Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Abril 2000
Título: Los requisitos del futuro
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Los requisitos del futuro

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

En breve, los hombres comenzarán a reconocer que verdaderos cambios significativos están teniendo lugar en los asuntos humanos. Casi sin notarse, cambios de gran alcance en cómo los hombres se relacionan entre ellos – comunitaria, nacional e internacionalmente – ya son aceptados como norma. Ciertamente, muchas son las transgresiones de la dignidad y libre albedrío humanos que manchan y deshonran tanto las acciones de gobiernos como de individuos, y es triste contemplar estas crueldades.

Pero, imperceptiblemente, un nuevo espíritu de tolerancia y comprensión se está haciendo notar. Al mismo tiempo, se muestra menos tolerancia que hasta ahora hacia aquellos que ignoran el imperio de la ley, que trabajan contra el Bien Común y fomentan la violencia y el desgobierno. Esto es un buen presagio para el futuro de la raza. La tolerancia del mal no es Nuestro camino.

Esencialmente, todos los hombres son Uno. El momento está por llegar en el que los hombres comprenderán que esto es así. Cuando amanezca ese día, realmente grande será la alegría que conocerán todos los hombres.

Nueva fase

Mientras tanto, una nueva fase en la historia del hombre comienza. Paso a paso, los hombres pondrán en movimiento los requisitos del futuro. Estos deben respetar el destino y libre albedrío de todos. El derecho a las necesidades básicas de la vida: comida, cobijo, sanidad y educación, deben condicionar la dirección de las acciones de todos los gobiernos. La protección del medio ambiente – con todo lo que ello conlleva – debe convertirse en una obligación sagrada que permitirá a los hombres, con el tiempo, a cuidar del planeta hasta su curación. Así deberá ser si los hombres quieren heredar su derecho de nacimiento y encontrar, nuevamente, su sendero hacia Dios.

Preocupación

Para ayudar a los hombres en esto, Maitreya pronto anunciará Su presencia y mostrará Su preocupación por todo. Sin desanimarse para nada con la magnitud de su labor, Maitreya llevará a la humanidad de la mano y suavemente orientará su barco a aguas seguras, lejos de las traicioneras rocas en las que los hombres parecen empeñados en hundirse. Maitreya mostrará el camino de regreso de ese peligro y conducirá a puerto a los hombres. Así Él facilitará la entrada en la nueva era y evitará a los hombres mucho sufrimiento y angustia.

Muchos hay que aceptan y creen que el Cristo está en el mundo, que esperan impacientemente Su emerger abierto, pero que no hacen más que esperar y desear, dejando el trabajo de preparación a otros. Triste es que así desperdician la oportunidad de servir singularmente en este extraordinario momento, un momento como nunca lo ha habido y nunca lo volverá a haber.

Mi más ferviente deseo para ellos es éste: que aprovechen esta oportunidad de servir al Cristo, y a sus hermanos y hermanas que aún no saben que Él está entre nosotros. Contadles lo que creéis: que el Gran Señor está aquí; que Maitreya golpea firmemente la puerta. Muy poco tiempo queda para hacer esto y prepararles para esta preciada experiencia. Aprovechad el tiempo y actuad.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]