Magazine: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Marzo 1997
Título: El fin del conflicto
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


El fin del conflicto

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Dentro de cada individuo está el deseo de vivir en paz. Que millones de personas no lo hagan es un gran infortunio de la civilización actual. ¿Qué impide, entonces, la manifestación del deseo y esperanza más profundos del hombre?

Con toda seguridad, muchos factores juegan su papel en el fracaso de naciones y comunidades de vivir juntas en armonía: debe considerarse que la pobreza en medio de la abundancia desempeña un papel poderoso en dividir a los hombres; pero los antiguos odios y prejuicios, sus orígenes ya perdidos, frecuentemente, en los confusos recuerdos de un pasado distante, tienen una abrumadora influencia en las vidas y acciones de muchas personas. Bajo la superficie de la vida moderna, las antiguas divisiones raciales y tribales ejercen, aún, su poder y dominio.

Poderosas fuerzas políticas y económicas, ahora de efectos globales, no hacen más que ocultar, y frecuentemente exacerbar, las tensiones, Oriente y Occidente, Norte y Sur, que reflejan la confrontación racial persistente durante incontables siglos.

Políticos aventureros

Hoy, donde existen las condiciones para tal catástrofe, estas tensiones explotan en una guerra abierta. Los políticos aventureros, hambrientos de poder, se aprovechan cínicamente de la legítima aspiración de las personas por la libertad y la identidad cultural. Grandes sumas de dinero se despilfarran innecesariamente en la compra de armas, y las guerras resultantes se cobran sus inevitables víctimas. Así sucede hoy en Africa y Sudamérica y, hasta hace poco, en los Balcanes. La destrucción de Bosnia y Croacia, iniciada por los líderes serbios, refleja los odios latentes que tan cruelmente afloraron en esa zona turbulenta.

Los conflictos en Oriente Medio e Irlanda todavía aportan un factor adicional a este antiguo problema: la intolerancia religiosa, que desde tiempos inmemoriales, siembra profusamente las semillas del caos.

Oportunidad

Mientras tanto, Maitreya espera Su oportunidad para cambiar aún más la corriente. Ya, la energía de Equilibrio, dirigida a través Suyo por el Espíritu de Paz, está guiando estas fuerzas destructivas hacia la superficie. Allí podrán ser resueltas y así perderán su antiguo dominio sobre los hombres.

Lenta pero segura, a pesar de todas las evidencias en contra, la corriente está cambiando. Estas poderosas fuerzas cósmicas, bajo la gran Ley de Acción y Reacción, están purificando los corazones y mentes de los hombres. Una nueva dispensación se está gestando en la cual una nueva armonía prevalecerá. En igual medida que la presente discordia habrá paz.

Estad preparados para ver al Gran Señor, ya que el momento de Su emerger está cerca. Responded con prontitud a Su llamada para ayudarle en Su labor y terminar para siempre con el odio y la intolerancia de los hombres.




[REGRESO A LA HOME PAGE]