Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Diciembre 2001
Título: La entrada de Maitreya
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


La entrada de Maitreya

por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Cuando, como ahora, el hombre se encuentra en una encrucijada, esperando orientación sobre qué dirección tomar, realiza una llamada invocatoria de ayuda. Inevitablemente, cuando esa llamada alcanza un cierto tono, Nosotros, vuestros Hermanos Mayores, respondemos y contestamos. Así sucede actualmente mientras los hombres forcejean frenéticamente en el caos de su propia fabricación, temerosos de dar los únicos pasos que les salvarían de más caos.

En este torbellino Maitreya está a punto de entrar, totalmente consciente de la labor que aguarda. Sólo un Ser de Su inmensurable sabiduría podría aceptar tal carga. Sólo alguien de Su incomparable coraje podría acometer tal labor.

Desde las anárquicas condiciones del presente Él debe construir el nuevo y mejor mundo. Desde la agonía de millones de personas Él debe modelar un nuevo mundo.

¿Quién está allí para ayudarle en Su trabajo de salvación?

¿Quién se unirá a Su causa y ayudará a sus hermanos y hermanas?

Ahora, como nunca antes, existe la oportunidad de servir a un mundo en gestación, un nuevo mundo esperando nacer.

Derecho de nacimiento

Maitreya busca elevar al hombre a su derecho de nacimiento.

Él busca inspirar la creación de un mundo nuevo y más feliz.

El Gran Señor busca investir cada vida individual con santidad y valía.

Él busca librar al mundo de la violencia y la guerra.

¿Dónde Él encontrará a Sus ayudantes?

¿Quién está dispuesto a responder?

¿Quién tiene el coraje de ayudar al Señor del Amor?

Él ya conoce a aquellos en los cuales puede confiar.

Prepárate para verle.

Pule bien tu resolución.

No te desanimes por la intensidad de la labor.

Se simple y sincero en todo lo que hagas.

Maitreya se acerca, rápido, en un brillante corcel blanco.

Su mantram es: ¡No temáis!

Todo, a su tiempo, será renovado.

Todo, a su tiempo, retornará a la Luz.

Considerad esto: “Tomad la necesidad de vuestro hermano como la medida de vuestra acción y solucionad los problemas del mundo. No hay otro camino”.

Agonía

En vuestro mundo infeliz entra ahora Maitreya. Él conoce vuestra agonía y sufrimiento mejor incluso que vosotros mismos, porque Él conoce, también, la alegría que es vuestro derecho de nacimiento.

Esa alegría Él la restaurará a vosotros de forma total y perfecta. Por ello Él se encuentra entre vosotros.

Llevadle a vuestros corazones y permitidle que os sirva. Conocedle como un amigo y Hermano de Antaño. Dejadle que os guíe y enseñe; así creceréis en vuestra divinidad.

El momento ha llegado en el que veréis Su rostro. Su sonrisa de amor os atraerá a Su lado. Encontraréis vuestro amor magnificado miles de veces y, entregado al servicio de Su Causa, entraréis en el Plan del cual formáis parte.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]