Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Abril 1999
Título: El fin de la 'era de la barbarie'
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


El fin de la 'era de la barbarie'

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme

Llegará el momento cuando la humanidad mirará atrás a este tiempo refiriéndose a la 'era de la barbarie'. Tan lejos del posible ideal está la actual civilización moribunda que los hombres del futuro se asombrarán de cómo, y por tan largo tiempo, pudimos haberla sostenido.

Existen muchas causas y factores involucrados en esta triste situación: el largo y lento deterioro de la relación entre hombres corre paralelo y refleja la creciente sofisticación de su armamento. Su presente y triunfante habilidad de matar desde lugares separados por continentes pone el sello de su progreso hacia la autodestrucción. La guerra se ha vuelto fría e impersonal: ya no necesita el guerrero contemplar la mirada de terror del rostro de su víctima.

En esta situación, no es de extrañar que las instituciones del hombre, políticas y económicas, reflejen, a su vez, este creciente alejamiento de los hombres de la fuente de sus vidas. La comercialización, esa floreciente pero sigilosa y frecuentemente oculta amenaza, controla ahora las vidas y destino de incontables millones de personas, y reduce a cifras la individualidad del hombre otorgada por Dios. Las personas son ahora estadísticas sin propósito o necesidades, peones en el tablero de ajedrez de las fuerzas del mercado y los beneficios empresariales.

Desierto

El árido desierto al que nosotros llamamos el mundo moderno deja a los hombres privados de aquello que los hace humanos: felices, creativamente satisfechos, prontos a responder a las necesidades mutuas, y libres. La competencia mortal corroe el espíritu humano y ahora asiste al juicio de la 'batalla' de la vida. La vida, la Gran Aventura, ha sido corrompida y sustituida por una lucha agonizante e injusta por la mera supervivencia.

Por supuesto, estas espantosas condiciones no están en todas partes ni presentes de forma uniforme pero para una inmensa mayoría representan la realidad de sus vidas, y, si los hombres no cambian de dirección, estas sólo pueden agravarse.

Lazos sagrados

Cuando Maitreya entre, abiertamente, en el escenario mundial, mostrará a los hombres que esa vida de dolor y lucha no es inevitable, no es su única opción; que otra forma es suya por derecho si así lo quieren.

Él mostrará que ya, entre el caos y la creciente codicia, los hombres están reaccionando contra tal debilitamiento de los lazos sagrados de la vida; que nuevas y grandes fuerzas están generando un nuevo comienzo, y que de la presente confusión está emergiendo gradualmente una manifestación más elevada y verdadera de la capacidad innata del hombre de afrontar los desafíos de su tiempo y superar sus dificultades.

Maitreya recordará a los hombres de su propio origen y destino elevados, e inspirará la creación de una nueva forma de vida: en armonía, en correctas relaciones, sin recurrir a la guerra o la competencia, con la completa cooperación y respeto mutuo. Así será.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]