Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Septiembre 2001
Título :Desapego
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Desapego

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

“Cada día tiene bastante con su propio mal”. Hay pocos, especialmente en el mundo Occidental, que desconozcan esta antigua máxima cristiana. Transmitida de generación en generación de adultos a niños, ha encontrado su sitio en el marco moral de incontables millones de personas. No obstante, a pesar de esta larga familiarización, existen relativamente pocas personas que comprenden su significado, e incluso menos que viven lo que se predica. Esencialmente, tiene que ver con el desapego.

El mal –la crítica, la murmuración y las acciones destructivas– que abunda en la mayoría de los denominados grupos ‘espirituales’, tiene éxito en su cometido allí donde no haya desapego. Su amargo y corrosivo veneno florece allí donde se le da la energía del pensamiento y la defensa constantes. Mejor, con mucho, es dejarlo a la Ley del Karma, que rumiar y preocuparse contra su fuente.

Siendo esto así, no importa la naturaleza del mal, el daño intencionado. La Ley es imparcial y trabaja para restablecer el equilibrio. Ningún tipo de lucha por enderezar el equívoco o defender la reputación pueden mejorar a la Ley del Karma en su labor.

Guarda pues tu energía para cosas mejores y deja que la Ley decida la medida y el momento de respuesta.

Defensa

Cuando el mal golpea, la mejor defensa, entonces, es el desapego. Cuando el animal cazado permanece erguido, silencioso y quieto, el cazador, desconcertado, se marcha con las manos vacías. Cuando un hombre está desapegado –libre de temor y de necesidad de tomar represalias– puede tranquilamente dejar que la Gran Ley libre su batalla por él. Así el mal no gana, ni crece en fortaleza.

Esta profunda enseñanza del Cristo es normalmente expresada como un mandamiento para no causar lesiones o dolor día a día –prolongando así su vida y causando más daño a la víctima.

Esto se relaciona estrechamente con el concepto cristiano del perdón. Cuando un hombre está realmente desapegado ya ha perdonado. Él espera pacientemente que el causante del mal comprenda el mal que se está infligiendo a sí mismo, a la víctima y al grupo, y que corrija. Así el mal es neutralizado y así “cada día tiene bastante”.

Fundamental

Cuando Maitreya, el Gran Señor, emerja total y públicamente, Él dedicará mucho de su tiempo al concepto del desapego. No por nada es fundamental en Sus Enseñanzas: Él ya ha dado Sus pensamientos sobre honestidad de mente, sinceridad de espíritu y desapego. No todos, al principio, serán capaces de seguir Sus pensamientos pero con el tiempo Su energía de Amor despertará a los hombres a la practicidad de Su sabiduría. Gradualmente, las reacciones viejas y mecánicas de odio y envidia desaparecerán cuando las necesidades sociales sean satisfechas, cuando cada vez más personas serán estimuladas por la alegría de trabajar por la causa de Maitreya. Así será, y así las personas de todas las naciones crecerán en estatura como Dioses emergentes.

El Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría; Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones. Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]