Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Abril 2004
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como “ángeles” salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un ‘familiar’, una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el ‘patrón’ de una persona real, pero en la mayoría de las veces el ‘familiar’ es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


Guardabosque solitario

Estimado Editor,

Desde que nos conocimos, mi esposa me ha contado a mí y a otras personas sobre una experiencia que tuvo de adolescente, con amigos, en un viaje de acampada a caballo a través de las Montañas de la Sangre de Cristo en Colorado. Mientras cruzaban un sendero muy escarpado y estrecho en el macizo, su silla de montar se aflojó y ella quedó colgada, casi cabeza abajo, mirando hacia un barranco de 300 metros de profundidad. De pronto, apareció un hombre a caballo, se desmontó, la enderezó y ajustó su silla de montar. Ella afirma que él no pronunció palabra, pero que tenía ojos azules bellos y centellantes.

Sonriente, se inclinó levemente, volvió a montar su caballo, les siguió hasta el valle y luego siguió su camino. Tenía barba y cabello largo castaño. ¿Podría identificar quién era el rescatador?

R.B., Denver, Colorado, EEUU.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el ‘hombre a caballo’ era el Maestro Jesús.)


Tiempo de reflexión

Estimado Editor,

Al comienzo de la conferencia de Benjamin Creme en Barcelona el 14 de febrero de 2004, después del adumbramiento, vi reflejado en un espejo que estaba detrás de Benjamin Creme a una pareja que se marchaban de la sala. Sólo les vi la espalda. La mujer era más bien baja, de pelo corto moreno y un poco regordeta. El hombre, en quien no me fijé tanto, era más alto y creo que tenía pelo claro. Un pensamiento cruzó mi mente: “¡Qué pronto abandonan la sala!” ¿Quiénes eran estas dos personas?

I.O., Huesca, España.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre era Maitreya y la mujer el Maestro Jesús.)


Paso enérgico

Estimado Editor,

El 15 de enero de 2004, a la noche, íbamos camino a casa después de impartir una charla periódica sobre el Emerger de Maitreya.

En la estación de Metro cercana, pasamos el control de billetes y nos dirigimos a la escalera mecánica. Mientras descendíamos vimos a un hombre joven con ropa sport que pasaba el control de billetes con prisas. Andaba con muletas y parecía que tenía fracturada la parte inferior de su pierna izquierda. Nos sorprendió porque caminaba con sus muletas más rápido que cualquier otra persona.

Cuando estábamos a medio camino del andén, nos giramos y vimos que estaba en la parte alta de la escalera mecánica. Entonces nuestro asombro creció. En lugar de estar quieto en uno de los peldaños, dejando que la escalera le bajara, ¡estaba descendiendo activamente escalón a escalón con sus muletas! Nos volvimos a girar, nos miramos entre sí y comentamos que este joven era algo temerario, ya que corría el peligro de caerse por las escaleras mecánicas y romperse todos los huesos.

En el andén miramos para constatar si había logrado bajar sin percances y le vimos venir en nuestra dirección, tan rápido que parecía que estuviera corriendo con sus muletas en vez de caminar.

Cuando estuvo frente a nosotros, de pronto se detuvo por una fracción de segundo. El tiempo pareció detenerse. Lentamente giró su cabeza hacia nosotros y nos miró con unos ojos tan amorosos y risueños de complicidad, y con una sonrisa de oreja a oreja. Le devolvimos la sonrisa.

Luego continuó con sus prisas hacia el otro extremo del andén, donde le perdimos de vista entre la multitud.

Su extraño comportamiento y la mirada de sus ojos nos hizo preguntarnos si se trataba solamente de un joven normal y corriente. ¿Era alguien especial?

H.L. y C.F., Barcelona, España.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el joven con muletas era Maitreya.)


Todo bajo control

Estimado Editor,

En 2002, unos meses después de que apareciera la huella de la mano de Maitreya en un lavabo en Barcelona, estaba en mi librería. Mi socia reconoció a un hombre que estaba mirando libros, que ella dijo se trataba de un conocido radiestesista y me animó a que le mostrara una postal de la ‘huella de la mano de Maitreya’ para oír su opinión de ella.

Me presenté, le mostré la postal sin explicarle la historia detrás de ella y le pregunté si le gustaría examinarla con su péndulo. Él aceptó, sacó su péndulo y lo colocó justo sobre la postal. Al instante, tanto el péndulo como su brazo comenzaron a moverse vigorosamente hacia delante y hacia atrás, en un amplio movimiento. Parecía como si él no tuviera control ni de su brazo ni del péndulo, que se movían como si tuvieran vida propia. Él pareció no encontrarse bien, probablemente por sus vanos esfuerzos por detener su brazo, y la naturaleza desconocida del suceso.

Entonces, súbitamente, su brazo y el péndulo se detuvieron justo en el medio de la postal y comenzaron un nuevo movimiento, esta vez de izquierda a derecha y viceversa. El movimiento era tan vigoroso como el anterior y el hombre nuevamente no parecía poder controlar el movimiento de su brazo.

Después de un tiempo el péndulo y su brazo de detuvieron. Él parecía totalmente perplejo y comentó que la postal con la mano era realmente algo muy poderoso, y que nunca antes en su vida había experimentado un movimiento tan vigoroso y descontrolado del péndulo y de su brazo, ni tampoco había visto un movimiento que parecía asemejarse al de una cruz.

Le dije que yo no estaba sorprendida, ya que la ‘huella de la mano’ era la del Cristo, y le expliqué parte de la información básica sobre Maitreya y su Emerger. Él me agradeció, todavía algo perplejo, recogió la postal y se marchó. ¿Tuvo lugar algo especial?

M.D., Barcelona, España.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que Maitreya fue responsable del movimiento del brazo y del péndulo del hombre.)


Curación práctica

Estimado Editor,

El 12 de enero de 2004, estaba en mi casa durmiendo. De pronto tuve un intenso dolor en mi vientre. Me puse una imagen de la mano de Maitreya y dije: “Por favor, Maitreya, ayúdame a aliviar el dolor que tengo”, expliqué lo que sentía y coloqué las manos sobre la foto.

Volví a dormir. Alrededor de una hora después empecé a sentir unos pequeños movimientos en mis manos, que paraban y pasados unos minutos se repetían. Después de varias veces, mis manos quedaron adheridas, como si el vientre las hubiera absorbido. Empezaron a vibrar con una fuerza extraordinaria como si pasara electricidad que entraba profundamente en mi cuerpo, haciendo un barrido de toda esa zona. Sentí como si me vaciara de algo que fue saliendo por mi boca con la espiración. ¿Podría decirme qué me ocurrió y por qué? ¿Estuvo Maitreya involucrado?

P.M., Valencia, España.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que esta experiencia fue una curación realizada por el Maestro Jesús.)




[REGRESO A LA HOME PAGE]