Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Octubre 2003
Título: Cartas de Lectores sobre Experiencias de Maitreya y los Maestros

CARTAS AL EDITOR

Cuando se escriba a la sección de cartas de Share International, por favor indicar si desea que su nombre sea omitido. En ausencia de indicaciones los editores asumirán que el nombre puede publicarse. A menos que se pida lo contrario, algunas de estas cartas podrían ser reproducidas en nuestra página web. Allí sólo se utilizarán iniciales, ciudad y país.
Debido al espacio disponible, en esta sección sólo se publicará una selección de todas las cartas que se publican en la versión inglesa de la revista.
Debido al creciente número de cartas recibidas, podrían pasar meses hasta que una carta fuera publicada. Por favor abstenerse de enviar una misma carta más de una vez, puesto que puede causar retrasos y confusión.

Durante muchos años, algunos de los Maestros, en especial Maitreya y el Maestro Jesús, se han aparecido en las conferencias y Meditaciones de Transmisión de Benjamin Creme. Ellos también se aparecen, con diferentes disfraces, a un gran número de personas en todo el mundo. Algunas personas envían sus experiencias a la revista Share International. Si las experiencias son autentificadas por el Maestro de Benjamin Creme, las cartas son publicadas.
Estas experiencias son dadas para inspirar, guiar o enseñar, a menudo para curar e inspirar. Muy a menudo, también, llaman la atención, o comentan, de una forma divertida, alguna intolerancia fija, por ejemplo, fumar o beber. Muchas veces los Maestros actúan como “ángeles” salvadores en accidentes, durante tiempos de guerra, terremotos y otras catástrofes.
Ellos utilizan un ‘familiar’, una forma mental, que parece totalmente real, y a través de la cual los pensamientos del Maestro pueden expresarse: Ellos aparecen como un hombre, una mujer, un niño, a voluntad. Ocasionalmente Ellos utilizan el ‘patrón’ de una persona real, pero en la mayoría de las veces el ‘familiar’ es una creación completamente nueva. Las siguientes cartas son ejemplos de este tipo de comunicación de los Maestros.


M por Maitreya

Estimado Editor,

El sábado por la noche, en abril de 2003, estaba preparando la cena y cortando una zanahoria en trozos pequeños. Era una gran zanahoria ‘orgánica’ y la corté a lo largo en 4 trozos, y luego en trozos más pequeños. Me quedé muy sorprendida al ver que en uno de los trozos podía ver claramente una ‘M’. Inmediatamente pensé “Maitreya” y este pensamiento me causó un intenso sentimiento de alegría. La ‘M’ estaba en una fina loncha, y era extraño porque podía ver la ‘M’ regular en ambos lados de ese trozo, pero no en los demás. Mi mente intentó hacer algo distinto de ello, pero la ‘M’ era tan perfecta. Yo estaba un poco contrariada en el momento en que esto ocurrió. ¿Podría tratarse de una señal?

R. C., Francia.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que Maitreya manifestó la letra ‘M’ en la zanahoria.)


Visión infantil

Estimado Editor,

Era un día soleado de verano, y yo estaba en casa ordenando la ropa limpia, cuando mi hija de nueve años Natasha vino corriendo del jardín. Tenía el rostro ruborizado, sus ojos lacrimosos y parecía más bien afectada. ¡Entonces soltó que había visto a Maitreya! Mi hija conoce la apariencia de Maitreya ya que tenemos un gran cuadro de él en nuestro vestíbulo, y también numersas revistas Share International y otra literatura similar en la casa.

Yo me quedé más bien asombrada por este arrebato, y le pregunté a qué se refería. Si había visto una foto de él en un artículo de periódico o qué. Entonces ella procedió a relatar el incidente:

“Estaba fuera en el jardín jugando con nuestro perro. Mi hermano mayor Steve estaba debatiendo sobre trabajo con su primo Richard. Miré a mi hermano y una figura de Maitreya estaba en su lugar. Maitreya estaba o bien sobre Steve, o inmediatamente frente a él –no podría decir exactamente cómo. Steve estaba aún allí, pero no podía verle con mucha claridad. No podía oír nada. Era como si me hubiera quedado sorda durantes unos minutos. La visión de Maitreya parecía estar hecha de una fina niebla, y simplemente estaba de pie, observándome con sus manos ahuecadas por debajo de la cintura, sonriéndome. Iba vestido con una túnica blanca, con un sombrero blanco que tenía una cinta azul alrededor (como el cuadro que tiene mi madre en el vestíbulo). Steve se agachó y acarició al perro y la visión de Maitreya justo comenzó a desvancerse en el aire, y desapareció. Yo pestañé y me froté los ojos, y me sentí feliz y triste al mismo tiempo. Justo entonces pude escuchar la maquinaria y a los pájaros cantar en los árboles nuevamente. Entonces corrí a decir a mi madre lo que había ocurrido. Ella pensó que yo me había inventado toda la historia”.

Mi hija generalmente no es del tipo de persona que se inventa cosas, pero en esta ocasión dudé de ello. Aunque su hermano mayor y su primo estaban allí, ellos no vieron nada. La forma en que ella corrió a contármelo era de excitación –no obstante estaba ruborizada y sus ojos estaban llenos de lágrimas, y estaba temblando. Quedé desconcertada. Creo que ella vió algo. ¿Fue a Maitreya a quién realmente vió?

B. H., Somerset, Reino Unido.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que Maitreya manifestó una visión semi-sólida de sí mismo, que Natasha vió.)


Digno de mención

Estimado Editor,

El sábado 14 de junio de 2003 participé en una Meditación de Transmisión en una sala pública. A mediodía hice un descanso antes de volver por la tarde. Una amiga y yo nos fuimos de compras. Había mucha gente por la calle. En la multitud pude ver a un mendigo sentado en el suelo y automáticamente cogí una moneda de 50 centavos de mi bolsillo.

Para mi asombro, vi que frente a él había una fila de billetes distintos como un pequeño banco callejero. Le di la moneda. No podía creer que las personas le hubieran dado los billetes.

Mientras estaba buscando a mi amiga, un joven turco, robusto, que llevaba una camiseta verde y gafas de sol, me habló. Por un momento temí que se dirigiera a mí agresivamente, pero preguntó: “¿Qué piensa de esto?” Mi confusión aumentó. Él dijo: “Para mí es que podría llevarme un billete”. Yo dije: “Quizás muestra que hay suficiente dinero en el mundo, pero que no esta distribuido con justicia”. (No pude comprender mis propias palabras porque en este caso el mendigo tenía dinero.) El joven dijo: “Eso es lo que yo siempre digo” y luego se despidió de mí.

El dinero es también mi propia preocupación y ese mes tuve que pagar más facturas de lo normal. No puedo creer que este encuentro fuese accidental –quizás me enseñó una lección. ¿Era el mendigo Maitreya y el joven “turco” el Maestro Jesús?

H. P., Hamburgo, Alemania.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el ‘mendigo’ era Maitreya. El joven era el Maestro Jesús.)


Hablar en lenguas

Estimado Editor,

No hace mucho, una amiga me contó la siguiente historia:

“Alrededor de febrero de 2002, un sábado, fui con una amiga a visitar el barrio gótico de Barcelona, donde se encuentra una preciosa iglesia, Santa María del Mar.

Entramos y nos paramos frente a la estatua del Cristo con sus manos en la posición del sagrado corazón. De pronto vi cómo su brazo se movía hacia el centro del pecho. Fue un movimiento muy amplio. Yo estaba estupefacta. Mientras sucedía, mi amiga preguntó si yo también vi el brazo moverse. Le contesté que sí. Las dos nos quedamos mirando fijamente a la figura que comenzó a transformarse, adoptando apariencia humana. Su rostro parecía que llevaba barba real, y parecía mover los ojos, como si bajara la vista para observarnos. Su aspecto era de un personaje antiguo de la Palestina bíblica.

Mi amiga dijo que se estaba mareando y no quiso mirar más. Yo seguí observando. Mi sorpresa fue mayúscula cuando de repente la estatua me sacó la lengua durante un instante. Repitió el gesto tres o cuatro veces. Se lo comenté a mi amiga y ella dijo que probablemente lo hacía porque yo era demasiado seria. Yo comencé a reírme y pensé que tenía razón.

Durante todo ese rato, la gente ponía velas en todas las demás estatuas excepto esta, algo extraño. Nos quedamos un poco más. Al irnos, me giré para verla un momento más pero ya no se parecía en nada a la que habíamos estado viendo. Nos quedamos muy conmovidas y nos sentimos bien después de ello.”

A mi amiga le gustaría preguntar si algo especial sucedió en la iglesia.

X. C., Barcelona, España.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que se trató de un milagro auténtico manifestado por Maitreya.)




[REGRESO A LA HOME PAGE]