Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Abril 2002
Título: Milagros en Argentina y otras señales del momento

Señales del momento

En su Mensaje de Noviembre de 1977, Maitreya dijo: “Aquellos que buscan señales las encontrarán”. Desde entonces, un número creciente de fenómenos milagrosos han inundado el mundo: apariciones, cruces de luz, manantiales curativos, iconos y estatuas que lloran.
En Mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: “Las señales de la presencia de Maitreya en el mundo continuarán aumentando. El va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender”.


Milagros en Argentina

En Mayo 2001, Martha Rosemberg de Buenos Aires, Argentina, compró un icono de Jesús en una casa de ofertas. En la mañana del 14 de junio vio en su casa “destellos de luz” y sintió una “presencia” a su lado. Por la tarde, una vecina que estaba admirando la belleza del icono y el realismo de las lágrimas, las tocó y gritó: “¡Es sangre!” Desde ese momento la vida de Martha cambió.

Muchas personas han visitado su casa para presenciar el milagro. Dos cadenas importantes de televisión informaron del suceso. Esto atrajo la atención de los científicos que sometieron el icono a rayos X y analizaron la sangre. Ellos concluyeron que no se trataba de un fraude y que la sangre era humana, pero fueron incapaces de determinar el grupo sanguíneo de la misma. La iglesia ha descartado que se trate de un fraude pero todavía no puede proclamarlo como un milagro.

Martha sostiene que ha recibido mensajes del “autor de los milagros”, el Ser que ella describe como “la conciencia que estuvo en Jesús”. Algunos mensajes alimentan su fe al predecir sucesos que luego tienen lugar. En una ocasión le dijo: “te llevaré al campo para enamorarte más”. Un cura luego le explicó que esa frase había sido sacada del Antiguo Testamento. Al visitar el campo en la provincia de Córdoba, ella vio cómo un cerro cambiaba de color tres veces –un fenómeno que continúa teniendo lugar. En otra ocasión escuchó un mensaje que le instaba a buscar “una piedra rosa, con oro alrededor”. El objeto resultó ser un colgante de una colección de un sanador de Catamarca que fue instruido a producir 13 pendientes para 13 sanadores.

Ocurrieron otros milagros: Martha comenzó a manifestar estigmas en sus ojos, manos y frente y su imagen de la Virgen de Medjugorje comenzó a llorar lágrimas de sangre dos días antes de los ataques del 11 de Septiembre.

Ella aseguró a Share International que nunca había sido una persona mística pero que hacía dos años que se había bautizado, sin saber realmente la causa, ya que su origen es judío. Martha, que cree que el Cristo cura a través de ella, planifica crear un refugio para niños y personas ancianas sin hogar.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma la autenticidad de estos milagros que fueron manifestados por el Maestro Jesús.)


Monja sanadora atrae multitudes

La hermana Briege McKenna es una famosa “monja sanadora” que nació en Irlanda pero pasa la mayor parte de su tiempo viajando por el mundo dando servicios de curación y realizando milagros. Sus videos y libro Los Milagros Ocurren se venden a miles en los sitios en que ella aparece.

Sus poderes especiales emergieron cuando tenía 18 años y sufría de artritis reumática: “Estuve escayolada casi tres años. Y un día en Florida fui curada milagrosamente. Y ahora rezo para que el poder sanador de Jesús pase a través de mí a otras personas aquí”.

Con una modesta figura dentro de sus hábitos marrones, su pelo corto recogido pulcramente en su griñón, y un crucifijo sencillo alrededor del cuello, la Hermana Briege causa un efecto extraordinario en la audiencia. En febrero de 2002, 4.500 personas asistieron a su conferencia de Divina Misericordia en Dublín. Teresa de Dublín vino a darle las gracias por su propio milagro personal: “Tenía un nódulo en mi cuello”, explicó, “y un día cuando fui a comulgar en misa, sentí un ligero toque en mi cuello, como si una pluma me tocara tres veces. Cuando miré, el bulto había desaparecido, y mi médico no podía creérselo”.

La Hermana Briege no fomenta la adulación. “Seguro, eso sería cosa de estrellas de música pop”, dice. “Sólo soy un instrumento para Jesús. La gente siempre me pide que firme autógrafos. Les digo: ‘No, sencillamente me tocó trabajar con la persona más famosa del mundo –el Señor’.” (Fuente: BBC News Online, Reino Unido)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el Maestro Jesús es el creador de los milagros curativos.)


¿Cura la fe?

Algunas veces el cojo puede volver a caminar y el ciego a ver, afirman noticias provenientes de varias sesiones de sanación y oración de la fe cristiana. A continuación se reproducen dos historias de estas.

Al holandés Wim Aardema se le diagnosticó leucemia en 1999. Él estaba exhausto y apenas podía levantarse durante el día. A la edad de 73 años, se resignó a la realidad de la enfermedad. Al mismo tiempo, Wim y su esposa, ambos devotos cristianos, comenzaron a rezar pidiendo ayuda y fueron a un servicio de curación en Middenmeer organizado por el sanador religioso y pastor Jan Zijlstra.

“¿Podrían acercarse todas las personas que sufren cáncer?” Wim se colocó frente a la audiencia junto a otras personas, esperando ver lo que sucedía luego. El pastor Zijlstra les bendijo y mientras lo hacía Wim sintió una energía que le envolvía y pasaba a través suyo.

“¿Dónde está el cáncer?” preguntó el pastor. “Le dije que estaba en mi sangre y él comenzó a rezar a Jesús para pedirle que limpiara mi cuerpo del cáncer. Luego dijo: ‘Wim, el Señor hará Su trabajo’. La oración fue tan poderosa que una certeza comenzó a surgir en mí.

“Al día siguiente, cuando abrí los ojos, ¡sentí que era un hombre nuevo! La extenuación y debilidad permanentes habían desaparecido. Incluso pude vestirme y prepararme mi propio desayuno y todavía no estaba cansado. Comencé a hacer cosas que no había hecho en años –controlando todo el tiempo, y todavía no me caía de fatiga. ‘¡He sido curado!’ grité.”

Cinco días después Wim fue a ver a los especialistas, le realizaron un análisis de sangre y le preguntaron cómo se sentía. “¡Me siento bien!” Su respuesta confirmó los resultados del análisis de sangre: “¡Fabuloso!” dijo el médico, “estás totalmente curado. ¡Esto es un milagro!” Wim relató a los médicos sobre el servicio de curación, las oraciones, la energía. Los médicos no pudieron aceptar la historia de Wim, pero tuvieron que reconocer que no podían explicar el ‘milagro’. Ellos realizaron análisis adicionales en fechas posteriores, que sencillamente confirmaron los primeros resultados –no había leucemia. A Wim Aardema le han dado el alta médica completa.

(El Maestro de Benjamin Creme confirma la autenticidad de esta curación milagrosa que fue manifestada por el Maestro Jesús.)

El pastor Jan Zijlstra también viaja por el mundo, celebrando servicios religiosos combinados con sesiones de curación. En enero de 2000 celebró una de estas reuniones en Leiderdorp, Holanda. Entre las muchas personas que asistieron a la reunión de oración estaba Anton Martier, cuya madre le había llevado con la esperanza que quizás se pudiera hacer algo por su hijo que era sordomudo de nacimiento. Se colocaron frente a la congregación, esperando y orando por una cura para Anton. El Pastor Zijlstra rezó y colocó sus manos sobre Anton, en sus orejas y sus mejillas. Luego chasqueó sus dedos y Anton comenzó a sonreír. Él asintió para indicar que lo había oído. Después de ello reaccionó a cada sonido, girándose hacia la dirección de donde provenía el sonido. Y luego llegaron sus primeras palabras. Convertir el sonido en palabras –sonido con significado– fue una experiencia totalmente nueva. (Fuente: De Levenstroom, Holanda)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma la autenticidad de este milagro manifestado por el Maestro Jesús.)




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]