Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Julio/Agosto 2002
Título: Maitreya en la puerta
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Maitreya en la puerta

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Bajo el impacto de las nuevas energías entrantes, grandes cambios están teniendo lugar en el mundo. Para algunos, estos cambios son benévolos y útiles, conduciendo hacia un mundo mejor ordenado y seguro. Para otros, no obstante, sólo significan la ruptura y el desorden, el caos y la confusión, el trabajo de hombres desesperados y malvados.

Por supuesto, si nuestro principal objetivo es el mantenimiento del ‘statu quo’, todo cambio, por más necesario y retrasado, es sospechoso e indeseable, el trabajo de ‘militantes’ y ‘creadores de problemas’.

Verdad es que muchos de los cambios que tienen lugar ahora parecen amenazadores para la estructura social y son una fuente de constante preocupación, inquietud y temor.

Si los hombres supieran la verdadera naturaleza de la transformación que ahora se está forjando por estas benévolas energías, podrían comprender con más calma y cooperar con su acción.

Huelga decir que, el ‘statu quo’ nunca puede mantenerse durante mucho tiempo; el cambio y la evolución son la misma naturaleza de la vida, y, para bien o para mal, imponen el patrón de lo nuevo. La forma y cualidad de la nueva estructura están condicionadas por los mismos hombres. Así que es inútil resistirse al Gran Imán que impulsa toda vida hacia adelante en su sendero de perfeccionamiento.

Perplejidad

Cuando Maitreya y Su Grupo caminen libremente entre los hombres, mucho se revelará de las leyes que gobiernan la vida. La perplejidad de los hombres dará lugar a una creciente comprensión y a una respuesta más sabia al fenómeno del cambio. Los viejos intransigentes, por supuesto, permanecerán, pero su influencia decaerá mientras lo nuevo se afianza. Así será, y así los hombres comprenderán mejor la naturaleza de la aventura que llamamos vida.

Señales

Maitreya, en persona, se encuentra en la puerta, Su mano alzada para llamar. Sus señales crecen rápidamente mientras Él aguarda reconocimiento. Dadle la bienvenida en vuestro corazón y facilitad Su entrada; permitidle trabajar a través de vosotros. Recordad que vuestros hermanos, también, merecen saber las Grandes Noticias; no los dejéis a ellos, ni a vuestras hermanas, en la oscuridad.

Hemos llegado al momento final. El momento destinado está sobre nosotros. La larga espera ha casi acabado. Aunad ahora fuerzas para el gran trabajo que espera. Los momentos son como nunca antes. Las miríadas angélicas tiemblan de expectación. Los guerreros de la Verdad de Maitreya ajustan Sus cinchas y se congregan detrás Suyo.

En medio del caos y la guerra, y la amenaza de guerra, el Gran Señor eleva Su mano. Sus flechas de Luz atravesarán la oscuridad del momento y traerán respiro a los hombres. Su Gran Corazón brilla de amor por todas las personas. Los hambrientos y oprimidos son Su especial atención. Ayudadle en Su labor trascendental.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]