Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 2002
Título: El espejismo del poder
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


El espejismo del poder

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Al comienzo de cada año, la humanidad, casi de forma universal, celebra la oportunidad de comenzar de nuevo y de tomar resoluciones hacia la mejora de un tipo o de otro. Al acercarse este año de tensión y crisis a su fin, los hombres podrían buscar nuevas y más constructivas políticas y acciones que cambiarían las vidas de todos para mejor.

Este periodo de crisis pronto finalizará, seguido de uno de experimentación en cada rama de la vida humana. Vastas nuevas perspectivas esperan la exploración del hombre mientras forcejea y soluciona los problemas que acosan hoy al mundo.

Las mentes de la mayoría están enfocadas en la crisis política que amenaza con desestabilizar el mundo. Esto es natural e inevitable. La histeria engendrada en los Estados Unidos por los sucesos del 11 de Septiembre de 2001 se ha extendido por gran parte del mundo. El discurso y tono belicoso del presidente norteamericano ha avivado las llamas del temor, haciendo casi imposible tener un punto de vista equilibrado. Que tal punto de vista equilibrado es deseable es obvio si se quieren realizar valoraciones y respuestas correctas. La especulación y el rumor prevalece en la actual situación y drena la vitalidad de un mundo espectante.

Hechos

La primera prioridad es el verdadero conocimiento de los hechos. Esto, sin embargo, es difícil de encontrar. Tantas voces profieren o vociferan su diversa información contradictoria, tantas opiniones se elevan al estatus de hechos, que pocos pueden creer o escuchar con respeto. Bajo tales condiciones se aconseja sabiamente la cautela y la moderación.

Acciones exhaustivas están en curso y planeadas, y pocos pueden ver a dónde conducen. Nuestro punto de vista es que serán tanto positivas como negativas en sus efectos: la destrucción de una tiranía desoladora y punitiva a costa de muchas vidas inocentes, y la desestabilización adicional de una zona ya en crisis.

Fanáticos

Existen voces en Norteamérica y en otras partes que piden cautela pero, parecería, que no son lo suficientemente fuertes para contener la pasión de un grupo de fanáticos alrededor del presidente. Están perdidos en el espejismo del poder y costará mucho hacerles entrar en razón. Las arenas ricas en petróleo de Irak son un objetivo demasiado tentador para su codicia ilimitada y deseo de dominar.

No obstante, aquellos que se oponen al lanzamiento de una peligrosa guerra contra Irak deben continuar haciendo saber su oposición. Deben fortalecer su voluntad de marchar y manifestarse, de hacer oír sus voces. Estos hombres temerarios deben comprender que el mundo no les pertenece; que si gobiernan deben hacerlo dentro de la ley; que muchos pasados y grandes imperios cayeron por la misma causa.

Esta indiferencia a la opinión mundial puede mantenerse sólo por un tiempo. Los acontecimientos mundiales, sucesos de otra naturaleza, están transcurriendo ahora tan deprisa que sobrepasarán a estos hombres del pasado, encerrados en los anticuados métodos del pasado, y les relegarán, silenciosamente, a ese ayer que desaparece.

Maitreya, el Gran Señor, está emergiendo y mostrará el camino. No os desaniméis pues todo irá bien.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]