Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Julio/Agosto 2001
Título:Unidad
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Unidad

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Cuando los hombres se juntan en grandes grupos adoptan un punto diferente de sí mismos y se ven entre ellos de una nueva forma. Se dan confianza, se fortalecen en sus deseos y se sienten atraídos hacia aquellos que apoyan su punto de vista. Esto parece natural pero ¿por qué es así?

Esencialmente, todos los hombres internamente buscan unidad y encuentran su reflejo en la conformidad de pensamiento e ideas. Este instinto se encuentra detrás de la formación de partidos políticos y otros grupos. El consenso ideológico actúa como un imán y fortalece la fuerza del conjunto.

Los grupos y partidos fracasan cuando la unidad interna es perturbada. La unidad es una cualidad del alma y es esencial para la cohesión del grupo. Un énfasis excesivo en los individuos y las diferencias de personalidad tiende así a debilitar los lazos unificadores que mantienen al grupo junto.

Este principio puede verse funcionar en cada departamento de actividad humana. La subida y caída de partidos, grupos e incluso de naciones están condicionadas por esta ley. La unión hace la fuerza, dicen los hombres, y así es, porque es la naturaleza esencial del hombre.

La unidad no es tan difícil de alcanzar en las primeras etapas de formación de un grupo; si el propósito de su comienzo es lo suficientemente magnético, sólo eso puede mantener junto a un grupo. Sin embargo, el tiempo trae diferencias y descontento. Voces fuertes y variadas surgen y buscan imponer su voluntad. Si el deseo por la unidad se pierde el grupo, inmediatamente, está amenazado.

Interconexión

El propósito subyacente de toda vida es la creación de unidad, expresando así la interconexión de todos los átomos. Para la mayoría de los hombres, el cosmos es una colección de cuerpos materiales separados, infinitamente grande y distante, obedeciendo inertemente las leyes mecánicas de la materia. En realidad, el cosmos, el Espacio Mismo, es una entidad viviente, la Fuente de nuestro Ser, nuestra Madre y Padre. Como almas, sabemos que esto es así, y buscamos dar expresión a la unidad fundamental de nuestra naturaleza.

Un grupo, por tanto, pierde su unidad por su cuenta y riesgo. Sin tal unidad no funciona como grupo sino ciegamente, sin propósito y cohesión, una colección dispar de actitudes y condicionamiento.

Acuario

Estamos entrando en la Era del Grupo; Acuario, y sus energías, pueden vivirse y experimentarse sólo en formación grupal. La mayor cualidad de Acuario, también, es Síntesis. Su fusión y mezcla de rayos se impondrán en las vidas de todos hasta que, gradualmente, la alquimia más elevada alcance su propósito benéfico y la raza de los hombres sea Una. Así será. Así los hombres conocerán la verdad de que la Unidad es fuerza, la naturaleza esencial de nuestro Ser, el propósito que todos los hombres se esfuerzan por conseguir y hacia el cual todas las actividades de los hombres buscan dar expresión.

Cuando Maitreya mismo emerja en el futuro muy cercano, Él resaltará la necesidad de la unidad en todas nuestras tareas. Él mostrará cuán esencial es que encontremos una identidad de propósito, como hombres y naciones, para resolver los problemas humanos, poniendo así nuestras poderosas individualidades al servicio del grupo.

El Maestro —, un miembro antiguo de la Jerarquía de los Maestros de Sabiduría; Su nombre, bien conocido en círculos esotéricos, no ha sido aún revelado por diversas razones. Benjamin Creme está en constante contacto telepático con el Maestro que le dicta Sus artículos.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]