Magazine: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Mayo 1997
Título: Hacer frente al cambio
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Hacer frente al cambio

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Cuando Maitreya se presente al mundo comenzará para los hombres un período intenso de examen de conciencia y reflexión. Es de esperar que para muchos sea doloroso, y hasta traumático. Tan impregnadas en las formas y las ideas del pasado, tan temerosas de un futuro desconocido y extraño, se encuentran hoy millones de personas, que los hombres querrán evaluar la nueva situación que entonces les incumbirá.

La necesidad de cambio, radical y fundamental, pronto ocupará las mentes de un número creciente de jefes de estado y políticos, ansiosos de sumar sus voces y estampar su sello en el tiempo. Por muy trascendentales que deban ser, los cambios, se comprenderá, deberán realizarse a un ritmo equivalente a la habilidad del hombre en adaptarse. De nada serviría un intento demasiado impaciente de forzar el ritmo de transformación. Radical aunque lógicamente, paso a probado paso, deben construirse los nuevos cimientos. Sólo en tales firmes piedras puede asegurarse la futura estabilidad de la sociedad.

Planes

Cuando Maitreya anuncie por vez primera Sus planes y esperanzas para la rehabilitación del mundo, Su energía de Amor – la Espada de la División – delineará aún más las divisiones existentes en la actualidad. Los hombres tomarán partido – a favor o en contra de los nuevos principios que Él presentará para la mejora de todo. Así será. Así un período de discordia y descontento precederá a la aceptación de lo nuevo.

Gradualmente, sin embargo, incluso los menos optimistas reconocerán la necesidad de un mundo reconstruido y añadirán su peso a la labor.

Aspiraciones

Entonces comenzará un tiempo como nunca se vio antes en la Tierra. Por todas partes y en todos los niveles los cambios seguirán su curso lógico, cimentando en ley y principio y forma las aspiraciones de todos. Así los hombres recobrarán un dominio de sus destinos y se alejarán para siempre del abismo.

No todos los hombres, por supuesto, verán el futuro con igual placer. Los obstinados abundan en todos los campos y deberán ser alentados y entusiasmados hacia el consentimiento. En su momento, incluso aquellos que más se oponen renunciarán a su intransigencia y entrarán en el campo de trabajo para el bien común.

Una vida más simple y mejor aguarda a los constructores del nuevo tiempo. Este es el momento de prueba y elección. Cuando los hombres comprendan esto se reunirán alrededor de Maitreya y buscarán gustosos Su orientación y ayuda, contentos de ser útiles y de confirmar su identidad con Sus metas.




[REGRESO A LA HOME PAGE]