Magazine: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Septiembre 1997
Título: Un momento como ningún otro
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Un momento como ningún otro

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


En tiempos normales, se puede asumir que los cambios tendrán lugar lentamente, si es que ocurren. La humanidad necesita mucho tiempo para contemplar, medir, y responder, a todas las manifestaciones de posible cambio que se le presentan. Así ha sido y, así, se espera, sucederá en el futuro.

Sin embargo, estos no son, a todas luces, tiempos normales. Así ocurre ahora que la velocidad del cambio se acelera, y deja muy atrás, la capacidad de muchos de responder y comprender. Ellos son abandonados sin timón, sin brújula en la tormenta, y sólo buscan aferrarse a las viejas convicciones, que, tristemente ahora, les han dejado indefensos y solos.

Para muchos, este es un momento de gran confusión y temor. Poco existe, parecería, que cambie su percepción de que el armagedón largo tiempo esperado llegará pronto, que la humanidad está condenada, de que el milenio presagia el fin de toda vida como la conocemos, y que debemos prepararnos para el "fin de los tiempos".

Tal es la visión de tantos hoy que incumbe a aquellos que saben lo contrario levantar su voz contra estas formas mentales destructivas; para elevar, en su lugar, la esperanza de los hombres por una vida mejor para todos.

Compromiso

Esta nueva vida será del hombre, sin lugar a dudas. Maitreya y Su Grupo están comprometidos para ayudar, en toda forma posible, al progreso adicional del hombre; todo lo que la Ley permita será dado – los hombres no pueden imaginar los dones que permanecen guardados.

Más pronto de lo que muchos puedan pensar, el Gran Señor aparecerá ante el mundo, y, ofreciéndose al servicio de todos, creará una nueva dispensación en la cual cada uno conocerá y demostrará su valía; cada uno verá a su hermano como a sí mismo; su meta el establecimiento de una paz verdadera y duradera.

Así será, y así una nueva y exultante pasión por la vida reemplazará el presente cinismo y desconfianza. No temáis, la Tierra no está condenada ni tampoco a punto de terminar en el caos. Por el contrario, hay planes disponibles para su regeneración y la de todos sus reinos.

Bendición

Los hombres pronto sabrán que éste es un momento como ningún otro anterior. Nunca en la larga historia del hombre fueron suyas las oportunidades para tan rápido progreso como ahora sucede. Aprovechad por tanto este momento especial como la divina bendición que es y moveos enérgicamente adelante hacia el futuro. Alentaos con estas palabras de Uno que conoce el Plan y que espera con calma su manifestación a manos de los hombres. Vuestros Hermanos Mayores saben que el hombre triunfará.




[REGRESO A LA HOME PAGE]