Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Junio 2001
Título: Sanador de fe keniano cura el SIDA y otras señales del momento

Señales del momento

En su Mensaje de Noviembre de 1977, Maitreya dijo: “Aquellos que buscan señales las encontrarán”. Desde entonces, un número creciente de fenómenos milagrosos han inundado el mundo: apariciones, cruces de luz, manantiales curativos, iconos y estatuas que lloran.
En Mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: “Las señales de la presencia de Maitreya en el mundo continuarán aumentando. El va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender”.


Sanador de fe keniano cura el SIDA

“SIDA y cáncer: Muchas personas se curarán a través de la práctica de la oración… Los casos de curación a través de la oración se conocerán públicamente.” (Colaborador de Maitreya en Share International, Septiembre 1988)

Un predicador protestante de 26 años en Nairobi, que afirma que puede curar el SIDA a través del poder de la oración, está atrayendo a su iglesia a cientos de personas que creen en una curación milagrosa.

A mitad de semana cada asiento de la Iglesia del Poder de Dios está ocupada. A una mujer que es VIH positiva se le pide que explique cómo se contagió del virus. El reverendo Nduati dice que cientos de personas como ella han sido curadas y que le traen los análisis negativos como prueba.

“Un milagro es para cualquiera,” afirma. “Cualquiera puede recibir un milagro, todo el que Dios ama por Su propia gloria. Por ello, si vienen, lo hacen sabiendo perfectamente que Dios puede hacer algo”.

La sesión de curación diaria comienza con un niño joven. Está muy enfermo pero después de unos minutos de oración, el reverendo Nduati anuncia que está curado. Para los adultos con VIH, como hay tantos, él anuncia que serán curados en grupo. Las oraciones se intensifican hasta que decide que ha llegado el momento.

Las personas que han puesto sus esperanzas en este servicio van desde los pobres desesperados hasta los profesores y funcionarios públicos. Ninguno está en disposición de comprar medicamentos caros, esta iglesia es el único lugar que les ha ofrecido algo. “Gracias a Dios que escuché sobre el pastor John Nduati, eso fue cuando vine a esta iglesia el 15 de noviembre. Vine a la iglesia, el pastor rezó por mí y recibí mi milagro,” comenta un visitante.

En Kenia 2,3 millones de personas de una población de 29 millones está infectada con VIH, el virus que produce el SIDA. La inmensa mayoría de ellos no puede permitirse los medicamentos que ayudan a prolongar las vidas de muchos de los infectados en el mundo desarrollado. Los que sufren de SIDA en Kenia, viven con el temor de ser rechazados por sus comunidades y sus patrones. La Iglesia del Poder de Dios del reverendo Nduati es el primer sitio en el que se dan a conocer y hablan sobre su enfermedad. (Fuente: BBC News Online, RU)


Curaciones de SIDA milagrosas

En junio de 2001 el Papa canonizó al sacerdote italiano Padre Luigi Scrosoppi (1804-1894). Fundador de una orden de monjas cerca de Udine, al noreste de Italia, se hizo famoso por sus poderes sobrenaturales y capacidad de curar. Incluso ahora continúa realizando milagros.

En 1996, el hermano Peter Chungu Shitima, de 24 años, un estudiante de sacerdocio en Zambia, yacía moribundo de SIDA cuando tuvo una visión en la cual el Padre Luigi se le apareció. (Para entonces el sacerdote italiano ya había sido beatificado.) A la mañana siguiente Peter Shitima se despertó sabiendo sin lugar a dudas de que había sido curado de SIDA por el Padre Luigi Scrosoppi. Sus afirmaciones fueron investigadas por un equipo independiente de expertos médicos y basándose en sus hallazgos, el Vaticano declaró el caso como un milagro genuino. Las pruebas médicas mostraron que el hermano Shitima se había realmente curado del SIDA.

La canonización del Padre Luigi será una ocasión memorable para el joven seminarista zambiano que estará presente en la ceremonia en Roma. (Fuente: de Volkskrant, Holanda)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que el Padre Luigi Scrosoppi fue responsable de la curación y añade que el hermano Shitima también ha sido curado del virus VIH.)


La casa de los muchos milagros

En el hogar de Leon y Suzannah Meessen en Oirsbeek, Limburg, Holanda, existen decenas de estatuas de figuras sagradas, Jesús, San José, la Virgen, y decenas de pinturas e iconos. Su casa es un auténtico santuario pero lo que es extraordinario es que constantemente parecen tener lugar milagros.

Los medios de comunicación locales y nacionales han publicado artículos acompañados de grandes fotografías de varias estatuas que claramente muestran que lloran sangre mientras que otras rezuman aceite. Un ‘milagro’ espectacular es la aparición de la nada de hostias, que caen del aire, algunas veces salpicadas de sangre. Estas hostias son guardadas en su altar. En una ocasión se encontró una hostia dentro de caja de cristal hermética que cubre la estatua de San Gerardo.

El número de sucesos milagrosos es extraordinario; una estatua del Cristo llora lágrimas de sangre y también fluye de su frente. En la mano de la estatua del Cristo hay una hostia con una marca de sangre en forma de corazón.

Para la pareja devota, todo comenzó en 1995. Estaban rezando juntos un día cuando una luz brillante llenó la habitación. Entonces vieron una hostia que era transportada en el aire por dos figuras parecidas a ángeles. De ahí en adelante comenzaron a aparecer cada vez más hostias. Muchos de los diferentes iconos y pinturas rezuman un aceite verdoso inodoro que se parece mucho al aceite de oliva virgen.

La Virgen se aparece regularmente a Suzannah. Ella le pide que convierta su casa en un sitio de piedad y peregrinaje, algo que la pareja está determinada y feliz de hacer.

Las estatuas que pertenecían a la madre de Suzannah fueron objeto de un artículo en Share Internacional hace algunos años (Ver SI Mayo 1996) en relación a una estatua de la Virgen que lloraba sangre por un ojo. Las autoridades eclesiásticas se la llevaron para ser ‘investigada’ y más o menos destruyeron la estatua. Ella compró una nueva que pronto comenzó a llorar. La Iglesia devolvió la estatua dañada que gradualmente se recompuso a sí misma mientras sus colores se hicieron más vivos.

La posición oficial del obispo local es que probablemente se trate de un engaño. Un cura les visitó y dijo a los Meessens que “acabaran con esa estupidez”. La pareja argumentó que han recibido una petición celestial y que no cesarán en su empeño.

Ahora se comenta que las autoridades eclesiásticas locales se han llevado las hostias del hogar de los Meessen bajo el pretexto que pertenecen a la iglesia. (Fuente: Dagblad de Limburge, de Volkskrant, Holanda)

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que estas manifestaciones variadas provienen del trabajo del Maestro Jesús.)




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]