Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 2001
Título: La ayuda de la Madre y otras señales del momento

Señales del momento

En su Mensaje de Noviembre de 1977, Maitreya dijo: “Aquellos que buscan señales las encontrarán”. Desde entonces, un número creciente de fenómenos milagrosos han inundado el mundo: apariciones, cruces de luz, manantiales curativos, iconos y estatuas que lloran.
En Mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: “Las señales de la presencia de Maitreya en el mundo continuarán aumentando. El va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender”.


La ayuda de la Madre

Se ha establecido ahora a través del procedimiento habitual del Vaticano que la Madre Teresa fue la responsable de la curación de una mujer india de 30 años en 1998. La mujer fue curada de una grave tuberculosis y un gran tumor un año después de que la Madre Teresa falleciera, según un portavoz de la Comisión para la Beatificación y Canonización del Vaticano, cuyo anuncio fue publicado en el semanario católico Famiglia Cristiana.

Fue el 5 de septiembre de 1998 (exactamente un año desde la muerte de la monja) cuando las hermanas enfermeras pertenecientes a la misma orden que la Madre Teresa colocaron un medallón sobre el pecho de la mujer enferma, un medallón que había estado en contacto con el cuerpo de la Madre Teresa. Durante la misma noche las enfermedades de la mujer desaparecieron. Los médicos indicaron que ni el tumor ni la tuberculosis han vuelto a aparecer.

Todos los casos documentados de posibles milagros deben ser investigados por la Comisión para la Beatificación, y aprobados, antes que un ‘candidato’ pueda ser beatificado. Ahora la primera fase del informe de investigación sobre la Madre Teresa, ganadora del Premio Nobel de la Paz, ha sido completado –la mera cifra de 35.000 páginas. Si los funcionarios del Vaticano se declaran satisfechos con las próximas etapas de su examen del caso, la Madre Teresa podría al final ser canonizada. (Fuente: de Telegraaf; Dagblad De Limburger, Holanda)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la mujer india fue curada por el Maestro Jesús.)


Echar una mano

En su regreso a EEUU, una turista norteamericana en París, Francia, relató una experiencia extraña. Era aproximadamente hora punta cuando ella y su marido pasaron al lado de un hombre que parecía borracho, que hablaba animadamente con un compañero invisible. En un cruce concurrido él estaba de pie junto a otros transeúntes en una pequeña multitud esperando cruzar la calle, todavía gesticulando y hablando consigo mismo. La luz su puso verde, y todos comenzaron a moverse, pero de pronto el hombre resbaló y cayó. La multitud siguió andando y el quedó atrás sobre el pavimento frente a los carriles del impaciente tráfico parisino. Él comenzó a repetir: “Je suis tombé” –me he caído– y levantó su mano con la esperanza de que alguien le ayudara, pero todavía aparentemente inconsciente del peligro de los coches acelerando.

Ninguno se detuvo para ayudarle; el marido de la autora de la carta siguió adelante, absorbido en su mapa, así que ella se inclinó sobre el hombre, murmurando un francés inadecuado e intentándole levantar sin éxito –siguió gimoteando que se había caído.

Las luces estaban a punto de cambiar, pero hacer señas a los conductores no parecía disuadirles. Ella decidió realizar una acción drástica y se colocó en la calle, entre el borracho y los coches que se aproximaban. Las luces del tráfico se pusieron verdes. Un pequeño grupo de hombres en su mayoría ancianos se congregó para mirar, pero ninguno se ofreció a ayudar.

De pronto apareció una hermosa y elegante mujer francesa, llevaba una capa marrón, tenía el pelo castaño y era de unos 40 años. Ella observó al hombre postrado y a la turista norteamericana desesperada, que relata: “Esperaba una señal, algo que indicara que me ayudaría. En su lugar, su expresión era pensativa, interna, como si estuviera sopesando sus palabras y acciones cuidadosamente”. Finalmente, la mujer se agachó y habló con el hombre. Él paró de inmediato de gimotear y la escuchó. Ella extendió una mano hacia él: “Él extendió la suya como un bebé en una piscina, y luego subió a la acera. Entonces la mujer se irguió y giró sus ojos hacia mí. ‘Ahora está bien,’ dijo”. La turista norteamericana se tranquilizó y miró a su alrededor: “Busqué a la mujer entre el pequeño grupo de curiosos, pero había desaparecido”. (Fuente: San Francisco Chronicle, EEUU)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el hombre ‘borracho’ era Maitreya. La ‘mujer elegante francesa’ era el Maestro Jesús.)


Milagrosa curación de corazón

El Hospital Papworth de Cambridgeshire, Inglaterra, ha informado de una recuperación extraordinaria de una joven paciente de corazón. A Leanne Faulkner, de 18 años, de Alconbury, Cambridgeshire, se le colocó una bomba de corazón después de contraer una miocarditis –un virus que causa la inflamación del corazón– y estaba en lista de espera para un donante de corazón compatible para recibir un trasplante. Sin embargo, después de cuatro meses se descubrió que su corazón se había curado a sí mismo, y se le quitó la bomba de corazón.

El Hospital Papworth sólo tiene constancia en sus archivos de otro caso similar. (Fuente: Ceefax, BBC-tv, Reino Unido)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que Maitreya curó la afección de corazón de Leanne, y que el otro caso documentado se debió a una curación del Maestro Jesús.)




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]