Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Mayo 1998
Título: "Estos milagros son como un grito sin palabras" y otras señales

Señales del momento

En Su Mensaje de noviembre de 1977, Maitreya dijo: "Aquellos que buscan señales las encontrarán".
En mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: "Maitreya va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender".
En Julio de 1992, el Maestro de Benjamin Creme añadió: "Con el tiempo, incluso los medios de comunicación parciales y cínicos encontrarán difícil negar la experiencia de miles de personas de que 'la era de los milagros' no tiene fin." Maitreya espera, mediante estos 'milagros', fortalecer el clima de esperanza y expectación para que Él pueda emerger como Instructor para toda la humanidad.


Virgen que llora en Mura, España:

"Estos milagros son como un grito sin palabras"

La quietud del pequeño y recogido pueblo de Mura, a unos 50 kilómetros al norte de Barcelona, sucumbió cuando el 16 de marzo de 1998 el sacerdote de la localidad, Lluís Costa, descubrió que una estatuilla de la Virgen de marmolite blanco, y de unos 70 centímetros de alto, "tenía el aspecto de haber llorado lágrimas de sangre". La imagen procedía de Medjugorje, Bosnia, y estaba expuesta en el patio del exterior de la iglesia del pueblo sobre un pedestal a unos 2 metros y medio del suelo. De los extremos de sus ojos, y no de los lagrimales, le habían salido gotas de sangre que se deslizaron sobre su rostro hasta que se coaguló, y la sangre no estaba seca del todo.

"Esa mañana yo me encontraba en el patio arreglando unos geranios cuando me di cuenta. Llamé a un matrimonio que estaba en la rectoría para que se acercaran y me dijeran si ellos veían lo mismo que yo. Lo confirmaron. Luego subí con una escalera hasta la altura de la imagen para comprobar si alguien pudo habérsela llevado y manipulado. Ya que la estatuilla está en el exterior, se acumula polvo sobre ella y sobre el pedestal, así que si alguien hubiera retirado la imagen y la hubiera dejado después, le habría resultado muy difícil colocarla exactamente en el mismo lugar, y sin levantar polvo. Nos pareció que nadie había movido la estatua de su lugar. Por tanto, si alguien quiso provocar estas lágrimas, tuvo que hacerlo fuera y subido a una escalera."

Pero sólo cuando el padre Costa entró la imagen en la rectoría se dio cuenta de sus originales características. "La sangre fluye desde los extremos exteriores de sus ojos, y justo sobre sus párpados tiene como dos nódulos, o círculos. Ya que la Virgen tiene los ojos medio cerrados, es natural que las lágrimas se extiendan al fluir, formando estos nódulos". Le preguntó a un pintor profesional si ese efecto pudo haber sido provocado por una persona con un pincel, u otro utensilio. "A menos que esa persona fuera un experto pintor clásico – como Velázquez y otros que sabían exactamente dónde pintar las lágrimas y la sangre pues conocían de qué venas emanaba, no se le habría ocurrido pintar esos dos nódulos, o círculos, sobre los párpados. La sangre, al expandirse (y por efecto de la capilaridad), se extiende primero hacia arriba, luego se absorbe, como una esponja, y luego se desliza hacia abajo sobre la superficie de las mejillas."

Costa también preguntó a dos médicos si hubiera sido posible que alguien inyectara sangre en los extremos de ambos ojos y lograra así el efecto de sangre deslizándose, ya que la estatuilla por dentro está hueca. Pero incluso estos confirmaron que no era posible, ya que la sangre se habría coagulado. Además, como la sangre no se adhiere al marmolite, y el rostro de la Virgen está ligeramente inclinado hacia delante, la sangre hubiera caído, con toda seguridad, al suelo.

"Por tanto llegué a la conclusión," – hace una pausa, mide sus palabras – "de que la sangre salió como si se tratara de una herida natural, deslizándose suavemente hacia abajo hasta que llegó a la parte inferior de las mejillas, formando dos gotas de sangre. Estas dos gotas coagularon y luego cayeron, dejando una mancha circular en cada mejilla que marca la existencia de la gota y la coagulación, justo como en una herida normal". Estos dos círculos, al igual que los nódulos sobre los ojos, causan una impresión de lo más vívida y real que, para muchos, confirma la autenticidad del fenómeno. "Como me di cuenta de que había un 51 por ciento de posibilidades de que se tratara de un milagro auténtico, creí que era mi responsabilidad no esconderlo, y contarle a la gente lo que yo y otros habíamos visto".

El padre Costa redactó una breve acta en la que informaba de los hechos al obispado correspondiente, el obispado de Vic, pero este no le prestó ninguna atención. Sólo cuando se dieron cuenta de que la noticia había saltado a los medios de comunicación, el obispo de Vic pidió al padre Costa que entregara la Virgen al obispado, para tenerla en observación durante tres semanas. "No se me ha informado de si van a realizar pruebas o no". Cuando se le preguntó si él esperaba que la iglesia confirmara el milagro, añadió que aunque la Santa Sede había confirmado un suceso similar en Civitavecchia en parte porque la Virgen había llorado delante de un obispo, no podía asegurar si se reconocería el milagro como tal incluso si lo presenciaban de primera mano.

"La mentalidad de la iglesia es que estos fenómenos no pueden suceder, ya que esto implicaría pensar con otros parámetros, más racionales e intelectuales, denegando de este modo la libertad de Dios a hablarnos de esta manera. Pero muchas personas que han venido aquí, y han visto la Virgen, no dudan de que es verdad porque lo han visto y lo han sentido, y no necesitan más pruebas de la veracidad del milagro. Y los que vienen aquí con un espíritu crítico, no lo creerían incluso si vieran todos los milagros del mundo. Pero una cosa es cierta: tanto si las personas lo creían como si no, guardaban un profundo respeto."

El padre Costa está bien familiarizado con los sucesos milagrosos que, según ha observado, se han incrementado en estos últimos 10 años. "Nunca me había interesado por este tipo de fenómenos hasta hace aproximadamente dos años, cuando experimenté una serie de hechos que no pueden reducirse simplemente a la casualidad – al final tuve que admitir que, de algún modo, estaba siendo guiado hacia alguna parte desde arriba, especialmente cuando cayeron en mis manos una serie de libros que trataban de milagros. He estado siguiendo el tema; he estado en Medjugorje, he visto cosas y he pasado por experiencias personales que no me dejan ninguna duda de que los milagros existen, y es más, que hay una relación entre ellos. Sabes, " añade con gravedad, mientras cita al Padre Pio de Italia, "'Cuando una madre llora, mal asunto'. ¿Y qué hace una madre? Cuando ve que algo no va bien, primero grita, luego exhorta con más seriedad, y si no puede solucionar el problema, entonces llora. Si las lágrimas son de sangre, significa que el dolor es más profundo. Estos milagros son como una advertencia, un grito sin palabras, que las personas son libres de escuchar o no."

¿Un grito por el estado actual del mundo, nuestra actitud negligente con la Tierra y nuestras relaciones humanas? "Sí, por todo esto, y más posiblemente." Luego apunta a sus lecturas de las obras de varios católicos que han recibido mensajes de la Virgen, como el italiano Padre Gobbi, apoyado por el Papa, el Padre Pio, la Hermana Hanna, la Sra. Vassula, y otros, que aparentemente guardan relación con muchos pasajes de la Biblia, llevándole a la conclusión de que "los milagros también anuncian los acontecimientos futuros que están por venir, como la aparición del Anticristo en 1998, que dará lugar a la Segunda Venida de Jesús en muy poco tiempo, y el establecimiento de una era de paz, el Reino de los Cielos en la tierra, en vez de nosotros subir ahí arriba. Nosotros viviremos en el Reino de los Cielos. Esto está en el Evangelio."

Aunque el padre Costa no ha registrado ninguna curación milagrosa hasta la fecha, ya que el milagro es muy reciente, se sorprendió de la amplia cobertura prestada por los medios de comunicación, algo que atribuye en parte a un genuino interés del público, aunque se queja de que algunos medios han manipulado sus palabras, presentándolo casi como un excéntrico por su interpretación del milagro. "Los milagros son también indicaciones de Dios del camino a seguir. La mayoría de sacerdotes creen que Dios habló una sola y única vez hace 2.000 años, y que nosotros tan solo tenemos que seguir lo que está escrito en el Evangelio; pero eso no es cierto, ni siquiera el Evangelio lo dice. La revelación no ha terminado, en momentos de urgente necesidad, Dios habla."

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que este milagro de Mura fue manifestado por el Maestro que fue la Virgen. Los comentarios del padre Costa sobre la venida del Anticristo son, naturalmente, su propia interpretación – católica.)


Imágenes de la Virgen en Texas

Por Bob Arthur

Desde el 8 de septiembre de 1997, miles de personas se han acercado a ver una imagen de la Virgen de Guadalupe que es visible en una puerta de cristal situada en la oficina de alquileres de la agencia Nook Apartments, en la calle Fredericksburg, San Antonio, Texas.

La imagen fue descubierta el 1 de junio de 1997 por la directora de la agencia Brandy Zamora. No obstante, la Sra. Zamora no estaba segura de lo que veía, y reanudó sus actividades cotidianas durante el resto de la jornada. Pero al día siguiente la imagen todavía era más clara, dijo, y "me llamaba continuamente la atención". La imagen quedó fija y parecía verse más cada día, pero ninguna otra persona observó nada inusual en la puerta excepto para decir que hacía falta limpiar los cristales. Ya que ella ya había limpiado la puerta, no habló de su experiencia, contentándose simplemente con estar en la presencia de la imagen que cada día era más prominente. Cuando rezaba y colocaba sus manos en el cristal, la imagen intensificaba su color y sentía como si algo parecido a la electricidad atravesara su cuerpo, y una sensación de paz.

Hacia finales de julio el marido de la Sra. Zamora, Richard, se dio cuenta de la imagen y avisó a su esposa. Ellos coincidieron en decir que la Virgen resultaba claramente visible. Pero otras personas seguían sin ver nada inusual en la puerta, así que los Zamora decidieron permanecer en silencio respecto a su experiencia.

Pero las cosas cambiaron el 8 de septiembre de 1997 cuando Carlos, encargado de mantenimiento, fue llamado a la oficina para ayudar a un inquilino. Al cruzar precipitadamente la puerta de la oficina, de repente sintió como si alguien "le agarrara" por los hombros y le hiciera girar hacia atrás para concentrarse en la imagen. Inmediatamente reconoció la imagen como la Virgen de Guadalupe, informando a los Zamora lleno de emoción, quienes confirmaron que ellos también podían ver la imagen que creían que era de la Virgen.

A partir de ese día, otras personas empezaron a ver la imagen y la noticia del suceso milagroso se extendió rápidamente. Las cadenas de televisión locales han cubierto la noticia del milagro y los Zamora calculan que más de 5.000 personas han venido a ver la imagen y a rezar, en ocasiones echándose a llorar ante la presencia de la Virgen. La cabeza, los hombros y un brazo, son adornados pon una textura parecida al nácar, y dentro de la forma se ven muchos colores incluyendo el verde, el azul, el violeta y el rosa. En la zona donde se sostiene en brazos al niño Jesús, su cabeza está bañada por un intenso color rosa.

Durante un debate reciente sobre la Virgen que tuvo lugar cerca de la imagen, los colores de esta parecieron intensificarse, haciéndose cada vez más visibles. También aparecieron varias cruces pequeñas y blancas en la puerta. Expertos cristaleros han examinado la puerta y aseguran a los Zamora que la imagen del cristal es única. Se han oído noticias de milagros ocurridos en la zona, uno de ellos se trata de una mujer ciega que, mientras se dirigía a la puerta, dijo que podía ver la imagen. Creyendo que la mujer vería la imagen en su mente, el Sr. Zamora se sorprendió cuando ella insistió en que la veía y empezó a seguir con el dedo el perfil exacto de la Virgen. Otra mujer, con un diagnóstico de cirrosis en el hígado, visitó la imagen y rezó para pedir curación. Después, la cirugía exploratoria reveló que no había ni rastro de la enfermedad. Ella atribuye la curación a la Virgen.

Los Zamora consideran que la imagen es un milagro y una bendición, e invitan a las personas a visitar el lugar y que decidan por ellas mismas. Algunos han preguntado a los Zamora por qué la Virgen se aparece en este complejo de apartamentos. La Sra. Zamora dice que ya que este complejo está situado en el corazón de un centro médico, donde muchas personas sufren de graves problemas de salud: "¿Por qué no aquí?"

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la imagen fue materializada por el Maestro que fue la Virgen.)


Desde el 14 de diciembre de 1997 ha aparecido una imagen que muchos creen que es de la Virgen, y continúa siendo visible, en una ventana de la casa de la Sra. Antonia Longoria en Floresville, Texas, a unos 48 kilómetros al sur de San Antonio.

Al regresar a su casa después de una visita a un familiar que duró varios días, la hija de la Sra. Longoria, Dolores Trevino, le dijo que se acercara a la habitación delantera de su casa. Dolores había observado algo fuera de lo habitual en una de las ventanas, y quería una opinión objetiva para saber lo que era. La Sra. Longoria contestó que veía a la Virgen de Guadalupe, también conocida como la Virgen. Sorprendida, la Sra. Longoria llamó a varios vecinos y también a un sacerdote para que vinieran a su casa. Todos reconocieron la imagen de la Virgen en la ventana.

Las noticias de la imagen milagrosa se difundieron con rapidez y personas desde lugares tan distantes como Hawaii y Brasil han venido a verla. Muchos ven la etérea imagen con asombro y respeto; otros lloran ante su presencia. Una familia atribuye a la Virgen el hecho de haberlos unido de nuevo. No habían estado juntos durante 20 años, y justo coincidió que vinieron a ver la Virgen el mismo día.

Los corazones de muchos jóvenes se han visto conmovidos por la presencia de la imagen. Una noche, la Sra. Longoria se despertó a las 3 de la madrugada y encontró que los cabecillas de una banda de la localidad estaban en el jardín delantero de su casa llorando mientras contemplaban la imagen. Ella los invitó a entrar. A la noche siguiente trajeron a varios miembros de sus bandas para que vieran la imagen.

Las otras ventanas adyacentes a la ventana que contiene la imagen también muestran imágenes inusuales. La gente dice que se ve a un niño pequeño con las manos levantadas hacia una multitud de seres que aparentemente están suspendidos delante y sobre el niño, junto con el rostro de Jesús. Directamente por encima de esa ventana hay otra en la que algunos ven ángeles.

Desde la II Guerra Mundial, La Virgen de Guadalupe ha sido la Virgen patrona de la Sra. Longoria, quien rezaba para que su marido, que servía en las fuerzas armadas, regresara a casa sano y salvo. Ella cree que sus oraciones fueron escuchadas y contestadas. Su marido regresó a casa sano y salvo, y por tanto se ha sentido unida a la Virgen hasta este momento.

"Desde que la aparición tuvo lugar duermo en esta habitación. Me siento bien, y soy feliz."

(El Maestro de Benjamin Creme confirma que la imagen de la Virgen fue manifestada por el Maestro que fue la Virgen. Las otras imágenes fueron creadas por el Maestro Jesús.)


Un icono milagroso atrae a creyentes en Michigan

"La bendición vino, según dicen, de forma inesperada. Justo antes del día de Acción de Gracias, el adolescente de octavo curso Simon Lahdu estaba viendo por televisión cómo los Pistons* perdían el partido cuando se levantó para dirigirse a la cocina. Se detuvo cuando una gota le cayó en la cara. Miró hacia arriba. '¡Mamá! ¡el icono!', exclamó, señalando a un cuadro de la Virgen María y el Niño colgado encima de la puerta de la cocina. '¡Está goteando aceite!'"

Así empieza un artículo del periódico Detroit News sobre el icono que llora en la casa de Alice Lahdu y sus cinco hijos. Los Lahdu – cristianos iraquíes pertenecientes a la Iglesia Ortodoxa de Antioquía – han mantenido desde ese momento sus puertas abiertas cinco horas al día, de lunes a viernes, para todos aquellos que quieran venerar a la "Virgen Bendita".

En los días que menos, un par de docenas de personas vienen a visitar el icono. En los días más concurridos, esa misma cifra multiplicada varias veces se reúne para presenciar lo que especialmente algunos católicos han acordado en llamar "Nuestra Madre de la Ayuda Perpetua".

Los Lahdu no cobran entrada ni piden dinero. Sarah Ladhu, de 23 años, llama al icono "nuestra cruz", pero es una cruz que ellos han abrazado, creyendo que apoya a su madre Alice que hace 20 años tuvo que escaparse de Irak, cuando su cristianismo declarado la puso en problemas.

¿Cuánto tiempo puede mantener su casa abierta? "No lo sé. No lo sé", responde, añadiendo en un inglés coloreado por su acento nativo arameo (el idioma de Cristo, se apresura a señalar): "Hasta mis próximas vacaciones. O por tanto tiempo como la Virgen Bendita quiera."

Los iconos que lloran son un fenómeno frecuente en la historia de la religión, según Joe Nickell, editor del Skeptical Inquirer. Pero el cuadro de Lahdu – comprado hace 10 años en un monasterio de Chipre – es inusual, dice, porque el aceite no fluye de sus ojos, sino de toda la superficie del cuadro. En algunos casos que él ha estudiado, cree que los propietarios de iconos que los embadurnaban de "lágrimas" con algodón, acababan añadiendo en realidad más aceite. Pero las cantidades de este caso en particular – que se citan en litros y litros – van más allá de lo nunca visto.

La familia reparte bolitas de algodón envueltas en papel de plata impregnadas del aceite amarillento del icono que, para los creyentes, es como un perfume de rosas, y para los escépticos, más bien como aceite de colza. Los ungidos con el aceite dicen haber experimentado curaciones milagrosas. Mary Bidawid, ayudante de profesor, nos cuenta que una amiga – demasiado tímida como para permitir que se mencione su nombre – que fue estéril durante seis años, quedó embarazada después de que Bidawid frotara la barriga estéril de la mujer con un poco de aceite.

Los peregrinos llegaron de lugares tan distantes como Virginia y California – y no dejaban tranquila a Alice, que creen que ha sido tocada por los ángeles, para que esta rece en su nombre. Alice hace lo mejor que puede. Ella guarda un montoncito de peticiones escritas, acompañadas con sus correspondientes nombres y enfermedades, para no olvidarse ninguna. (Fuente: The Detroit News, EEUU)

* Equipo de baloncesto profesional de Detroit


Jesús es visto en Kenia

Los habitantes de la ciudad fronteriza de Busia, en Kenia, aseguran que Jesús se les apareció. Según emisoras de radio de Kenia, la gente se arrodillaba, llorando y rezando. Las autoridades locales, no obstante, sostienen que la gente simplemente sufrió una confusión debido al efecto de unas luces utilizadas para anunciar una discoteca de la localidad. (Fuente: Süddeutsche Zeitung, Alemania)


La Virgen que llora en Las Vegas

En un pequeño altar en el patio trasero de la casa de Pablo Covarrubias, hay una estatua de la Virgen de Guadalupe originaria de la Basílica de Ciudad de México. La Virgen regularmente llora lágrimas reales que luego se recogen en pequeñas bolitas de algodón y se distribuyen entre los fieles. Según Pablo, se han documentado muchas curaciones sobrenaturales, y en un día muy ventoso, hubo una aparición de la Virgen en el cielo encima del altar. (Fuente: Los Angeles Weekly, EEUU)


Milagros en Georgia

Muchos habitantes de la capital de Georgia, Tbilisi, dicen haber sido testigos de milagros. Miles de personas han hecho cola para ver lo que ellos dicen que es una aparición de la Virgen María en el capitel del antiguo monasterio azul de Tbilisi. La Virgen hizo su primera aparición en Navidad – una señal, dicen los georgianos, de que Dios ha otorgado Su bendición en su agitada tierra. Otros dicen que la reconocieron dentro, cuando les miraba mientras ellos rezaban. (Fuente: BBC)




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]