Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Mayo 2000
Título: El fin del caos
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


El fin del caos

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Cuando uno observa al mundo con la vista clara del conocimiento, se revela a esa mirada comprensiva una visión totalmente diferente de la que poseen la mayoría de los observadores. Para la inmensa mayoría, éste es un mundo en caos, caracterizado por la guerra, la inundación y la pestilencia. El terror reina en los corazones de millones de personas. Con seguridad, el mundo actual conoce todas estas catástrofes – y muchos sufren dolorosamente como resultado de ello – pero detrás del terror y del dolor existe un creciente sentimiento de esperanza de que las cosas cambiarán para mejor, de que éste es un periodo transitorio y no durará para siempre. Así sucede en muchas zonas en donde la agitación es grande, la privación de lo más severa y difícil de aguantar.

Ensueño

Detrás de todo esto, detrás de la inacabable y absurda destrucción, este mundo está emergiendo de un ensueño oscuro y lleno de sueños, el despertar del cual es extremadamente difícil y traumático. Nuevas y poderosas energías están estimulando a la humanidad a la acción como nunca antes, y, como siempre en tal situación, las primeras reacciones son encontradas: caóticas y destructivas, seguidas por un ritmo nuevo y más elevado que gradualmente se impone a la totalidad.

Estabilidad

Nosotros que miramos a la vida más allá de las formas y sucesos externos sabemos con certeza que este periodo difícil se ha casi acabado, que la estabilidad y la calma anhelados por tantos están casi al alcance de la mano, y que la humanidad se está despertando, refrescada y renovada, de su larga y oscura noche.

Así el mundo está ahora preparado para la reaparición del Cristo. Así los hombres están ahora preparados para lo que Él tenga que dar.

Preceptos

Cuando Él vino antes a través de Su discípulo, Jesús, los hombres no estaban preparados para responder a Su enseñanza. Hoy, después de siglos de sufrimiento, educación y experiencia, los hombres están preparados para comprender y actuar según Sus preceptos. Como Preceptor Él viene; como Instructor, no como salvador, Él cumple Su misión.

Pronto, Aquel que el mundo espera emergerá y se presentará para que todos le vean. Pronto, los hombres entablarán un diálogo con sus Seres Superiores y realizarán su elección de vivir o morir. Así se representa el gran drama de este tiempo.

Aunque poco sea conocido por los hombres, el fin es conocido desde el principio, y ellos pueden estar bien seguros del triunfo final de la Razón y la Verdad.

Maitreya utilizará como señal el colapso de las bolsas, los salones de apuestas de la codicia; entonces Él entrará, abiertamente, en la escena del mundo y expondrá Su causa por la justicia y la libertad, el compartir y el sentido común.

Bien deberían los hombres hacer balance de ellos mismos y de sus prioridades, de sus aspiraciones y valores, porque de su decisión resultante yace el futuro del mundo, el bienestar de la humanidad y su inmediato papel en el Plan de Dios.

Nosotros, los Observadores, vuestros Hermanos Mayores, esperamos con confianza y alegría vuestra justa decisión y gloria futura.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]