Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Marzo 2000
Título: La voz del futuro
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


La voz del futuro

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Desde el comienzo del nuevo siglo, un cambio evidente ha tenido lugar en varias partes del mundo. Por un lado, muchos pasos importantes han sido tomados para mitigar el sufrimiento del mundo en desarrollo; mientras que por otro lado, los problemas han surgido una vez más en Europa del centro y del este, incrementando las tensiones sociales y políticas a las que esa región es tan propensa. La Bendición de Año Nuevo de Maitreya, vertida para todos, ha acelerado la inspiración de muchos, y ha iluminado los corazones de incontables buscadores, sabiéndolo o no.

Mucho se ha escrito sobre la Fraternidad, ese estado sagrado de Unidad al cual todos los hombres aspiran. Bajo la influencia de la energía de Amor de Maitreya, muchos han recibido la experiencia, directamente, de ese estado bendito.

Ascenso vertiginoso

Mientras tanto, los ‘casinos de apuestas’, las bolsas del mundo, continúan su ascenso vertiginoso hasta una plataforma aún más elevada de la cual caer de cabeza al caos.

Lo asombroso es que muchas cabezas sabias se sacuden y advierten, pero en el revuelo de la codicia pocos escuchan las voces de advertencia. Así se prepara el escenario para el colapso del presente desorden económico. Así los hombres avivan los fuegos de su propia devastación.

Dilema

En esta confusión aparecerá Maitreya. Los hombres se volverán hacia Él para respuestas a su dilema. Cuando todo lo que el hombre valoraba y apreciaba se haya convertido en nada el futuro parecerá realmente austero. ¿Cómo proseguir y prosperar entonces una vez más?

Respuestas

Maitreya mostrará que las respuestas son simples pero hasta entonces difíciles de aceptar para todos excepto para unos pocos: que compartir es la forma natural, aunque no probada, para los hombres de vivir juntos. Que así comenzará el fin de los principales problemas de los hombres.

Por necesidad, los hombres se encontrarán mirando con ojos frescos a las posibilidades de la redistribución y la justicia que le seguirá, y lo encontrarán bien. De esta manera, etapa tras etapa, los hombres transformarán su edificio roto, construido con la codicia y la explotación, en algo bello que responderá a las necesidades de todos. Así será. Así Maitreya preparará a los hombres para un viaje espiritual nunca visto hasta entonces, un viaje que transformará a los hombres, con el tiempo, en los dioses que son.

Poco tiempo le queda al viejo orden. Las formas del Nuevo Milenio aguardan, impacientemente, su precipitación, revelando a los hombres la belleza que aguarda. Sabiéndolo o no, los hombres elevan sus cabezas, percibiendo una nueva luz y, pronto, una nueva voz. Esa voz es la voz del futuro, la voz de Maitreya.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]