Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 1998
Título: La Nueva Era está sobre nosotros
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


La Nueva Era está sobre nosotros

Por el Maestro — a través de Benjamin Creme

Durante muchos años, se ha hecho natural y habitual hablar de la Nueva Era y lo que significaba para el futuro de la humanidad. Pocos reconocen o comprenden la cambiante relación astronómica que hace a una nueva era posible – e inevitable. Durante más de dos mil años, la principal energía cósmica que condicionó la vida en la Tierra ha fluido hacia nosotros de la constelación de Piscis. Esa influencia está menguando rápidamente al alejarse nuestro sol de la relación con Piscis y trasladarse a una con Acuario.

Las nuevas energías de Acuario, aumentando diariamente en potencia, ya hacen sentir su presencia, y están detrás de los cambios, en todas las esferas, que están ocurriendo ahora a escala global. Estos cambios deben reflejar, y reflejarán, la cualidad, la naturaleza interna, de la energía Acuariana – es decir, Síntesis.

Estas energías de Síntesis, fusionando y combinando los diferentes filamentos de nuestra vida multifacética, tienen la labor de conducir a la humanidad hacia una conciencia despierta de su Unidad, una apreciación de su parte en el Gran Plan, y una habilidad para manifestar ese Plan en correcta relación en el plano físico.

Primeros pasos

Los primeros pasos se están tomando ahora al luchar las naciones con los problemas de una estructura económica moribunda y afiliaciones políticas cambiantes. Las primeras señales de una nueva conciencia global pueden verse al comprender los hombres la necesidad de la cooperación para solucionar los problemas medioambientales. Esto es un buen augurio para el futuro y muestra una correcta respuesta a un serio problema que afronta la raza: a menos que el daño que se está infligiendo ahora al equilibrio medioambiental del planeta sea restablecido rápidamente, la expectativa de vida de muchos decrecerá dramáticamente. Ninguno, rico o pobre, está completamente libre de este pernicioso colapso del sistema inmune humano. El hombre fuerza ese sistema ateniéndose a las consecuencias.

A pesar de la seriedad de este y otros problemas, se ha progresado mucho en su solución, y muchos grupos existen, en todo el mundo, cuya principal preocupación es dar a conocer estos riesgos a las instituciones gubernamentales de cada país.

Siendo esto así, hay sobradas expectativas de que las naciones emergerán de este periodo de prueba con una nueva confianza en el futuro, y con los beneficios de la cooperación y la ayuda mutua.

De esta manera, las energías de Acuario están, realmente, uniendo a los pueblos, creando los lazos de cooperación y comprensión, y, aunque lenta y gradualmente, unificando las fuerzas dispares de la presente dispensación en un todo sintético.

La Nueva Era está realmente sobre nosotros. El inminente advenimiento de Maitreya y Su Grupo indicará su inauguración.




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]