Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Enero/Febrero 2005
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como “ángeles” salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un ‘familiar’, una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el ‘patrón’ de una persona real, pero en la mayoría de las veces el ‘familiar’ es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


Petición a los medios de comunicación

Estimados editores,

Me pregunto si se incluirán comentarios en la página web de Share International sobre el tsunami y la voluntad para ayudar y dar a las personas que han sido afectadas por este suceso. En mi país, Noruega, hay muchas personas a las que les encantaría ayudar. Millones de personas han recibido ayuda, y miles de millones la seguirán recibiéndola. Si miramos este tema desde la perspectiva de un pájaro, nos damos cuenta de que se trata de un desafío mundial para todas las personas de los países ricos hacer que esta ayuda sea permanente; un cambio de conciencia donde dar y ayudar se convierta en un foco principal. En muchos lugares del globo, las personas necesitan ayuda a diario. En Sudán, los niños mueren más rápido de lo que podemos contar, pero la cobertura de los medios no está allí. Si los medios pasaran la mitad de su tiempo cubriendo ese evento como lo cubren en Asia, la gente sería más consciente.

R., Knarvik, Noruega (correo electrónico a la página web de Share International).


Pregunta importante

Estimado editor:

El 4 de diciembre de 2004 estaba en el muelle Cuba, repartiendo folletos y hablando con cualquier persona interesada en la exposición de contraportadas de Share International cuando un hombre se quedó delante de mí. Ya no era joven pero todavía no había llegado a la mediana edad. Parecía un poco cansado, pero sentía una gran sensación de fuerza y propósito. Durante un instante, tuve miedo de que fuera un fundamentalista, pues nos habíamos encontrado con varios de ellos ese día. Hablé con él pero no quedó muy impresionado, aunque tampoco quiso pasar de largo. De algún modo, la conversación le sirvió de guía, y hablamos de si me gustaban los Maori (que sí me gustan). No pareció necesitar una respuesta. Luego me miró directamente a los ojos y dijo: “¿Qué hay de los chinos?” Esa misma mañana, tuve que reconocer que teníamos tantos chinos como europeos pasando por la calle. Le contesté que, aunque aborrecía el racismo, si rascaba la superficie lo acabaría encontrando. Empecé a pensar que ese señor sería Maitreya o alguno de los Maestros. Traté de pensar en algo apropiado que decir y dije: “¿Qué cree que está pasando hoy en el mundo y las energías que fluyen? Me contestó: “Sé acerca de las energías”. Las palabras fueron sencillas pero la implicación fue contundente. Me callé y empecé a moverme. Mientras él hacía lo mismo, se dio la vuelta y me miró. En ese momento, estuve totalmente convencida de que sabía quién era. Me dio un vuelco el corazón. El resto del tiempo que pasé en el stand fue muy dichoso. ¿Era ese señor Maitreya o un Maestro?

B. O., Wellington, Nueva Zelanda.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el visitante de la exposición era Maitreya).


Más cerca de lo que crees

Estimado editor,

Insertamos un anuncio en el boletín local sobre ángeles y cruces de luz. Pedimos a los lectores interesados que telefonearan, y recibimos toda clase de llamadas, incluidas algunas de fundamentalistas cristianos.

Una noche del último invierno, llamó un hombre y hablamos por teléfono durante un tiempo. Comentó que a veces hablamos con ángeles y no nos damos cuenta de ello. Sin embargo, no pensamos en estas palabras hasta una vez terminada la conversación.

Creímos que era un fundamentalista porque estaba muy seguro de sí mismo, como si hablara con un tono conocedor. Preguntó acerca del significado preciso de nuestro anuncio y nuestras opiniones. Esperábamos que citara a la Biblia en algún momento, que nos explicara el “verdadero significado de Dios” como suelen hacer los fundamentalistas. Sin embargo, no hizo nada de eso. Hablamos unos minutos más y dijo: “Algo grande está a punto de pasar. Está delante de vuestras narices. Está tan cerca que no podéis verlo. Y todo lo bueno que os podáis imaginar no se acercará a lo que sucederá en realidad”. Nos dijo si teníamos otras preguntas. La conversación nos dejó muy sorprendidos, de modo que no dijimos nada. ¿Era ese hombre tan poco frecuente un Maestro?

B. y G. D., Montgomery, Alabama, EEUU.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la persona que llamó era el Maestro Jesús).




[REGRESO A LA HOME PAGE]