Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Enero/Febrero 2000
Título: Comienza el Nuevo Milenio
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Comienza el Nuevo Milenio

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Es con la respiración contenida que los hombres aguardan la aparición de Maitreya. La ‘fiebre del milenio’ ha alcanzado ahora el punto de ‘autocombustión’ y los hombres, como caballos nerviosos consumiéndose de impaciencia, se vuelven inquietos y preparados para la acción. Qué forma o dirección debería tomar esa acción aún no está clara para la mayoría pero el sentimiento de cambios inminentes y de gran alcance domina ahora las mentes de los hombres.

Por todo el mundo, el deseo de paz ha sido expresado por jóvenes y mayores como su deseo más ansiado. Ellos reconocen, mejor que los políticos, lo imprescindible de la paz. Un nuevo sentido de unidad humana, aunque sólo sea breve, ha mostrado a los hombres la posibilidad de una paz duradera y de la buena voluntad práctica. Sólo esto es un buen augurio para el futuro.

En todas las celebraciones del milenio, una creciente realización de que una era ha terminado y que una nueva era comienza se ha impuesto a sí misma en las mentes y los corazones de los hombres. Una nueva esperanza y aspiración ha reemplazado la antigua apatía y ha encendido la expectativa de los hombres por una vida mejor para todos. Planes para más ayuda a los desposeídos ya están en marcha, y reflejan el creciente sentido de responsabilidad ahora experimentado por muchos – jóvenes y mayores por igual.

Disposición

Los hombres sólo necesitan ahora la inspiración de Maitreya para liberar su disposición para actuar y servir. El gusto de la Unidad ha abierto sus corazones a la belleza del amor y el compartir, y ha hecho madurar su disposición a crear un mundo mejor.

El liderazgo dado por Maitreya no defraudará. Él elevará las esperanzas y aspiraciones de todos, y dejará libre lo más elevado que tienen los hombres, aunque oculto ahora y sin expresar por temor e ignorancia de su existencia. Él conquistará el temor de los hombres y establecerá, de verdad, una nueva humanidad.

Reino de Dios

Así el Gran Señor preparará el terreno para la siguiente fase de Su Misión – el establecimiento del Reino de Dios entre los hombres. Éste no es el reino etéreo amado por la persona religiosa común sino la Jerarquía Espiritual de Maestros e iniciados de la cual Maitreya es el líder. Suya es la labor de crear un reflejo de esa divina expresión en el mundo exterior físico, un reino que todos los hombres puedan ver, y al cual, finalmente, todos serán atraídos en su sendero hacia la perfección.

A través de las puertas de la Iniciación los discípulos pasarán a las Aulas de Sabiduría, y ocuparán sus lugares como conscientes Servidores del Plan. Así será y así los Grandes Seres conducirán a la nueva humanidad hacia su destino como Hijos de Dios.

Maitreya está a punto de llamar ruidosamente a las puertas que conducen a la libertad y la justicia y la paz. Escuchad y reconoced Su llamada y estad preparados para actuar valiente y sabiamente bajo Su liderazgo.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]