Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 2003
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como “ángeles” salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un ‘familiar’, una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el ‘patrón’ de una persona real, pero en la mayoría de las veces el ‘familiar’ es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


Dos personas únicas

Estimado Editor,

El 13 de septiembre de 2003, mi marido, hermana y yo nos fuimos de vacaciones a Roma. Yo utilizo una silla de ruedas porque sólo puedo caminar muy lentamente y no demasiada distancia.

Después de visitar el Vaticano, íbamos de camino a la Fuente de Trevi. Mientras caminábamos por la acera, una anciana pasó a nuestro lado –era discapacitada y ciega de un ojo. Noté mientras pasábamos que tenía un pequeño cuenco. Le pedí a mi marido que parara, me levanté de la silla de ruedas y con mi hermana fuimos a darle unos euros. Quería decirle “Dios te bendiga” pero pensé que era italiana y que no hablaba inglés.

Un poco después todavía caminábamos hacia la Fuente de Trevi pero teníamos dificultad para orientarnos. Llegamos a una calle un tanto aislada. Crucé la calle para ver si podía preguntarle a alguien si íbamos en dirección correcta. De pronto apareció un joven guapo. Rápidamente le detuve y le pedí indicaciones. Él dijo: “Si tienes un mapa, iré con vosotros hasta la Fuente para mostraros el camino”. Dijo que venía de Filipinas y estudiaba en Roma. Empujó mi silla de ruedas camino a la Fuente y cuando llegamos, no quiso para nada que le diéramos dinero por ello. Se inclinó hacia mí con hermosos ojos y una sonrisa maravillosa y dijo que lo había hecho como un acto de bondad. Todavía podemos recordar su maravilloso rostro y las pacíficas y amorosas vibraciones que provenían de él. ¿Eran la mujer y el hombre posiblemente Jesús y Maitreya?

Sra. M.A. L., Sutton, Coldfield, Reino Unido.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que tanto la ‘anciana’ y el ‘joven’ eran Maitreya.)


Abrazos por doquier

Estimado Editor,

El martes 23 de junio de 2003 alrededor de las 15:15, Lisa y yo caminábamos por Clarendon Road hacia la estación de Hove después de la Meditación de Transmisión en su casa.

Mientras caminábamos, dos colegiales dijeron algo cuando pasábamos. Lisa se detuvo a hablar con uno de ellos, que tenía unos 13 años, pelo negro corto y una mochila. Él luego le dio un abrazo y se movió hacia mí para hacer lo mismo.

Yo me negué (pensando que debía ser un amigo del hijo mayor de Lisa), pero él dijo: “Venga, un abrazo también para ti”, y así nos abrazamos brevemente. Todo pareció suceder y acabar muy rápido. Mientras ambos nos alejábamos caminando, comentamos lo inusual del suceso.

Yo supuse que el niño era un amigo del hijo de Lisa pero ella me aseguró que nunca le había visto antes. Ambos nos preguntamos con una sonrisa luego, ¿podría haber sido Maitreya?

R. E., Worthing, West Sussex, Reino Unido.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el ‘niño’ era, realmente, Maitreya. El otro ‘niño’ era el Maestro Jesús.)




[REGRESO A LA HOME PAGE]