Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Abril 1998
Título: El Proyecto de lo Divino
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


El Proyecto de lo Divino

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Nosotros, los Hermanos Mayores de la raza, estamos preparados para emerger de Nuestros antiguos retiros. Ya, una considerable Vanguardia ha preparado el camino. Su presencia, aunque desconocida para todos excepto unos pocos, ha irrumpido profundamente en la ignorancia y superstición que todavía condicionan a un gran número de hombres. Sus discípulos, hombres y mujeres de gran calibre en los diferentes países, dispensan, diariamente, la esencia de Sus enseñanzas. De esta manera, se prepara a los hombres para los días históricos por venir.

Cuando el momento sea correcto, estos discípulos se presentarán, capacitados en las formas del futuro, y, por su obvio conocimiento e integridad, serán elegidos para posiciones de influencia y poder. Así será. Así los Maestros, efectivamente pero bajo Ley, trabajan a través de Sus representantes en el mundo. El momento de estos sucesos cada vez se acerca más.

Estos discípulos trabajadores, hombres y mujeres de diferentes nacionalidades y cultura, tienen en común un profundo amor a sus hermanos y hermanas allí donde se encuentren, una preocupación altruista por el bien de todos y una probada habilidad para poner en práctica su voluntad y aspiración. Ellos pondrán en movimiento los cambios que, en ritmo creciente, colocarán los cimientos para las estructuras de la nueva era.

Estímulo

Detrás de la escena, grupos de Maestros continuarán el trabajo de estímulo y enseñanza hasta que se haya formado una vasta red de discípulos educados e inspirados – todos dedicados a la labor de transformar, para mejor, las formas e ideas de los hombres. Así, gradualmente, un nuevo mundo será creado por el hombre mismo, ayudado por Nosotros, vuestros Hermanos Mayores y Mentores. Así las labores de reconstrucción y socorro serán realizadas bajo Ley.

Inofensividad

Muchos esperan este momento con temor, conocedores de los cambios de gran alcance que deben tener lugar para purificar y volver inofensivas las inexplicables acciones de los hombres. Cuando, sin embargo, la necesidad del cambio sea vislumbrada y comprendida, la mayoría de personas añadirán su peso gustosamente para su puesta en práctica.

Cuando Maitreya aparezca ante el mundo se dará la señal para que comience este trabajo. Cada uno escogerá su parte, grande o pequeña, y cada uno sabrá que su contribución es vital para el conjunto. Así los hombres, juntos, trabajarán para el bien de todos, y así, juntos, se encontrarán a sí mismos en los corazones de los otros.

Así los hombres aprenderán a amar y a conocer la alegría de la fraternidad y la justicia. Así ellos demostrarán por todas partes el proyecto de lo Divino.




[REGRESO A LA HOME PAGE]