Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Abril 2007
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como "ángeles" salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un 'familiar', una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el 'patrón' de una persona real, pero en la mayoría de las veces el 'familiar' es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


Viaje atemporal

Estimado Editor,
El domingo 17 de septiembre de 2006 cuando estaba sentada en un parque de Barcelona, un hombre muy amable se acercó a mí. Me preguntó si sabía cómo llegar a cierta fuente. Le contesté que nunca había oído antes de esa fuente así que él sacó un mapa que llevaba consigo y lo abrió. Era un mapa muy detallado y poco común que yo nunca había visto antes. Él me señaló dónde estaba la fuente y por curiosidad accedí a acompañarle para encontrarla.
De camino a la fuente, hablamos de muchos temas. Él dijo que venía de Inglaterra, y que era un jardinero y un violinista. Durante todo el trayecto, cuando pasábamos delante de una planta, él la nombraba con su nombre científico.
Me preguntó si había visto la película ¿Y tú qué sabes? Le contesté que la había visto hacía un tiempo y que tenía la la intención de volver a verla.
En una fase de nuestra conversación, le comenté sobre la presencia de Maitreya, el Instructor del Mundo, Sus prioridades, y lo que Su presencia significaba para el mundo y la humanidad.
Él habló durante un rato sobre música, luego comenzó a hablar sobre meditación y me dijo que sería bueno para mí practicarla.
Más tarde hablamos sobre el mundo y qué era un momento caótico para la humanidad. En ese momento él dijo: "Debes tener ESPERANZA". La palabra ESPERANZA resonó en mi interior como algo muy importante a recordar y tenerlo presente siempre.
Finalmente logramos llegar a la fuente. Era una fuente antigua construida en 1910 pero que estaba clausurada desde 1985 debido a que estaba contaminada. Él comentó que la humanidad desperdiciaba mucha agua potable, principalmente debido a sistemas de conducción mal diseñados.
Luego nos dirigimos a una parada de autobús y subimos a uno. Él llevaba un pequeño monedero y comenzó a buscar unas monedas, pero le dije que yo pagaría ambos billetes. En mi parada, bajé y me dirigí a casa. Cuando miré el reloj me quedé sorprendida. ¡Mi excursión con él había durado unas 4 horas pero yo no tuve la sensación de que hubiéramos estado más de cuatro minutos juntos! ¿Era el hombre un Maestro?
M.C.P., Barcelona, España.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya.)


¿Peniques del cielo?

Estimado Editor,
Hace algunos años tuve una experiencia que a menudo recuerdo, y me pregunto si la persona que conocí podría haber sido un Maestro.
Entre 1996 y 1997 pasaba por una etapa muy difícil de mi vida en todos los frentes: personal, financiero, laboral, etc., y no tenía ninguna seguridad, ni dirección en ese momento hacia dónde se dirigía mi vida.
Estaba en Crouch End Broadway, al norte de Londres, una tarde con mi pareja, cuando pasamos al lado de un hombre que llamó mi atención. Era un hombre negro, de mediana edad, vestido de forma desaliñada con un antiguo impermeable, y estaba de pie serenamente en la acera. Seguí caminando pero luego me detuve, saqué mi monedero y regresé para darle algo de dinero. Mi pareja, que normalmente es muy generoso para organizar actos benéficos, me dijo que 'no le animara' dándole dinero. Le contesté que el hombre no me había pedido nada, pero que algo en sus ojos me había conmovido y sentí que le conocía. El hombre, cuyo nombre era Joe, era apreciativo pero digno y tocó mis manos mirando profundamente a mis ojos. Yo me encontraba en un estado muy vulnerable en este momento de mi vida y su amabilidad y amor rezumaban de él.
Recuerdo que pensé en él durante un tiempo y luego dejé pasar el momento. Una semana o dos después, él estaba allí nuevamente, y de nuevo le di unas pocas libras esterlinas para que se comprara algo de comer. Esto siguió sucediendo durante unos meses y supe que venía de Gambia, no conducía, vivía en un pequeño apartamento propio y pude ver que nunca pedía a nadie dinero.
En los siguientes pocos meses, a menudo daba un rodeo para pasar por Broadway por si acaso podía ver a Joe y entonces saludarle y darle algo de comer. Sea la hora de la noche que fuese, siempre yo sabía exactamente dónde estaba Joe. Una noche, mi pareja estaba conmigo y era muy tarde, y oscuro. Joe no estaba en Broadway y mi pareja pensó que ya se habría marchado para entonces. Yo sabía que Joe estaba por allí. Le podía sentir y sugerí tomar una calle lateral y Joe estaría allí. Y allí estaba, a unos 45 metros más abajo en una calle muy oscura. Detuvimos el coche y mientras nos acercábamos, Joe se detuvo, aún dándonos la espalda. Él estaba contento, pero para nada sorprendido de vernos y le di un poco más de dinero de lo que normalmente le daba. Él lo rechazó, devolviéndome parte del dinero y sólo tomó su cantidad 'habitual'. Esto sucedió con frecuencia y a menudo yo sabía dónde encontrarle, sea la hora o el día que fuese.
Mi pareja también estaba muy decaído, y aparte de mí, recibía muy poco amor de nadie más en ese momento de su vida. Un día se lo presenté a Joe, y Joe le obsequió con tal mirada de amor que él se conmovió bastante, afirmando que había recibido más amor y ternura de ese extraño que de muchas otras personas en su vida.
El tiempo se hizo más cálido y un día mi pareja y yo estábamos sentados fuera de un pub cuando pudimos ver a Joe en la acera contraria esperando a un autobús. Le invité a que se uniera a tomar algo con nosotros. Él parecía muy divertido con esto pero rechazó la invitación, comentando que no bebía pero que nosotros debíamos disfrutarlo. Me preguntó sobre mi familia y qué planes teníamos ambos y pareció mostrar un interés real en cómo estábamos. Recuerdo haberle dicho que estaba buscando un sitio para vivir, y que siempre había querido tener un pequeño jardín.
En cierto momento elaboré una caja con ropa y latas de conserva pero Joe explicó que aunque había sido una buena idea, no había forma en que él pudiera cocinar en su pequeña habitación así que sería mejor en el futuro no volver a darle latas de conserva. Me lo imaginé en un hostal o en un pequeño estudio de una habitación en algún sitio. Más adelante dijo que se marcharía pronto y quizás regresara a Gambia. Me alegré por él pero sabía que le echaría mucho de menos.
Justo cuando mi vida comenzaba a cambiar, y cuando cierta seguridad en forma de una nueva casa parecía posible, volví a ver a Joe y él estaba encantado conmigo, especialmente porque tendría un jardín, algo que siempre quise. Él me obsequió con otra mirada muy tierna, y sostuvo mis manos.
En Woolworth, una tarde, varias semanas después, experimenté una especie de envoltura de tiempo, en el suelo había varios billetes de dinero, yacían allí. Les miré y miré alrededor a ver si alguien tenía una billetera en su mano, o estaba buscando dinero. Pero sucedió la cosa más extraña, fue casi como si hubiese una enorme burbuja alrededor de la escena. Los billetes en el suelo, yo allí mirando alrededor y nadie entraba en ese espacio o me miraba a mí, a los billetes o a cualquier cosa cercana. El tiempo parecía haberse congelado. Los recogí y caminé con los billetes en la mano y luego me di cuenta que era más o menos la cantidad exacta de dinero que había dado a Joe durante los últimos pocos meses.
No volví a ver a Joe y le eché de menos durante mucho tiempo, pero a menudo pienso en sus ojos amables y amorosos, y el recuerdo de esos pocos meses, incluso 10 años después, nunca me ha abandonado. ¿Me pregunto si este hombre era alguien especial, o simplemente un vagabundo muy amoroso con un gran corazón que finalmente regresó a su hogar en Gambia?
A. M., Londres, Reino Unido.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre que se hacía llamar 'Joe' era de hecho el Maestro Jesús.)


¿Matusalén?

Estimado Editor,
A finales de noviembre de 2006 iba camino a la Meditación de Transmisión en Ukiah, California, aproximadamente a una hora conduciendo desde mi casa. Acababa de abandonar nuestra pequeña ciudad cuando divisé a un autostopista de pie en la calzada. Era un hombre joven apoyado en una muleta.
Normalmente no llevo a autostopistas y ya le había dejado atrás cuando sin pensarlo decidí llevarle. Di la vuelta en un aparcamiento y regresé hasta su lado y cuando subió al coche noté que iba descalzo.
Dijo que sólo necesitaba ir por la carretera unos 4,5 kilómetros hasta el cruce del manzano. Comenzamos a hablar y él dijo que había escuchado muchas cosas buenas de mí. Entonces intenté averiguar de dónde podía conocerme. Probablemente a través de mi hijo, pensé, que tiene 23 años y se graduó en nuestro colegio secundario aquí. Le pregunté sobre si había estudiado y si vivía en nuestra ciudad pero no obtuve una respuesta satisfactoria a mi pregunta. Finalmente le pregunté qué edad tenía para colocarlo en un marco de tiempo en relación a mi hijo. Él continuó sentado muy apaciblemente durante un momento, luego se rió entre dientes y dijo: "Soy casi la cosa viviente más vieja de este planeta".
Antes de que pudiera reaccionar a su afirmación, llegamos al cruce. Él se bajó del coche y se reclinó sobre la ventanilla, me miró a los ojos y dijo: "Gracias y que Dios te bendiga". Volví a la carretera y cuando miré por mi espejo retrovisor, había desaparecido. ¿Podría por favor decirme si esta persona era alguien especial?
B. E., Laytonville, CA, EEUU.
(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya.)




[REGRESO A LA HOME PAGE] [MAPA DEL SITIO] [AVISO LEGAL] [POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES]