Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Marzo 2004
Título: Una nueva serenidad
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Artículo por el Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría.
Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones.
Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos


Una nueva serenidad

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

No pasará mucho tiempo hasta que el mundo comprenda que algo bastante extraordinario está teniendo lugar. Ya, surgen señales de que muchas personas se están haciendo conscientes de una nueva atmósfera, un nuevo giro de pensamiento, difícil de catalogar o describir, que les da esperanza y alivia el estrés del pasado reciente. Algo, intangible pero firmemente presente, está haciéndose sentir a gran escala.

Aquellos que saben, por supuesto, de la presencia de Maitreya y Su Grupo, han experimentado mucho tiempo este sentimiento de bienestar y alegría serena, esta garantía segura de que todo irá bien, sin importar las circunstancias del día. En números crecientes, ahora, este sentido de seguridad y bien final entre el caos y los desafíos del presente, se fortalece. Lentamente y de forma segura, las personas se están despertando a la presencia de algo que no conocen, pero tenuemente sienten que es para el bien y la seguridad de todos.

Así el Gran Señor alivia el dolor de las actuales condiciones y prepara a las multitudes a responder a Sus palabras. Así Él asegura su entendimiento de las prioridades de la compleja situación internacional que amenaza el bienestar de todos.

Muchos se sorprenderán de su inusual calma y objetividad en condiciones de estrés. Muchos más se asombrarán de su pronta tolerancia hacia antiguos oponentes y rivales. Así el Gran Señor trabaja para mitigar el sufrimiento de tantos.

Confianza

A su momento, los hombres asociarán su recién descubierta calma con Aquel que habla con tanta simpleza sobre la confianza, el compartir y la paz. Ellos reconocerán que la simplicidad oculta una profunda comprensión de la condición humana y de las necesidades de todos. Así animados, ellos seguirán lo que Él defiende y elevarán sus voces en respuesta. Así la Voz del Pueblo crecerá en fuerza y propósito y, resonando en todo el mundo, demandará alto a los líderes cordura, justicia y paz. Entonces los hombres de poder comenzarán a comprender que sus días han terminado, que el pueblo comprende y exige su derecho divino a salud y felicidad, libertad y justicia, confianza y paz bendita.

Así será, y así los pueblos de la Tierra exigirán que el Gran Señor les hable directamente, para cimentar su creciente unidad, y para indicar los pasos hacia la transformación del mundo. Entonces Maitreya revelará Su verdadera identidad y naturaleza. El Día de la Declaración será para la humanidad un nuevo comienzo, e inspirará de los hombres, como nunca antes, lo mejor de ellos.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]