Magazine: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Noviembre 1997
Título: La elección la tiene el hombre
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


La elección la tiene el hombre

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


La importancia de estar vivo en este momento es que proporciona a todos la oportunidad de servir al Plan y al planeta como nunca antes. Nadie, hoy, debe sentirse excluido de esta oportunidad única, por humildes o restrictivas que sean sus circunstancias – el planeta pertenece a todos y el Plan involucra todo.

Cada vez más, el estado precario de desequilibrio del planeta, creado por el abuso del hombre, hace sonar una nota de alarma que los hombres ignoran a su riesgo. La misma respiración con la cual viven los hombres está en peligro, el aire, contaminado y envenenado, causa estragos en la vida de millones de personas.

En esta crisis ha venido Maitreya. El conoce los peligros mejor que ningún hombre. ¿Qué puede hacer Él para ayudar a los hombres para salvarse de más sufrimiento, y para restablecer la plena y vibrante salud del planeta?

Ley Kármica

La Ley Kármica controla la naturaleza y el alcance de la ayuda que Él puede dar. Consejo y orientación serán del hombre para los que lo soliciten pero los hombres deben estar preparados a cambiar las presentes formas de vida para asegurar el futuro del planeta y de sus hijos. Los recursos de la Tierra son finitos pero con una buena administración y compartir, son adecuados para las necesidades de todos.

Los hombres deben, por tanto, redefinir sus necesidades, y entrar en una nueva y verdadera comprensión del significado y del propósito de sus vidas. Esto llegará cuando una medida, incluso, de compartir haya remplazado la presente competencia destructiva, y aleje al hombre del borde del precipicio. La elección la tiene el hombre: compartir y florecer, o continuar con la competencia devastadora y morir juntos.

Que el hombre escogerá el camino de la Vida no cabe duda – los corazones de los hombres, cuando se ponen a prueba, siempre se muestran íntegros.

El Plan

Así se preparan los hombres para la siguiente fase del Plan: el establecimiento de Correctas Relaciones Humanas, la expresión a través del hombre de la naturaleza amorosa de Dios.

Muchos, hoy, dudan de que tal ideal pueda cumplirse, dado el egoísmo y la codicia manifiestos de la humanidad actualmente. Sin embargo, Nosotros sabemos que dentro de los corazones de todos los hombres arde la misma aspiración de Justicia y Fraternidad, la misma esperanza de acabar con el temor que subyace al egoísmo y la codicia.

Nosotros, vuestros Hermanos Mayores, hemos conocido la misma codicia, el mismo deseo y temor egoísta. Que los hayamos conquistado es la garantía de que todos los hombres pueden hacer lo mismo. No lo dudamos. Sabemos que los hombres pasarán la prueba – y triunfarán.




[REGRESO A LA HOME PAGE]