Magazine: SHARE INTERNACIONAL
Ejemplar: Enero/Febrero 1997
Título: Fin de Siglo
Autor: por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Fin de Siglo

Por el Maestro —, a través de Benjamin Creme


Los hombres se están haciendo cada vez más conscientes de que nos estamos acercando rápidamente al fin de siglo. En tal situación, también buscan señales y augurios, advertencias y revelaciones. Las redes de comunicación realizan su trabajo con ligereza, mezclando verdad con fantasía, hechos con ficción, esperanza con temor. Detrás de la escena, Maitreya está listo para emerger, para acabar con la especulación y renovar la fe de los hombres en su propia divinidad y valía.

Por todas partes, las señales realmente se manifiestan, claros indicativos de que la 'era de los milagros' no tiene fin. Pocos pueden negar la profusión de señales que, diariamente, tienen lugar, señalando, aunque indirectamente, al milagro entre nosotros. Pronto el mundo sabrá con seguridad que el Hijo del Hombre está realmente entre Su gente, que la larga espera ha acabado, que el Instructor está listo para comenzar, abiertamente, Su Misión, y que un nuevo camino llama a los hombres hacia su futuro destinado. Muy poco tiempo separa ahora a los hombres de su reconocimiento de la Presencia del Instructor. De ellos es la labor de evaluar Su valía para su causa, y de alinearse con Su esfuerzo.

Listos

Que la humanidad no pasará necesidad, no cabe duda. A pesar de las evidencias en contra, los hombres están listos – en realidad, ansiosos – para el cambio, para la reafirmación de la realidad de la Fraternidad y la Justicia, para la necesidad de Armonía y Paz. Así los hombres responderán a la llamada de Maitreya para estos símbolos antiguos, llevados ahora a la práctica.

Nada, entonces, podrá detener el progreso hacia el futuro, el establecimiento de correctas relaciones entre las personas de todas las naciones. Entonces se revelará un Plan, osado aunque simple, complejo aunque claro, antiguo aunque radiantemente moderno, para el restablecimiento de los hombres a su sendero predestinado hacia la perfección.

Alentar

Muchos de Aquellos que han recorrido este mismo Sendero están ahora entre vosotros, listos para ayudar y guiar hasta los límites de la Ley. Conocemos bien vuestros problemas y temores, y buscamos alentar e inspirar. Cuando los hombres nos vean, verán a Aquellos que han conocido, también, cada angustia y dolor, humillación y alegría de los hombres, pero que han conseguido superar estos obstáculos perennes del Camino, y que son los garantes de los mismos logros de los hombres.

Dadnos vuestra confianza y permitidnos ayudaros y guiaros. Aprended de Nosotros los modos de Dios que pueden convertirse en los modos de los hombres. Somos vuestros hermanos; más mayores, sabios, pero por lo demás iguales.

Hemos venido entre vosotros como hermanos y amigos; vednos así y permitidnos viajar juntos al futuro dorado que espera ser forjado por todos.




[REGRESO A LA HOME PAGE]