Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Marzo 1998
Título: Las semillas de la sabiduría
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Las semillas de la sabiduría

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Nunca antes en la historia del mundo tanto dependió de la decisión y elección del hombre. El hombre es ahora el árbitro principal de su destino. Sus días de niñez han pasado y es capaz, al fin, de pensamiento y acción racionales. Muy pronto, su visión y sentido común serán puestos a prueba totalmente.

Emergiendo de su larga dependencia, el hombre, por sí mismo, ha tomado el mando y guía su vida a la victoria o la perdición. Éste es, en todos los sentidos, un punto decisivo en la historia. ¿Qué, podemos preguntarnos, decidirá el hombre? La elección es clara, el futuro, si fracasa, es realmente inhóspito.

Los hombres deben llegar a considerar a todos los hombres como Uno, todos hermanos en una variedad infinita, requiriendo, cada uno, los recursos para vivir. Esta simple comprensión debe encontrar su lugar en los corazones de todos para garantizar el futuro de todos.

Emerger temprano

Para ayudar a los hombres a ver esto, Maitreya ha puesto Su mira en un emerger temprano. Él sabe que muchos encontrarán Sus enseñanzas insufribles, que muchos intereses creados obstaculizan el camino a una aceptación de buen grado. Él sabe, también, que los hombres esencialmente anhelan justicia y paz, que sólo una pequeña minoría sueña de otra manera y no puede convencerse. Su labor no es sencilla pero tampoco trabaja en vano.

Ya, las señales de una nueva conciencia despierta de los hombres del peligro en que se encuentran son claras de ver; lenta pero de forma segura, las lecciones de la vida son aprendidas. Muchos, aunque sólo en el pensamiento, se alejan de la cruda y cruel competencia que domina hoy en día. Ellos buscan nuevas y mejores formas de conseguir su sustento y de relacionarse con otros. La tierra es, por tanto, fértil para que Maitreya la are y siembre.

Semillas

Las semillas de la sabiduría y la verdad que Él sembrará generarán en los hombres una nueva profundidad de enfoque, una nueva y seria valoración de la difícil situación del hombre, y una comprensión del acuciante factor tiempo en la curación de las dolencias de la Tierra.

Aquellos que respondan se congregarán bajo Su estandarte y se involucrarán en las labores de educación y acción. Así será, y así los hombres mismos sanarán las heridas del pasado y entrarán en su derecho de nacimiento como libres agentes de lo divino. Desaparecerán las viejas certezas y también los viejos condicionamientos. Una nueva postura más fresca e integral de pensamiento independiente y práctica consideración reemplazará a las presentes doctrinas.

Una nueva claridad y visión sustituirán, también, la presente ignorancia de vastas áreas de la conciencia y la vida. Los tentáculos del materialismo liberarán su dominio de las mentes de los hombres, y un realismo más amplio e inclusivo modelará las formas de la nueva civilización. Así será.




[REGRESO A LA HOME PAGE]