Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 2004
Título: La elección de Norteamérica
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


La elección de Norteamérica

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Cuando los ciudadanos norteamericanos acudan a la urnas en noviembre, tendrán la oportunidad de cambiar el curso de la historia. De su decisión depende en gran medida el estilo y la estructura del futuro inmediato. Si escogen sabiamente, elegirán a un Presidente comprometido en fomentar el bienestar de todos los que anhelan la paz y la justicia en nuestro turbulento mundo; que comprenden que la paz y la justicia son el resultado de la confianza, y que están preparados para compartir los inmensos recursos de su país para crear esa confianza.

La alternativa es demasiado terrible de contemplar: un creciente programa de guerra y terrorismo y contraterrorismo; un control más estricto de las libertades tradicionales del pueblo norteamericano; una ruptura de las relaciones con otros países; y una reputación de ‘paria’ entre las naciones del orgulloso Estados Unidos. ¿Quién conscientemente realizaría tal elección?

Hostigado

Al acercarse el día del destino, las mentes de muchas personas se vuelven al hostigado pueblo de Norteamérica que, ahora, tantos menosprecian y odian. Ellos rezan por la liberación de sus pueblos de los crueles y crudos exponentes del poder ilegal y usurpado. Ellos piden que cada norteamericano amante de la paz alce su voz contra los instigadores de la guerra de la actual administración, y que emitan su voto de igual manera.

Cáncer

Por supuesto, Norteamérica no es la única culpable de las desigualdades del mundo, el cáncer básico entre nosotros, la fuente de todos nuestros problemas. Comparte la culpa con todos los países desarrollados que ignoran completamente y cabalgan sobre los pobres y los luchadores, y deben despertarse a esta principal fuente de tensión –y de terrorismo.

Allí yace la culpa del mundo Occidental: estos países ‘exitosos’ deben su riqueza y dominio principalmente a la historia, y a su capacidad de manipular la economía mundial para su propio beneficio a través de ‘fuerzas del mercado’ agresivas. Los pobres y desposeídos del mundo exigen ahora su parte. Si este simple derecho de justicia no se aborda y remedia, el mundo no conocerá la paz. El terrorismo recrudecerá y se convertirá en guerra, que amenazará el futuro de los pueblos de la Tierra.

Nosotros, vuestros Hermanos Mayores, no podemos quedarnos de lado y observar mientras el mismísimo futuro del mundo está amenazado. Norteamérica es una gran nación con mucho bien para dar al mundo. Tiene ahora que despertar al anhelo de su alma de servir, de vivir en paz y justicia, y, juntos, en armonía y cooperación, trabajar con todas las naciones para rehacer este mundo.

Estas elecciones pueden ser un gran punto decisivo en los asuntos de los hombres. Emitid vuestro voto, Nosotros os rogamos, por la justicia, el compartir y la paz.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]