Revista: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 1997
Título: El nombre de 'Alá' en huevos y judías

Señales del momento

En Su Mensaje de noviembre de 1977, Maitreya dijo: "Aquellos que buscan señales las encontrarán".
En mayo de 1988, un colaborador de Maitreya declaró en Share International: "Maitreya va a inundar el mundo con tales acontecimientos que la mente nunca los podrá entender".
En Julio de 1992, el Maestro de Benjamin Creme añadió: "Con el tiempo, incluso los medios de comunicación parciales y cínicos encontrarán difícil negar la experiencia de miles de personas de que 'la era de los milagros' no tiene fin." Maitreya espera, mediante estos 'milagros', fortalecer el clima de esperanza y expectación para que Él pueda emerger como Instructor para toda la humanidad.


El nombre de 'Alá' en huevos y judías

Los escépticos dirán que se trata del carácter juguetón de la naturaleza, pero Mikail Güçlü no tiene dudas: él ha estado en posesión de huevos y judías milagrosos que llevaban inscritos el nombre de "Alá".

Hace aproximadamente tres años, Güçlü, de 33 años de edad y ciudadano de La Haya, Holanda, compró huevos frescos en una granja, como era habitual, para luego venderlos en su tienda. Pero dos de los huevos parecían ligeramente extraños. "Noté que las cáscaras eran un tanto deformes", dijo. "Muy extraño, parecían letras árabes, y luego, de pronto, lo vi: 'Alá' ". Eso ya fue razón suficiente para llamar a un amigo. Güçlü habla cuatro idiomas, pero su conocimiento del árabe es limitado y, además, el quería saber todos los detalles de lo que había inscrito.

"Pero apenas podía creer lo que me dijo – lo que se podía leer en el huevo era: 'Sólo hay un Dios, Alá, y Mahoma es Su profeta.' Esa es la razón por la cual pregunté la opinión de otros, para asegurarme, y fui a la mezquita, a preguntarle al Imam. Todos dijeron lo mismo."

Un vecino, Mohammed Moncef, de Túnez, que por casualidad se encontraba en la tienda, confirma que realmente se pueden leer esas palabras en las cáscaras de los huevos: "Esta es la primera vez que veo estos huevos, pero está claro. Lo que se lee en ellos es la primera frase del Islam."

Menos seguro estaba Ali Reza Rahiminejad. El no conoce toda la historia pero Güçlü le invita a discutir una 'cuestión urgente'.

Rahiminejad, iraní, abandona su negocio de telefonía y cuando llega a la tienda de Güçlü éste le muestra el huevo – pidiéndole que diga exactamente lo que ve en él. Se toma su tiempo, pero también lo ve: "Ahí dice: 'Alá' varias veces." No puede descifrar nada más en él, incluso cuando Güçlü le dice la frase entera. "Sí, tú lo dices, pero yo no lo veo. Yo sólo veo 'Alá'. Y aquí también, y ahí. Pero eso es todo."

Las judías, no obstante, no representaron ningún tipo de problema para Rahiminejad. "Sin lugar a dudas, ésta, aquí, dice 'Alá'." Güçlü descubrió las "judías milagrosas" mientras las estaba clasificando al cabo de dos días de comprar los huevos. El había comprado unos cinco kilos de judías, de los cuales unos 500 gramos llevaban inscrito el nombre de 'Alá'. "La gente puede creer que yo mismo puse el nombre de 'Alá', pero juro que no fue así. Llévense algunas para comprobarlo, si quieren. Pero me gustaría que me las devolvieran, por favor."

Güçlü cree que lo que sucedió después con las judías es aún otro milagro. Dio a unos amigos algunas de las judías con el nombre de 'Alá'. Por respeto, no sintió que podía vender el resto de las judías que quedaban: decidió darlas a la mezquita, y pidió que se cocinaran y se compartieran entre la congregación. "Unas 40 personas pudieron disfrutar de una comida completa con esas judías y todavía sobraron. El imam me dijo después: "Podíamos servirnos tantas como queríamos, y nunca se acababan' ".

No era la primera vez que Güçlü había escuchado de este fenómeno: "He oído que ocurre bastante a menudo. En Londres. Y también se dice que en un lugar de Holanda ha ocurrido algo parecido con un pimiento. También he oído que en Turquía apareció el nombre de 'Alá'en un panal de abejas. Y en Ankara yo mismo vi una manzana que llevaba inscrita el santo nombre. Pero nunca soñé que me pudiera pasar a mí. No podía creer lo que veían mis ojos".

Mikail Güçlü considera el incidente como un milagro de Dios: "Yo solía rezar mucho, pero no demasiado últimamente. El imam dijo: 'Es una señal para ti, continúa en tu fe'. Pero," añade firmemente Güçlü, "es también una prueba para los no creyentes de que Dios existe".




[ REGRESO A LA HOME PAGE ]