialmente estas dos mujeres de mente abierta que reaccionaron tan genuinamente a la historia.
En este contexto comentamos cuán ciertos eran los frecuentes comentarios de Benjamin Creme de que no había nada más convincente que la experiencia directa de contar esta información a las personas cara a cara, cómo podía tener lugar una comunicación corazón a corazón que crea un clima de esperanza y expectación. Para nosotros, la charla de esa tarde, con la energía percibida y la entusiasta reacción y comentarios de la audiencia, era un vivo ejemplo de cuán acertado está Creme. Nada es comparable a este tipo de presentación de la información.
¿Podría por favor decir si tuvo lugar algo especial durante la charla?
H. L., Barcelona, España.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la 'mujer' que más habló era Maitreya; la segunda 'mujer' era el Maestro Jesús. La energía que percibieron fue una bendición de Maitreya.)


Visitante entusiasta

Estimado Editor,
Los colaboradores de Londres tuvimos un stand en la Feria Mente, Cuerpo y Espíritu 2007 en Victoria, Londres. El evento de seis días de duración estuvo muy concurrido y estuvimos muy ocupados durante la mayoría del tiempo hablando sobre el regreso de Maitreya y los Maestros.
Durante un momento de calma, cerca del mediodía del sábado 26 de mayo, un joven se acercó a la mesa. Echó un vistazo al material impreso y miró con intensidad a las dos de nosotras que estábamos allí. Vestía de forma casual con tejanos y tenía un rostro suave y tez oliva. Tenía barba y pelo rizado oscuro anudado a su espalda. Mi compañera Gill se acercó para darle algo de información. Mientras escuchaba, nos miraba alternativamente, de la misma forma rápida y muy intensa. Hablaba con acento norteamericano, pero cuando le preguntamos de dónde venía, contestó: "Oh, de todas partes."
Preguntó si había alguna otra información además de los papeles de la mesa. Mi compañera le mostró el último ejemplar de la revista Share International. Ella fue pasando página a página, explicando todos las secciones regulares. Tenía una actitud muy alentadora, asintiendo con su cabeza y diciendo: "Muy interesante, muy interesante" cada vez que se pasaba página. Al final de la revista, miraron la foto de Benjamin Creme. Después de que ella explicara que estaba en una gira por Japón, el hombre preguntó cómo era trabajar con él. Ella dijo que era maravilloso; que mientras que la información era seria y el trabajo importante, era una gran alegría hacerlo. Benjamin era muy divertido y trabajar con él inspirador. Él preguntó sobre las suscripciones y decidió que lo haría en el futuro próximo. Ella le preguntó si, mientras tanto, le gustaría inscribirse en la lista de envío de boletín, a lo cual accedió y llenó un formulario firmando 'SANCTUS' en mayúsculas.
Él aceptó una tarjeta con las fechas de las conferencias de Benjamin Creme en Londres. Estaba resaltada la siguiente conferencia en julio, pero él dijo que no podría asistir porque estaría en Norteamérica en Julio. Ella también le ofreció una pequeña postal de la 'mano' de Maitreya. Él dijo: "No necesito una, pero mi contraparte divina le gustaría tener una".
Mientras se alejaba, Gill notó en su mochila una gran cruz acuariana plateada. ¿Podría haber sido Maitreya?
H. S., Oxford, Inglaterra.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya.)


La fuerza de una causa

Estimado Editor,
El sábado 2 de junio de 2007, alrededor de las 2:30 de la tarde, estaba con una colaboradora, Suzanne, de pie en Westminster Bridge, Londres, bajo un sol brillante. Estábamos en medio de una gran congregación de personas en una marcha EL MUNDO NO PUEDE ESPERAR, unos días antes de la reunión del G-8 en Alemania. Había una atmósfera vívida y vibrante y una barcaza subía y bajaba por el río con personas coordinando a la multitud para que hicieran el máximo de ruido posible. ¡Nos mareamos un poco haciendo sonar tanto nuestros silbatos!
Entonces a mi izquierda vi a un hombre negro alto de unos 35 años de pie, con una gran sonrisa, observando a la multitud de personas, que vestían de blanco y llevaban pancartas que llenaban el puente y las riberas del río. Él me preguntó por qué estábamos todos allí y se lo expliqué. Radiante dijo: "Soy de Uganda y esto me da tanta esperanza, ver a tantas personas pensando en gente como yo, de un país tan lejano. Todas estas personas diferentes unidas en una causa".
Moviendo un dedo hacia mí, resaltó la importancia de "una causa". Dijo: "Me hace tan feliz. El G-8 escuchará." ¿Me pregunto si era Maitreya?
G. F., Londres, Reino Unido.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya.)


Vista privada

Estimado Editor,
El 12 de mayo de 2007, asistí a la conferencia del Sr. Creme por primera vez. Supe de él y de Maitreya tan solo dos meses antes. Mi entendimiento era más bien limitado, incluso a pesar de haber leído dos de sus libros antes de la conferencia. Mi amiga que vino a la conferencia conmigo no sabía nada sobre el tema, y no parecía comprender mucho, preguntándome el significado de parte de la terminología desconocida. Sin embargo, después de la conferencia me dijo muy entusiasmada que había visto luz que no había sido visible para mí.
A continuación doy el relato de mi amiga Kazuko Hori: "Vi lo siguiente durante la bendición al final de la charla de Benjamin Creme. Noté un círculo de luz brillante dorada en medio del pecho de Creme y una bella luz dorada en forma de cinturón, del mismo ancho que el diámetro del círculo, que salía del mismo hacia sus hombros. El círculo era más brillante que el cinturón. Después de un rato el círculo de su pecho desapareció, y el cinturón de luz se extendió por todo su pecho. Cuando Creme se inclinó al final, toda su cabeza era de un hermoso amarillo-dorado. Sus manos eran del mismo color dorado. El círculo en su pecho brillaba reluciente pero el resto era de un amarillo más atenuado".
M. S., Tokio, Japón.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que a la amiga de la escritora le fueron mostradas las energías de la bendición de Maitreya.)




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]