Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Julio/Agosto 2002
Título: Milagro en Belén y otras señales del momento

Señales del momento

En su Mensaje de Noviembre de 1977, Maitreya dijo: “Aquellos que buscan señales las encontrarán”. Desde entonces, un número creciente de fenómenos milagrosos han inundado el mundo: apariciones, cruces de luz, manantiales curativos, iconos y estatuas que lloran.
En Mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: “Las señales de la presencia de Maitreya en el mundo continuarán aumentando. El va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender”.


Milagro en Belén

En la zona rasgada por el conflicto de Oriente Medio, cerca de la Iglesia de la Natividad en Belén, una asombrosa visión hizo que los soldados cayeran sobre sus rodillas, mientras que otros entre los cientos de personas que presenciaron el incidente, se quedaron clavados de pie en el lugar, mirando al cielo. El 10 de mayo de 2002, cientos de personas, tanto palestinos como israelíes, observaron una gran figura que gradualmente tomó forma, saliendo de un “remolino de humo”. La figura flotante era la de un hombre con barba, que vestía una túnica blanca y una corona de espinas, y “una expresión de infinita pena”. La aparición parecía que lloraba. Sus lágrimas hicieron que surgieran flores allí donde caían.

Muchos de los que observaban la aparición creyeron de inmediato que estaban viendo a Cristo: “Mi primer pensamiento de que se trataba de Cristo en persona que venía nuevamente a juzgarnos”, dijo Rumi Khalaf, un palestino cristiano, que afirmó que cayó de inmediato de rodillas. “Podía ver a muchos de los musulmanes e incluso a soldados israelíes al otro lado de la carretera rezando. Pero nunca alejé mi mirada de la visión de Cristo”.

La visión tuvo lugar muy cerca de la Iglesia de la Natividad, reciente escenario de un prolongado sitio. Mientras que la multitud observaba, la figura de 7,5 metros de altura comenzó a hablar, se afirma, en un lenguaje que nadie reconoció. Afortunadamente, uno de los soldados tuvo la suficiente compostura para apuntar fonéticamente las palabras. Se dice que el lenguaje era arameo antiguo:

“He sido llamado antes de mi tiempo. Mis niños están sufriendo y mis oídos no son sordos a sus llantos. Enmendar vuestras malvadas formas –o contad las semanas hasta que vuelva a caminar entre vosotros”. Se afirma que el mensaje continuó durante algunos minutos más, dando una descripción más bien aterradora de una serie de sucesos futuros. No obstante, el mensaje también ofreció palabras de ánimo.

La figura de Cristo también llamó la atención sobre la grave situación de los pobres y hambrientos. Habló de una brecha cada vez más grande entre aquellos que no tienen lo suficiente y aquellos que tienen más de lo necesario. Se afirma que el mensaje recordaba con advertencias de las graves consecuencias que habría si la humanidad no “enmendaba sus malvadas formas”. En todos los casos se interpretó que señalaba a un Armagedón, a menos de que la humanidad cambiara de rumbo y se volviera nuevamente hacia Dios. También se dice que se refirió a la reconstrucción del Templo, un acontecimiento que en la religión judía señala la venida del Mesías.

Las autoridades locales desestiman todo el incidente tachándolo de “histeria colectiva”, pero aquellos que vieron la figura majestuosa permanecen inflexibles. El Vaticano fue informado, y un enviado ya ha entrevistado a testigos presenciales. El periódico canadiense Sun que informó del suceso, afirma que líderes religiosos y algunos políticos se han tomado en serio el mensaje y han lanzado nuevas iniciativas de paz a un alto nivel. (Fuente: Sun, EEUU)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la aparición fue manifestada por Maitreya, y que la historia es en esencia verdadera. No obstante, muchos de los detalles han sido distorsionados y embellecidos: la figura no tenía 7,5 metros sino alrededor de 1,82 metros (Maitreya mide 1,90 metros). Él tenía una expresión de extrema pena, pero no lloraba y no salieron flores. Maitreya no dio Su mensaje en arameo sino telepáticamente, en árabe y hebreo. Él no dijo: “…o contad las semanas”, sino: “Podéis contar las semanas…” No hubo referencia a la ‘reconstrucción del templo’.)


Maitreya el Portador del Agua

Anton Salman, un abogado de Belén, desempeñó un papel destacado en las negociaciones para poner fin a la situación sin salida en la Iglesia de la Natividad entre las fuerzas militares israelíes y los militantes, fuerzas de seguridad y civiles palestinos que se refugiaron dentro de la iglesia. Salman, que permaneció dentro de la iglesia durante el asedio, informó que se había cortado el agua de todo el complejo. Durante días los que permanecían dentro de la iglesia no tuvieron agua, hasta que descubrieron que el agua aún llegaba a un grifo del convento. “De dónde provenía el agua, no lo sabíamos. Todo el suministro de agua había sido cortado por los israelíes. Los tanques de agua estaban vacíos, y no obstante el agua seguía fluyendo del grifo, y nos proporcionó agua”, afirmó Salman. (Fuente: The Leaven, EEUU)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el agua fue manifestada por Maitreya y que tenía propiedades nutritivas y sustento.)




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]